Trovándote en Ciego de Ávila

El Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores se ha empeñado en promocionar esta importante expresión de la música cubana

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

El 2016 será el año de la edición 11 del Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores, un espacio que desde la provincia de Ciego de Ávila se ha empeñado en promocionar y difundir de manera sostenida esta importante expresión de la música cubana y a sus más jóvenes exponentes.

Trovándote se realiza con el auspicio de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y de la Uneac, y esta vez tendrá lugar del 23 al 27 de marzo de 2016 para celebrar, respectivamente, los aniversarios 30 y 55 de dichas organizaciones, para lo cual reunirá a trovadores de todo el país, con el apoyo esencial también de la Dirección Provincial de Cultura.

Es esta una magnífica oportunidad para encontrarse con creadores de varias generaciones y estilos, quienes en medio de la jornada de la cultura avileña se apoderan de la Casa del Joven Creador, la sala-teatro Abdala, la Casa de la Trova Miguel Ángel Luna y de la sede de la Uneac en Ciego de Ávila para ofrecer conciertos, recitales y descargas trovadorescas, y convidar a reflexionar .

Auténticos bardos como Raúl Ferrer, Ariel Díaz y Jorge Iván Martín (La Habana); Noslen García (Mayabeque); Ariel Barreiros, Nelson Valdés y Rolo Rivera (Cienfuegos); Yaíma Orozco, Yatsel Rodríguez y Migue de la Rosa (Villa Clara); Iraida Williams y Daniel Velázquez (Las Tunas); y Manuel Leandro Sánchez y el grupo Ecos (Holguín), junto a los anfitriones Yoan Zamora, Motivos Personales y Julio César Martínez, seguirán apostando por el desarrollo de la cancionística cubana, siguiendo la iniciativa que tuviera hace más de una década el realizador Jorge Luis Neyra, y que en esta ocasión se extenderá hasta los municipios de Venezuela y Morón.

Momento especial lo constituirá el esperado concierto de trova tradicional, que se ha reservado para homenajear al dúo Vega-Castillo, fundadores de la Casa de la Trova en esta ciudad (será en este espacio, el día 27, a las 3:00 p.m.), por sus aportes a la promoción de la canción trovadoresca cubana.

Por supuesto que, como ya se ha hecho habitual, también se reflexionará y debatirá acerca de fenómenos relacionados con la obra de los cantores y su impronta en los diferentes auditorios. Trova y nacionalidad y ¿Trova popular o alternativa? se nombran los paneles que de seguro convocarán a muchos en las Uneac, los días 24 y 25 (2:00 p.m.).

A raíz de que en 2015 la cita arribara a su décimo aniversario, Yoan Zamora, uno de sus fundadores, contaba: «Corría el verano de 2005 cuando un realizador audiovisual consagrado y un trovador en ciernes decidieron fundar el proyecto que se convertiría en espacio ineludible para la promoción de la canción trovadoresca cubana: Trovándote, una peña cultural que nacía al amparo del mágico patio del Museo de Artes Decorativas y con la anuencia de un público impensado, afanoso de nuevas techumbres para guarecer el alma. Como dijera Borges-Triana: «Era la consumación de un sueño en el disfrute de la creación artística en su sentido más abarcador».

«Desde sus inicios Trovándote contó, además de sus gestores Jorge Luis Neyra y Yoan Zamora, con otros valientes que dejaron su impronta en aquella decisiva arrancada: Javier Jorge, Octavio Loyola, Lizet R. Chaple, Héctor Luis de Posada, Jesús W. Calaña, Adrián García, Onelio Hernández… Y era porque, más allá de la música, más allá del arte, Trovándote se revelaba como oportunidad otra, como espacio alternativo a la banalidad, como estocada discreta a la apatía.

«Y fue así: augurios fútiles de una vida corta se trastocaron en aliento renovador, preferencia indiscutible de un segmento de jóvenes de la Academia de Artes Plásticas, de la Universidad avileña, de profesores, estudiantes, amas de casa, profesionales de distintas especialidades, todos, sin dudas, dispuestos a confiar en una propuesta estética “de sentir y decir”.

«Cuando se acercaba su primer cumpleaños, consideramos que la peña merecía una celebración, y organizamos un Encuentro de Trovadores al que sirvió como escenario el maravilloso y relegado Anfiteatro del otrora Instituto de Segunda Enseñanza, hoy Biblioteca Pública Provincial Roberto Rivas Fraga.

«El último día de aquel Encuentro inolvidable, la Dirección Provincial de Cultura, además de respaldar ese primer aniversario, propuso que cada año se repitiera esta experiencia para que el pueblo avileño disfrutara de una fiesta con trovadores de toda la Isla. De este modo, cada aniversario se convirtió en Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores. La Peña se mantuvo con frecuencia semanal, quincenal, mensual… hasta llegar a los siete años, momento en que decidimos darle el final que merece cualquier proyecto que cumple su cometido», contaba Zamora pero, para suerte de muchos, el Encuentro no se detuvo, ni se detendrá.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.