Música y nación - Cultura

Música y nación

Más de treinta voces cubanas llevan a la escena el espíritu de una Isla, y su sensibilidad

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Ninguno de ellos ha crecido alejado de las canciones que han dibujado con pincel exacto a la Isla y su historia. Son jóvenes que suelen escuchar todo tipo de música y la disfrutan con el mismo ánimo que cuando interpretan La era, de Silvio, o la versión original de La Bayamesa, de José Fornaris, Francisco Castillo y Carlos Manuel de Céspedes.

En la Academia Nacional de Canto Mariana de Gonith todos tienen una sensibilidad enorme. Muchos no pasan de los 30 años y sienten de un modo sublime ese repertorio más cercano a la identidad, a los valores de un archipiélago que nunca ha dejado doblegarse por metrópolis o imperios.

Hugo Oslé, su director, rememora a JR que fue un 4 de diciembre, hace casi ocho años, que surgió el proyecto en la Casa de Cultura de Plaza. «Lo primero que hicimos fue un homenaje a Vilma Espín, para preservar su memoria y recordar todo lo que ella representa para la Revolución y el pueblo cubanos», dice.

Son cerca de 40 voces en escena y cuando se escuchan pueden provocar un efecto emocional positivo. Se los aseguro. Ellos cuentan, dentro de sus extensos programas preparados para recitales, con un repertorio de canciones patrióticas que se sale de los autores más revisitados.

«Es que no podemos estar separados ni distanciados de una realidad necesaria, de los valores patrios y de nuestro proyecto social. Nos identifica también la canción patriótica», explica Oslé con pasión, quien señala que la Academia es el legado que nos dejó la artista rusa, aplatanada en Cuba, Mariana de Gonith.

Una de las últimas iniciativas de la Academia han sido los conciertos Fidel es Cuba, que desarrollan los días 13 de cada mes. Para Hugo, ese proyecto «ha sido la inspiración más tierna, linda y merecida. Fue alentado especialmente por Kenia Serrano, presidenta del ICAP, cuando dicha institución celebraba su aniversario 55, y por nuestro canciller Bruno Rodríguez Parrilla. «Estas presentaciones honran al líder de la Revolución, pero también a nuestra historia».

Voces Jóvenes

«Un hombre que no tiene historia no puede tener futuro», medita Yanet Suárez Díaz, y no le da un todo encartonado a la frase. De Habana del Este y con 30 años recién cumplidos, ella ve en la Academia una vía para realizar todos esos sueños que le inculcó su padre.

«Mi papá, Santo Suárez —se llama así, como el barrio—, es un melómano y siempre está escuchando la música “antigua”, la clásica, la cubana, la tradicional», señala, mientras confiesa que cuando está en el escenario junto a sus colegas, ve la emoción en los rostros de la gente.

«Cuando los muchachos cantan Cuando te encontré, de Pablo Milanés, a mí se me salen las lágrimas. Es un tema que adoro. Es que el público se siente muy identificado y emocionado, porque le recordamos nuestra historia», sentencia.

A Rolando Marrón Quiñones lo que le motiva es devolver a los auditorios estas canciones de siempre. «Aquí tenemos lo que llamamos la “gala héroe” en la que incluimos Cuando te encontré, de Pablo; La era, de Silvio... Las muchachas cantan Girón, la victoria; La Bayamesa... Es un amplio repertorio. A veces hemos interpretado hasta 23 de estas hermosas canciones en un concierto».

Con dos años ya en el grupo, a Ana Mary Carvajal le resulta interesante proponer a sus coetáneos esta música. Con 18 años y miles de sueños por cumplir como vocalista, invita a sus contemporáneos que se identifican con géneros de afuera a que se den «cuenta de que lo más importante es lo de su país, las tradiciones, el mantener y preservar lo nuestro, lo que nos distingue como cubanos».

Ana Mary Carvajal. Foto: Abel Rojas Barallobre

En ello coincide Andusley Celier, quien llegó a la Academia por «accidente», como acompañante de su prima. «Hay valores patrióticos que se están perdiendo y la gente sigue tendencias culturales de otras partes del mundo. Nosotros rescatamos lo nuestro», expresa.

Andusley define como momento de un profundo amor a la Isla el de los conciertos Fidel es Cuba.

Ya con el Concurso Nacional para la Canción Patriótica Sara González a las puertas, y con una visita a Santiago de Cuba entre los planes inmediatos, la Mariana de Gonith sigue hurgando en esas zonas del pentagrama nacional que resaltan nuestras gestas, hombres más valerosos y hechos que nos han marcado, para recordarnos que desde la música también somos Cuba.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.