Escudo de pura magia

La novela El Escudo de Valnúss, del periodista y escritor Antonio López Sánchez, será una de las novedades editoriales de la 25 Feria Internacional del Libro

Autor:

Iyaimí Palomares

Luego de una larga espera, por fin llega la novela El Escudo de Valnúss, del periodista y escritor Antonio López Sánchez, que estará de páginas presentes en la 25 Feria Internacional del Libro. Se trata de la segunda obra de fantasía heroica que nos regala este autor, después de su inicio en el género con Las guerreras de la luz. Ahora, al igual que en su título anterior, la Editorial de la Mujer es la casa que acoge esta publicación.

Te escuchamos decir, cuando se presentó Las guerreras…, que era una obra llena de las carencias de la primera vez, pero también de las pasiones. ¿Pasa lo mismo con El Escudo de Valnúss?

—Esa primera novela, Las guerreras de la luz, como casi todas las primeras veces, significó mucho en todo sentido. Fue una puerta abierta, un descubrimiento y, sobre todo, un gigante aprendizaje. El único modo de aprender a escribir novelas es escribiéndolas. Eso implica también equivocarse y que al cabo del tiempo, aunque no dejes de quererlo como hijo tuyo que es, quieras rehacer medio libro.

«De todos modos no me fue mal con Las guerreras… Obtuvo el premio La Rosa Blanca al mejor texto, en 2012, que otorga la Sección de Literatura para Niños y Jóvenes de la Asociación de Escritores de la Uneac. Según me informaron, estuvo entre los libros más vendidos en el país en el verano de su salida y, a casi tres años de su publicación, sé que donde aparece el público lo sigue adquiriendo. Y por si eso fuera poco, tuve los gratos elogios en directo de dos o tres lectores. Como primera vez, creo que estuvo bien. Y agradezco muchísimo a todas las personas que la leyeron y que pasaron la información. Gracias mil y que se repita.

«Con El Escudo de Valnúss, espero haber mejorado algo. Las pasiones se incrementan. Con las carencias, pues, he hecho todo lo posible para que disminuyan y se hagan lo menos evidente posible, aunque, en este oficio, nunca se está exento de cometer errores o hasta de inventar algunos nuevos. De todos modos, es muy bueno volver al ruedo. Los que con tanta generosidad aceptaron y disfrutaron mi primera novela, creo que podrán otorgarme otro voto de confianza con esta y ver si les gusta. Puedo decir que puse todo mi empeño en hacerla crecer sobre su antecesora».

—¿Algo sobre el tema de esta nueva historia?

—Antes quisiera apuntarte un detalle. Quisimos, la Editorial de la Mujer y yo, hacer algo diferente en cuanto a la presentación y, aunque es una sola novela con principio y fin, está conformada por cinco libros pequeños que van en un estuche. Este formato también obedece a que los protagonistas (una maga, una guerrera subacuática, una corsaria y un caballo, que es en realidad un mago hechizado por el mal) van contando su historia en cada uno de esos títulos. Estos personajes provienen de diversos mundos, los cuales han sido atacados por un brujo, que se ha apoderado del templo de magos cuya misión era mantener dichos mundos a su cuidado. Como tienen una misma causa, se unen para combatir al mal. El objetivo final es hallar el Escudo de Valnúss, una reliquia mágica que puede ayudarlos a vencer al enemigo. Entonces, son cinco libros, pero una sola novela. Si separas o desordenas el contenido del estuche, no vas a entender nada.

—Me comentaste que hay varios homenajes a lo largo de la historia.

—Algunos son muy explícitos, otros más encubiertos, pero es un guiño que me gusta compartir con quienes leen. Como lector siempre me gustó encontrar esas señas que parece que el autor nos dedica en específico. Como escritor, me gusta continuar el gesto. Son homenajes, muy sencillos, a varios escritores cubanos y extranjeros, cercanos a la fantasía o no, y que de cierto modo han tenido alguna influencia en mis gustos y, creo, que en lo que escribo. Es una manera, y desde lo útil me parece, de dar las gracias por sus alimentos. No te los revelo para que cada cual se entretenga en encontrarlos durante la lectura. Y para que se embullen y también lean a esos homenajeados, todos ya consagrados.

—¿Estás satisfecho con El Escudo de Valnúss?

—El proceso de hacer un libro a veces es agónico y no exento de 20 malos ratos; en especial, increíblemente, con todo lo que viene después que terminas de escribir. Pero al final, cuando logras tenerlo y ves coronados todos los esfuerzos y sufrimientos, pues ese momento lo compensa todo. Aunque siempre pueda quedar mejor.

«En cuanto a la historia, la hice lo mejor que pude. No soy un perfeccionista, los libros hay que abandonarlos en algún momento y no hacerles nada más, pero trato de que todo salga con la mayor calidad en todo sentido. Ese es mi respeto a quien me lee y es lo que queda. La otra parte la pone el público, si les gusta el libro, si lo hacen exitoso. Espero que El Escudo de Valnúss funcione y sea bien recibido. Que lo lean, y que lo disfruten, muchas personas. Logrado eso, me doy por satisfecho».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.