La poesía, regocijo para las almas inquietas

El uruguayo Pablo Innella cree en lo gratificantes que resultan los versos, los cuales son apreciados en esta Feria Internacional del Libro Cuba 2016, donde su país es invitado de honor

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Los versos que Pablo Innella lee en La Habana tienen ese acento fraterno y caluroso de un autor que aprecia la sensibilidad que los lectores cubanos le otorgan a la poesía.

Innella se trajo a la Mayor de las Antillas su volumen Un punto. Poesía desacentuada. Y no es un texto común el que apreciamos en la 25 Feria Internacional del Libro Cuba 2016. Como reseñó la profesora Rosario Peyrou —quien fuera editora de Cultura del semanario La Democracia y de El País Cultural—, definitivamente la poesía del escritor uruguayo es «reflexiva, que hereda una larga tradición en la que pensamiento y emoción, idea y sensación se confunden para interrogar al mundo y cuestionarse».

Nacido en Paysandú en 1979, Pablo Innella se estableció en Montevideo desde finales de la década de 1990. Puede decirse que es un artista nato y versátil, pues participa en el colectivo artístico de la murga Correla y en varias agrupaciones de candombe, como parte del cuerpo de baile de las comparsas; al tiempo que colabora en disímiles proyectos de arte visual y realizaciones cinematográficas. Aunque es Ingeniero en Informática y ejerce plenamente esa profesión, se regocija con su primera publicación Un Punto. Poesía desacentuada (2013), el cual gestionó de manera independiente.

En exclusiva para Juventud Rebelde, a través del correo electrónico, Innella explica que «la poesía de Un punto... parte siempre de una voz personal, interna, del pensamiento reflexivo, de las emociones que te da la experiencia individual. No me animo a decir que encierra la visión colectiva de la poesía moderna uruguaya, aunque he encontrado aristas que se comparten, influencias ineludibles del entorno. Sobre todo en la adecuación del lenguaje, que de lo abstracto a lo callejero, busca representar mejor la realidad en que vivimos y plasmar con imágenes de lo cotidiano una mirada de actualidad. Aunque el desafío más arduo es siempre el ser humano, que no se deja atrapar por un consenso».

—¿Es hoy la poesía, ante la era digital, los video-juegos, las series de televisión..., un regocijo para quienes buscan una sensibilidad auténtica?

—La poesía, a diferencia de otras alternativas que otorga la era digital, no se encierra en un guion ideado bajo las premisas de las series, de los juegos, de los cuentos interactivos. La pureza del recorrido que cada cual transita al leer un poema, brinda una experiencia única y todavía vigente por su propia infinitud. La autenticidad de esta condición (que comparte méritos con el lector) forma una visión del mundo, trastocando o afirmando miradas que, sin duda, son un regocijo para las almas inquietas.

—¿Cómo le lleva la idea de estar en la Feria Internacional del Libro Cuba 2016 y compartir con un público sensible a los versos?

—Estoy muy emocionado con la oportunidad que se me presenta. Ser autor independiente trae aparejado una cantidad de dificultades para dar a conocer la obra, sobre todo en el mapa internacional. Si a esto le sumamos que en La Habana el valor de la poesía mantiene sensibilidades de otro tiempo —ajeno, para mi corta experiencia en estas latitudes—, la expectativa crece considerablemente. Había recibido preciosos augurios por parte de compatriotas que han visitado la Feria del Libro de La Habana y, con fundado entusiasmo, disfruto de un público receptivo y caluroso.

—¿Qué otras obras esperamos de Pablo Innella, luego de su paso por La Habana?

—La poesía en el libro que les he propuesto se tilda de «desacentuada» (permitiéndome el juego de palabras), en parte por concebirse libre de destaque conceptual y de las particularidades de un entorno. Yo también me pregunto qué poesía escribiré luego de mi paso por La Habana. De todas formas, puedo adelantar que estoy trabajando en el terreno de la narrativa y posiblemente publique una novela antes de finalizar el año.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.