Especial: Fernando Martínez Heredia, hereje eterno (+ Videogalería y mensajes)

Un infarto interrumpió este lunes la todavía fructífera vida del notable filósofo y ensayista, premio nacional de Ciencias Sociales

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Esperábamos atentos a que este 14 de junio Fernando Martínez Heredia estuviera iluminándonos otra vez desde las páginas de Juventud Rebelde, como tan bien sabía hacer a partir del estudio profundo de la vida y obra del Guerrillero Heroico. Porque ese Ernesto Che Guevara que «fue un hombre de ideas, y las ideas guiaron siempre su actuación, aunque fue uno de esos raros casos de una persona que es descollante tanto en el pensamiento como en la acción» nos sigue siendo muy necesario para continuar construyendo esa Cuba que soñamos.

Pero un infarto lo acaba de impedir este lunes al interrumpir la todavía fructífera vida del notable filósofo y ensayista, premio nacional de Ciencias Sociales aunque de muchas formas continuará siéndonos útil si somos capaces de seguir ese rastro profundo que nos dejó a través de su obra esencial, siempre comprometida con el mundo en que vivió y con la sociedad que lo formó.

[Le recomendamos la entrevista publicada en JR: No hay dueños de las ideas]

Intelectual superior y revolucionario cabal, el autor de libros como El corrimiento hacia el rojo y Repensar el socialismo tuvo en Martí a su maestro mayor, de modo que tomó de sus doctrinas una que siguió al pie de la letra: Todo lo que un hombre lleva en sí, lo pone en él su pueblo. «Soy hijo de la Revolución cubana, que tuvo que ser capaz de convertir en realidades lo que parecía imposible, desde su propio inicio. Que tuvo que ser hereje para ser socialista, y ha tenido que enfrentarse siempre al mayor imperialismo de la historia, que posee las más grandes fuerzas materiales y culturales.

«En las condiciones actuales entiendo que todo revolucionario está obligado a seguir siendo hereje, para ser militante. Naturalmente, esto nos va a obligar a todos a ser muy creativos, a convertir a varios imposibles en nuevas realidades, a irnos por encima de las enormes limitaciones que tiene nuestra economía. Ese es un destino de la Revolución cubana. Lo hemos asumido muchas veces y tenemos que seguir asumiéndolo».

Una vez, en un intercambio con los lectores de JR, alguien le pidió que expusiera las razones que argumentaban la resistencia del pueblo cubano y entonces le recordó cómo en los años 90, si bien «le sacamos un enorme provecho a la gran acumulación cultural de las tres décadas previas», lo que realmente nos salvó «fue el altísimo nivel de conciencia política de la población, que le permitió representarse con calidad y defender con una tenacidad y una abnegación ejemplares lo que era fundamental, no dejarse confundir, ni rendirse.

«Un pueblo así es capaz de seguir soñando con una sociedad superior y diferente a la del capitalismo. Pero no solo soñar. Sigue enfrentando al imperialismo, sin hacer concesiones, porque sabe que esa es la única política práctica. Sigue peleando por conseguir que los alimentos que consumimos se produzcan en nuestra tierra y que los recursos que obtenemos se empleen en beneficio de las mayorías y de proyectos que hagan factible un mayor bienestar futuro. Y sigue debatiendo en innumerables asambleas de pueblo los problemas principales que enfrentan el país y la Revolución». Sí, definitivamente no podemos darnos el lujo de dejar partir a grandes cubanos como Fernando Martínez Heredia.

JR les propone una videogalería con algunas de sus reflexiones

Biografía

Sus artículos en Rebelión y Cubadebate

Mensajes en redes sociales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.