La Habana se adereza con salsa

La capital antillana es estremecida por el arte de los cultores del son contemporáneo gracias a un festival que ya se inserta entre los principales del género en la Isla

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Necesario, anhelado y ya palpable, el Festival de la Salsa ha tenido tres exitosas jornadas de estreno en su sede del Parque Metropolitano de La Habana, desde su inicio el jueves último. Gestado por el interés de devolver la corona de monarca de los escenarios al son cubano —exhibida soberanamente en décadas anteriores—, el evento es también un punto de encuentro entre los artistas y su público, un momento para disfrutar del quehacer de creadores de una de las zonas neurálgicas de la sonoridad nacional.

Un gran espaldarazo del auditorio y la complicidad entre los cultores del género han recibido sus organizadores: la Empresa de Carnavales, Artex, la disquera Egrem y otras instituciones culturales.

Todo se debe a la concepción de una propuesta que tiene en cuenta no solo a las agrupaciones de primera línea, sino que integra a noveles exponentes del género y a grupos de un menor formato. Igualmente, suma a representantes de expresiones tradicionales de nuestra cultura, como las comparsas, y a Djs que promocionan la música popular, al tiempo que atrapa a quienes desean aprender o perfeccionar su baile con clases y talleres, tanto para cubanos como para extranjeros.

Es que el Festival de la Salsa llegó para quedarse, según explicó a Juventud Rebelde Maykel Blanco, presidente de honor del evento. «Pensamos que se pueda repetir quizá anualmente. Es la idea inicial y lucharemos por ello», insistió Blanco, a la vez que recalcó la cartelera de lujo que en las noches se ha adueñado del Parque Metropolitano con agrupaciones de la talla de los Van Van, Isaac Delgado y su grupo, Pupy y los que son son, Alexander Abreu y Havana D´ Primera y Klímax.

La orquesta novel El Niño y la Verdad se adueñó del Parque Metropolitano. Foto: Roberto Ruiz

Maykel destacó que sí se está propiciando que el género «se mantenga en los puestos estelares y que siempre ha ocupado, sin desplazar otras tendencias musicales. Este festival es una oportunidad para exponer el trabajo de cada orquesta y también el de formaciones musicales más pequeñas».

Solo una acotación hace el también líder del grupo Salsa Mayor: «Realmente vamos a valorar si en próximas ediciones la palabra salsa sería la más idónea, dado que en Cuba existen muchos géneros que dieron lugar a lo que después se denominó como salsa. En el mundo entero se comercializa como tal y se nos cataloga como salseros, timberos, soneros... Aunque todo entra en el mismo saco y nos decidimos primeramente por ese nombre, veremos si lo mantenemos o buscamos algo que identifique más».

Consciente del novel y pujante movimiento de soneros en la actualidad, los organizadores del Festival quisieron tomarle el pulso a esa arista creativa del estilo y mostrar algunos de los rostros más visibles, entre ellos Noro Valladares y 1ra. Clase, El niño y la verdad y Papucho y Manana Club.

«La música tiene una continuidad y este festival es un espacio para presentarlos. Nuestro propósito es darlos a conocer, junto a los consagrados», dijo resuelto Maykel Blanco.

Interrogado sobre la posibilidad de incluir a artistas internacionales en las próximas ediciones, el pianista aseguró que «sería un honor y prestigiaría a un evento como este, que músicos internacionales, cultores de la salsa nuestra en muchísimos escenarios del mundo, quieran y puedan estar aquí. Creo que en algún momento tal vez podamos lograrlo. En esta ocasión nos resultó un poco difícil, pero para un futuro esperamos que se pueda».

Su orquesta Salsa Mayor fue otro punto importante en la conversación con nuestro diario. Blanco estimó que sus muchachos ahora mismo marcan un sello en el pentagrama nacional. «Acabamos de sacar nuestro más reciente álbum, Que no me quiten la fe. Aún no se ha presentado. Para Cuba estamos coordinándolo con nuestra disquera Bis Music, y para el mundo con Planet Record. Para nosotros fue una sorpresa que en menos de una semana de la salida a la venta en la red, el disco entrara en el número 18 de la lista de la revista Billboard y también acaparó primeros lugares en sitios como iTunes. Eso nos crea un mayor compromiso con el público y representa una gran posibilidad, no solo para nosotros, sino para todo el movimiento salsero cubano».

Con una proyección escénica que toma conceptos básicos de los espectáculos en vivo, como el uso de pantallas y coreografías danzarias, el secreto de Salsa Mayor en este aspecto es no estancarse ni repetirse, según su director. «Es algo de lo que nos hemos preocupado y ha sido incluido de modo ascendente en nuestras presentaciones. Tenemos muy presente qué le puede gustar a los seguidores. Somos artistas desde que nos levantamos hasta que nos acostamos y debemos aportar siempre más en cada concierto», señaló.

Todo se integra a la estética musical que defienden, el songo, una variante del son cubano, de la que Juan Formell y los Van Van han sido abanderados. Maykel opinó que lo tenían «muy claro desde el primer momento. Igualmente estamos influenciados por géneros cubanos y foráneos como el jazz y la trova, aunque prevalece el songo, pero a nuestra manera. En los comienzos nos comparaban mucho, como era lógico, pues estábamos buscando un camino. Nunca negamos que esta música fuera nuestro paradigma, porque la escuchaba de niño. Siento que con el tiempo Salsa Mayor ha encontrado su propio estilo, algo que ya reconoce el público».

Maykel Blanco aseguró que el Festival de la Salsa es un espacio para que el son «se mantenga en los puestos estelares que siempre ha ocupado». Foto: Roberto Ruiz

Con compromisos internacionales pactados para Venezuela (marzo), Europa (mayo y junio), y en agosto Argentina, Chile y Paraguay, Salsa Mayor desea llegar a varias ciudades de la Isla, en un periplo que planea con Artex. Por lo pronto, sus seguidores estarán de plácemes esta noche, pues junto a Bamboleo y Elito Revé y su Charangón, es una de las agrupaciones clave de la cartelera de cierre del Festival de la Salsa de La Habana, evento que desde ya se convierte en imprescindible para los bailadores.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.