Caballito de mar

¿Sabía usted que este bello y exótico espécimen marino es un excelente padre?

JAPE
digital@juventudrebelde.cu
17 de Junio del 2017 21:17:54 CDT

La más reciente carta de mi amigo Floro ha sido escrita con toda intención por el día que celebramos hoy. Comenta sobre las leyes cubanas que contribuyen a propiciar la responsabilidad compartida de la madre y el padre en el cuidado y atención de los hijos e hijas. Según mi eterno cofrade, «estas disposiciones, que comprenden y avalan el derecho y la responsabilidad de los hombres en el proceso pre y posnatal de su prole, me recuerdan al hipocampo o caballito de mar. ¿Sabía usted, amigo Jape, que este bello y exótico espécimen marino (que nada tiene que ver con los caballos reales, únicamente por sus características faciales similares) es un excelente padre? El macho es quien lleva los huevos… quiero decir, que la hembra, durante el proceso de apareamiento, deposita hasta 1 500 huevecillos en una bolsa delantera que tiene el macho. Allí permanecen durante 45 días hasta que maduran completamente como parte del proceso de reproducción.

«En realidad hay algo que no me queda claro: supongamos que un padre se acoge a la licencia de maternidad (que bien pudiera llamarse licencia de paternidad en ese caso) para que la madre pueda trabajar, pues gana más que él o tiene mejores condiciones laborales. ¿Cómo hace ese padre para dar de lactar a su bebé? ¿Debe llevar el niño o niña al centro de trabajo de la madre? Si es cerca pudiera llevarlo en el coche, pero si es lejos cómo lo monta (con coche y todo) en el P que le convenga… ¿por atrás? Está claro que no puede llevarlo en almendrón, porque se le van los dos salarios, aun cuando le toquen choferes de buen corazón y solo le cobren un pasaje adecuado a las tarifas publicadas… Tarea difícil, porque sin duda alguna lo mejor para el bebé es la leche materna. ¿No es así, amigo Jape?».

No es así, amigo Floro. O sea, es cierto que la leche materna es la ideal para la lactancia del bebé; lo que no es cierto es la complicación que pueda generar este hecho, según tu mirada. Es bueno que sepas que cuando los padres se quedan cuidando a los hijos, las madres trabajadoras incorporadas al empleo tienen derecho a una hora diaria libre para la lactancia, hasta que la descendencia arribe al primer año de edad. Este y muchos otros beneficios otorga el Decreto-Ley número 234. Lo importante es estudiarse las leyes emitidas al respecto, pues el desconocimiento, unido a estereotipos, patrones socioculturales machistas y roles de género prestablecidos, son factores que impiden que muchas parejas se beneficien de estas disposiciones que involucran a toda la familia, incluyendo a los abuelos.

Lo ideal es asumir esta etapa de la vida con la mayor colaboración posible por parte de todos. El mejor ejemplo es el de mi amigo Alexei Rivera, «el Colora’o», que está a punto de ser padre y ya le ha preparado a su linda esposa (futura madre de su primer hijo), un extenso repertorio humorístico para cuando a él le toque quedarse con el bebé, que ella asuma la actuación. Claro está, corre el riesgo de que su compañera sea tan simpática como él, y pierda el trabajo. Al querido Alexei, y a todos los que abrazan la dicha de la paternidad, les deseo un feliz día, y sigan procreando, que para eso ya tienen licencia.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio

Caballito de mar. Foto: JAPE

del autor

en esta sección