Rastros de mentiras y otras pistas

Próximamente, la Televisión Cubana estrenará por el canal Cubavisión una telenovela brasileña, de la cual hoy ofrecemos detalles

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

Como todo culebrón que se respete, Rastros de mentiras, la telenovela brasileña que próximamente estrenará el canal Cubavisión, reúne los componentes fundamentales: el bien y el mal en eterna puja, una historia malhadada de amor, héroe y antagonista blandiendo las espadas de la verdad y la mentira, respectivamente, y un largo etcétera que, si bien el espectador cubano conoce al dedillo, no afecta su interés por seguir los detalles de las propuestas que ocupan el horario estelar de la telenovela en la pequeña pantalla.

La trama tiene como centro al clan Khoury, dueño del hospital San Magno, en la ciudad de Sao Paulo. El personaje protagónico es una joven rebelde llamada Paloma, vive una relación conflictiva con su familia. Adoptada en secreto, conocerá esa verdad de boca de su malvado hermano Félix, quien desea eliminarla a cualquier precio y heredar la fortuna de sus padres. La revelación ocurre durante un viaje a las ciudades precolombinas de Perú, donde Paloma encontrará el amor en los brazos de un chico aventurero.

A partir de ahí, los caprichosos e increíbles giros del «destino» comenzarán a tejer una enmarañada madeja de subtramas cargadas de intrigas, conflictos, secretos y revelaciones.

La producción de la cadena Rede Globo fue escrita por Walcyr Carrasco, con la colaboración de Daisy Chaves, Eliane García, Daniel Berlinsky y Márcio Haiduck; dirigida por André Barros, André Felipe Binder, Marcelo Travesso, Marco Rodrigo y Marcus Figueiredo, con la dirección general de Mauro Mendonça Filho, bajo la tutela de Wolf Maya.

Algunos de los integrantes de ese colectivo —varios de ellos trabajaron en la producción de la gustada Avenida Brasil— no son nombres desconocidos para el público cubano. Por ejemplo, los antecedentes de Mauro Mendonça Filho se remontan a 1988, cuando se inició como asistente de dirección en la novela Vale Todo, de Gilberto Braga; posteriormente de él tuvimos otras referencias a partir de su quehacer en Fuerza de un deseo.

Wolf Maya es uno de esos nombres que se ha visto, no pocas veces, en los créditos de las telenovelas brasileñas exhibidas en nuestro país. Ha estado detrás y delante de las cámaras (aunque como actor su participación ha sido en roles secundarios o en apariciones especiales) en producciones como Mujeres de arena, Señora del destino y Dos caras.

En tanto, el escritor Walcyr Carrasco debutó como autor de obras de teatro y se consolidó como creador de libros para niños. Su firma aparece en otra novela vista en Cuba: Chocolate con pimienta. Pero fue con Rastros de mentiras que logró inscribir su nombre en ese selecto grupo de autores del horario estelar de la cadena TV Globo.

El elenco

Paloma, la protagonista, cobra vida en la piel de Paolla Oliveira, quien se dio a conocer ante el público brasileño en la telenovela Belíssima. Tiempo después, fue llamada de urgencia para sustituir a Ana Paula Arósio en el papel principal de Insensato corazón, de los autores Gilberto Braga y Ricardo Linares.

En entrevistas ofrecidas para diversos medios latinoamericanos, la actriz ha señalado que una de las cosas que más llamará la atención del espectador será la forma intrépida que tiene Walcyr Carrasco al escribir. «No tiene miedo, pone un acontecimiento detrás de otro. No hay un gran secreto que no pueda ser contado en el próximo capítulo. Esta telenovela es para aquellos que les gusta la emoción, la pasión y las historias de la vida real», aseguró.

El mayor enemigo de Paloma es su hermano Félix, rol antagónico que asume Mateus Solano, a quien pudimos ver durante su participación especial en Paraíso Tropical. Rastros… fue la tercera vez que Solano trabajaba con Walcyr Carrasco. Pero, a pesar de eso, su labor estuvo lejos de ser cómoda, pues ha comentado que el personaje le exigió mucho.

Mateus Solano da vida a Félix.

«Se trata de un villano que es gay, un hombre muy complejo, con muchas facetas. Se pasea entre el humor y el drama profundo y tenía mucho miedo de no acertar. Sin embargo, fue escrito para cautivar, porque es burlesco y sus diálogos son hilarantes».

Precisamente, Mateus Solano protagonizó una escena nunca antes vista en la Televisión brasileña: un beso con el hombre que asume el rol de su pareja. Es ese un momento que el intérprete guardó como un buen recuerdo: «Es para no olvidar que las personas merecen respeto y dignidad, independientemente de su orientación sexual», ha explicado Solano.

Su interpretación —cuenta que una de sus grandes inspiraciones fue la infame Nazaret Tedesco, de Señora del Destino— le valió diversos premios como mejor actor en su país. Incluso, estudios de audiencia realizados en la tierra de la samba, mostraron que su desempeño superó en popularidad al personaje Carminha, de Avenida Brasil.

Por su parte, en los papeles de los progenitores están dos rostros que no necesitan mucha presentación. Como César Khoury, el padre médico y dueño del hospital, está un hombre que en Cuba es conocido como El rey del ganado, pero cuyo nombre es Antonio Fagundes. Mientras que la madre, Pilar, es encarnada por Susana Vieira, también llamada por nosotros La sucesora o Señora del destino.

Susana Vieira y Antonio Fagundes, como Pilar y César Khoury.

Se suman a la enorme lista de actores Juliano Cazarre, el Adauto de Avenida Brasil, como el aventurero Nido, de quien se enamora Paloma; Malvino Salvador, recordado por su rol de Tobías, en Cabocla, dando vida a Bruno; Vanessa Giacomo (Zuca en Cabocla) asumiendo a Aline; y el inmenso José Wilker (Roque Santeiro, Señora del destino, La próxima víctima), en el personaje de Herbert Marques.

Vanessa Giacomo en el rol de Aline.

Incluso, siguiendo una línea que toma cada vez más fuerza en las telenovelas brasileñas y que es la inclusión de famosos, en Rastros de mentiras los amantes (y no tan amantes) del fútbol podrán ver al astro Neymar, quien tuvo una breve participación con el personaje de Valdirene.

Algunas consideraciones

Rastros de mentiras (Amor a vida es su título original en portugués) se alzó en el gigante sudamericano con el lauro para la TV como mejor novela. En la misma categoría mereció los premios Quién TV, Mi Premio Novel, Trofeo Prensa y Trofeo de Internet.

Respecto a la novela, Walcyr Carrasco ha expresado que su intención es invitar a la gente a pensar, dudar y cuestionar. Así lo ha revelado a la prensa en Brasil: «Lo que me importa es que sea una obra abierta y colectiva, a partir de esta voluntad de jugar con mi corazón. Cada personaje es alguien que conozco, que me visita todos los días y me cuenta su historia».

El propio escritor ha destacado que en esta creación hay buenos momentos, pero lo más significativo es que toca temas que merecen toda la atención de la sociedad como el autismo, la donación de órganos, el tráfico de drogas, la adopción y otros tan polémicos como la homofobia.

De sus funciones como director general también ha platicado Mauro Mendonça Filho, y ha calificado su asociación con Walcyr como un «intercambio siempre estimulante». Otra de sus grandes satisfacciones en Rastros de mentiras fue trabajar junto a Wolf Maya, pues «como director de núcleo, añadió a nuestro equipo talento, experiencia y sabiduría».

A su vez, según entrevistas consultadas en internet, Wolf Maya ha revelado que la labor con Walcyr fue una sorpresa maravillosa. «Él tiene una característica muy especial, y es que está enamorado de los personajes, además de ser un sembrador de historias».

Para el experimentado director, Rastros de mentiras lo tiene casi todo para impactar en el espectador: un buen escritor, la fuerza visual de una ciudad como Sao Paulo, el poder de un buen relato y un elenco bárbaro. Solo queda esperar y ver…

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.