Nunca traicionaré mi arte - Cultura

Nunca traicionaré mi arte

Luis Franco, novel cantante y compositor habanero, conversa con Juventud Rebelde sobre su álbum debut Que no me faltes

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

SANCTI SPÍRITUS.— «Me ves sentado y tranquilo, pero por dentro estoy eufórico», esa fue la carta de presentación de Luis Alberto Guevara García, o como se hace nombrar en el panorama musical: Luis Franco, instantes antes de su primer concierto fuera de La Habana.

Luego tomó su guitarra y dejó escuchar los primeros acordes. El resto de la banda lo siguió. Mucha fue la energía natural que regaló. Acompañado de una sonrisa amplia y un diálogo diáfano, no necesitó más para que su cálida y mesurada voz develara unas especies de crónicas de todo su mundo interior, y que el público las hiciera suyas.

Brotaron entonces en el escenario de la Casa de la Guayabera de Sancti Spíritus las melodías de su álbum debut Que no me faltes, el cual transita por la balada, el pop, el guaguancó y la cumbia; gran diversidad y riqueza, muy necesarias para la música cubana.

—¿Cómo lograr un disco tan variado?

—La clave para que quedara tan ecléctico es que no le prestamos tanta importancia a los géneros musicales, sino a las letras de las canciones. Todo lo que hay detrás son sus complementos.

—Entraste por la puerta ancha con esa producción discográfica, nacida en los estudios de la Egrem y acompañado por los consejos de Israel Rojas y Dairon Rodríguez Lobaina. ¿Cómo fue el trabajo con esos dos músicos?

—Estuve muy tranquilo porque sabía que Israel iba a manejar los hilos de la producción de una manera muy fácil. Igual sucedió cuando me dijeron que todos los arreglos los haría Dairon, quien era la humildad personalizada. Me dejó un sabor muy dulce el haber descubierto la sensibilidad humana de ambos.

—¿Si Franco no es tu apellido de cuna, por qué lo conviertes en tu carta de presentación?

—Franco es el apellido de un hombre que es como mi padre y que me devolvió a la música cuando yo me debatía entre las decisiones que marcarían mi vida profesional. En definitiva, no importa el nombre que llevemos como artistas, sino el arte que nos represente, que es el que realmente habla por nosotros.

—¿Te desnudas en cada canción?

—En ellas encuentras todo de mí. Soy un tipo muy espiritual. Creo en los sentimientos. No pongo una pared entre mi música y el público, por eso cuando alguien se me acerca y me dice que le gustó, siento que ese es el camino correcto: ser siempre yo.

—Entonces, ¿qué no te puede faltar?

Que no me faltes es una petición a quien me da la oportunidad de cantarle, porque tengo mucho para dar. Mi existencia es para las personas que están ahí para disfrutar mi música.

Con 26 años, el habanero Luis Franco aún no olvida cuando decidió abandonar la carrera de Arquitectura para incursionar de lleno en la música, que con anterioridad lo había ayudado en sus conquistas amorosas.

«Cuando terminé 12mo. grado, mi hermano y yo formamos un grupo llamado Voluntad. Luego llegué a la universidad y, para suerte de la arquitectura nacional, me di cuenta de que no era lo mío y la dejé. Entonces me aventuré a esto, porque entendí que la guitarra y las canciones eran un modo de vivir para mí».

—¿Cantante o compositor?

—Considero que lo fuerte de mi carrera es la composición. Justamente, cuando creo doy la vida. Constantemente me descubro como artista.

—¿Dónde crees que radica tu éxito, pues sin ser músico de academia y tan joven ya tienes un disco, verdadera quimera para no pocos?

—La palabra éxito es muy relativa. Aún no sé hasta dónde ha calado la música del disco. Sencillamente, estamos disfrutando el camino que transitamos. Apostar por el arte siempre da resultados, y trabajaremos para no defraudar a quienes nos han dicho que les gusta. Pero todavía queda muchísimo por hacer.

—Obtener la beca de creación El reino de este mundo fue, sin dudas, un gran impulso…

—La Asociación Hermanos Saíz (AHS) representa muchísimo en mi carrera. Admiro su función, porque es una especie de Robin Hood, siempre en el acompañamiento de los artistas menos conocidos. Mi disco estaba en una situación crítica en la producción y la beca lo salvó. Ciertamente nos sentimos muy apoyados por esa organización.

—En una ocasión expresaste que eras fiel a tu música ¿Qué nunca harás para rozar la deslealtad?

—La esencia de un artista jamás se puede manchar. No cambiaré mi estilo por una mayor comercialización, no pienso traicionar así mi arte.

—¿Qué le sigue a esta producción?

—Firmamos recientemente un DVD y grabamos el video clip al tema Que no me faltes. Queremos hacerle otro a la canción Fotografías. Estamos concentrados en la promoción.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.