En China, con fuerza y compás

Los integrantes del Lizt Alfonso Dance Cuba llegaron a la tierra más habitada del mundo para representar a la Isla en el festival China-Latin America and Caribbean 2016 Year of Culture Exchange

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

BEIJING, República Popular China.— A la hora de disponerse a actuar como buenos anfitriones, difícilmente existan otros que se esfuercen tanto por ser atentos y generosos como los chinos, quienes pueden llegar al punto de «abandonar» sus nombres para empezar a llamarse Julia, Simón..., con tal de que los sientas bien cercanos. Al menos esa ha sido la experiencia que le ha tocado vivir a los integrantes de Lizt Alfonso Dance Cuba (LADC), quienes llegaron a la tierra más habitada del mundo para representar a la Isla en el festival China-Latin America and Caribbean 2016 Year of Culture Exchange, que ya habrá culminado cuando la presente edición de JR salga a la luz.

Concebido por el Ministerio de Cultura de la nación asiática, el esperado evento se ideó para que se realizara (pudiéramos decir con bombo y platillo), los días 24 y 25 de marzo, en una de las salas del imponente Tianqiao Performing Arts Center. Así lo ameritaba el hecho de que la República Popular China escogiera este año para celebrar el vínculo de su milenaria cultura con la muy rica y diversa de los pueblos de nuestra región.

Para que nadie pusiera en duda el alto significado de este festival, los organizadores decidieron acudir a dos de sus cartas de triunfo a nivel universal: el afamado pianista Lang Lang y el Ballet Nacional de China, y en esa justa medida convocaron a sus invitados. Porque no solo se dieron el lujo de reunir en una misma escena a la compañía que dirige la maestra Lizt Alfonso (cuyos otros compromisos de trabajo no le permitieron viajar hasta aquí), con la que conduce el reconocido Julio Bocca en Uruguay (Ballet de Sodre), sino también a otros tal vez menos conocidos en Cuba, pero con una meritoria hoja artística, al estilo del mariachi Estrella de México, Giovanna‘s Tango Team, los brasileños Sara Sarres y Cleto Baccic...

Sin embargo, es evidente que aquí se tiene en muy alta estima el quehacer de LADC, porque a la compañía criolla le ofrecieron la oportunidad de lucirse con su estilo fusión en tres momentos de la elegante gala. «Es que los cubanos son una mezcla de explosión, ritmo, color, pasión, que nos deja impresionados. Todo lo contrario a lo que reflejan nuestros bailes, que se presentan siempre más contenidos... Fuerza y compás, como se nombra una de sus obras, resulta perfecta para decir lo que más nos ha impresionado», explica el porqué de tamaña distinción a este diario Kim, quien se comunica con JR en un español aprendido en Chile y que le encantaría enriquecer en la Mayor de las Antillas.

«Ciertamente resulta muy gratificante para LADC que se haya pensando en nuestra compañía para abrir la primera y segunda partes del espectáculo, que además cerramos en unión de estudiantes de diversos países del Caribe y sus compañeros chinos», enfatiza Yadira Hernández, responsable de lo artístico en estas actuaciones.

Por fin esta fundadora del colectivo danzario, que este octubre arribará a su aniversario 25, ha podido materializar su sueño de estar «en una nación que sorprende por su cultura y su arte, por sus costumbres, arquitectura tradicional, sus comidas, su naturaleza, su gente...». Sueño que no llegó a hacerse realidad a finales de 2012, cuando LADC recorría 15 ciudades del este de China.

«Entonces me hallaba embarazada de mi hija Lía y no me fue posible formar parte de la gira, pero todos mis compañeros regresaron llenos de historias que aumentaron mi curiosidad. Desde que llegamos hemos estado muy concentrados en los ensayos, porque no nos gusta descuidar absolutamente ningún detalle, y apenas ha existido tiempo para descubrir la capital del país; pero hasta ahora lo más esencial ha sido entregar nuestro mejor arte».

Ansiosa por conocer la Gran Muralla y la Ciudad Prohibida, lo que será un regalo del Gobierno de Beijing para los participantes, la responsable aquí de la parte artística no puede dejar de sentirse «orgullosa cada vez que la compañía tiene la oportunidad de compartir con grandes figuras del mundo, como el mismo Lang Lang y, además, hacerlo en un teatro majestuoso como el Tianqiao Performing Arts Center».

Con Yadira Hernández coincide un especialista de voz autorizada como Armando González Sin, quien un año después de creada la compañía empezó a encargarse del sonido en los diferentes espectáculos ideados por Lizt. Haber puesto a prueba sus pericias y conocimientos en escenarios de alto nivel tecnológico en Holanda, Alemania, Canadá..., le permiten asegurar al «Chino» de LADC, que el Tianqiao se encuentra entre los teatros más completos del mundo.

«En ese sentido, la diferencia ahora es notable en comparación con las presentaciones con que cerramos 2012 y abrimos 2013, ya que en ocasiones hubo que hacer “maravillas” porque los lugares no estaban tan dotados como este. Recuerdo que cuando trajimos ¡Cuba vibra! y nos acompañaba el grupo musical, cada salida a la escena era una prueba de fuego.

«Recorríamos grandes distancias y teníamos que andar cargados de equipos para que nada fallara. Por lo general, el tiempo que nos quedaba era poco para hacer el montaje, ensayar... Sí, la gira anterior constituyó una escuela para todos».

De historias y asombros

También Juan Carlos Coello, manager de Lizt Alfonso Dance Cuba y otro de sus fundadores, fue testigo de ese primer encuentro inolvidable con China, del que en diciembre hará cuatro años. «La gira nos tomó cinco semanas en las que hicimos 20 funciones de ¡Cuba vibra!, que fueron acogidas de manera muy calurosa, aunque aquí se expresa distinto a como estamos acostumbrados. Sin embargo, sus ojos rasgados se abrían de forma llamativa, porque no querían perderse nada de lo que les estábamos proponiendo.

«Cierto que reaccionaban de un modo que no esperábamos, por la atención con la que seguían cada momento de la coreografía, las variaciones de los bailarines... Claro, tiene que ver con su cultura, con sus costumbres», explica quien excepto bailar, cantar y crear coreografías ha hecho de todo en LADC: jefe técnico y de escena; diseño de luces, coguionista...

«Aquella vez actuamos en pleno invierno y estuvimos en ciudades donde jamás había puesto sus pies un cubano. Nosotros les llevamos nuestro modo de bailar, nuestra música, y a cambio pudimos constatar la inmensidad de este país. A cada paso nos sorprendían con sus conocimientos sobre la Isla, a pesar de estar tan distante geográficamente».

De los bailarines que en esta ocasión deslumbraron a quienes asistieron al China-Latin America and Caribbean 2016 Year of Culture Exchange, solo Sandra Reyes y Oddebí García repiten. De hecho, si cuenta la visita que hizo en tiempo de las Olimpiadas de Beijing, esta es la tercera vez para el que también fuera primera figura del Conjunto Folclórico Nacional (CFN) y quien como miembro oficial de la compañía inició en ella la presencia masculina, después del éxito de los musicales Vida y Amigas.

«Es innegable que integrarme a LADC me ha dado la posibilidad de crecer como bailarín, como artista, y las actuaciones en China fueron parte de esa evolución. Y lo afirmo luego de pasar por una escuela como el CFN, que en ocho años me permitió interpretar más de 80 piezas del repertorio y trabajar con coreógrafos de la talla de Santiago Alfonso, Isidro Rolando, Alberto Méndez, Francisco (Pancho) González, la misma Lizt... Sin embargo, estar en LADC ha representado, sin duda, un peldaño superior en mi carrera».

La Reyes, por su parte, agradece a esta agrupación danzaria que además de haberle definido, de una vez y por todas, su vocación, le haya abierto las puertas del mundo y la haya puesto en contacto con una nación como China. «Es algo que nunca olvidaré, que me marcó como mismo lo hizo cuando me estrené como solista en Alas, con motivo de la segunda graduación del Grupo Artístico-Docente, en 2014; sin duda, un reto enorme para cualquier bailarina.

«¿Te imaginas estar lejos de la familia en fechas tan señaladas como el 24 y el 31 de diciembre? Uno lo puede soportar solo cuando te sientes a gusto con lo que haces, con tus compañeros, con el público que te recibe con cariño, que ahora en el festival ha hecho más evidentes sus muestras de afecto».

La misma Gretchen Suárez, que como Reyes ha sido resultado total de la formación que ha recibido en LADC, y que aquí se destaca como la figura frontal de Fuerza y compás, ha quedado por completo asombrada con la reacción del auditorio en el Tianqiao. «Para serte sincera, no me lo esperaba», reconoce esta muchacha que al lado de Sandra Sardiñas o de Wendys Ramírez ha empezado a llamar la atención de los seguidores de la compañía por la energía y la elegancia de su Alas para existir.

Gretchen Suárez en el extremo derecho. Foto: RAUPA

«Me habían asegurado —dice— que el público se mantenía algo distante, un poco frío, pero con Vecindario y Fuerza y compás nos llenaron de calor. Ni siquiera pudieron aguardar a que llegara el final. Los aplausos irrumpieron en varios momentos de nuestra presentación, como señal de que ha sido magnífica la idea de China de continuar acercándonos mediante el arte y la cultura».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.