¿Quiénes quedan en la pista?

En el camino hacia la final hay 32 competidores tras dos intensas jornadas de competencias. A partir de este domingo inicia otro gran desafío

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Dieciséis parejas han quedado en la pista de Bailando en Cuba, para seguir aspirando a los mejores puestos de la segunda temporada. Sus 32 protagonistas llegan después de dos intensas jornadas de competencias en la que se jugaron el todo por el todo entre 50 aspirantes. Así que a partir del programa de esta noche comenzará verdaderamente el desafío; desborde de cubanía y pasión de quienes ganaron la posibilidad de seguir en la competencia.

Para llegar hasta aquí se vivieron dos emisiones de Bailando… tensas, en las que no faltaron las lágrimas, las sonrisas, las caricias, los abrazos y estrechones de manos. En la primera fueron eliminados diez competidores y en la segunda, ocho, de modo que pudieran conformarse las parejas que ahora integrarán el show televisivo, que nuevamente tendrá sus galas en el capitalino teatro Astral.

Cuentan los realizadores del espectáculo —y como se pudo ver por el canal Cubavisión— fue arduo el proceso de deliberación y selección por parte del jurado ante el talento, la disciplina y el ánimo de crecer de los aspirantes. Quienes estuvieron en esta inicial porfía ya pueden considerarse vencedores y merecen los aplausos del público.

El cronómetro empieza a descontar sus días. El tiempo debe ser muy bien aprovechado por cada bailarín para, peldaño a peldaño, lograr un triunfo, y sobre todo, aprender en el camino donde deciden tres grandes maestros: Lizt Alfonso, Susana Pous y Santiago Alfonso, jurados de la competencia.

Jóvenes entre 15 y 30 años, están en competencia en este programa de RTV Comercial, dirigido nuevamente por Manolo Ortega. Son muchos los sentimientos encontrados en estos 32 rostros, y para que usted, querido lector, los conozca mejor se los presentamos en esta edición, pues en sus manos también está «salvarlos» algún día de la «zona de peligro» y el voto de la popularidad. ¡Suerte!

Claudia Anel Hernández García y Gianlucas Sánchez Lugones

Nunca imaginaron ser pareja, pero una vez integrados ha sido una tremenda satisfacción para ambos. La joven santiaguera de 17 años estudia tercer nivel en la Escuela Provincial de Arte. Su compañero, de 16 años y habanero, ha integrado las compañías de Tony Menéndez y otros grupos danzarios pertenecientes a Casas de Cultura, hasta iniciarse en la unidad docente de la Maestra Lizt Alfonso. Son muy responsables con el cuidado de su cuerpo. A ambos les fascina la música fusión y su máxima aspiración en la competencia es darlo todo… bailar, bailar, bailar.

 

Ellie Laurent Jaime Almeida y Roger Francisco Limonta Man

Para estos dos habaneros de 18 y 17 años, respectivamente, Bailando... significará una nueva etapa en sus vidas. Hubo química entre ellos desde que se conocieron, solían compartir juntos, hablaban constantemente de sus proyectos, por eso cuando los nombraron como pareja hubo un grito al unísono a pesar de lo alejado que estaba uno del otro. Ella, desde los seis años se integró a los talleres de la Maestra Lizt Alfonso, y él, desde los nueve, pertenece a la compañía Paso a paso. Sueña con integrar un gran espectáculo musical, en el que Ellie Laurent sea la bailarina principal.

 

Daimelys Parra Mila y Cristhian Jeans Bravo Massó

Siempre sonrientes, jaraneros y dicharacheros. De Ciego de Ávila llega la joven de 23 años, y él, con 18 años, es de la capital. Han encontrado una manera muy particular de intercambiar miradas y sonrisas, así que ya uno sabe lo que está pensando el otro, y esa magia la llevan a la danza. Desde que se conocieron en el proyecto ha fluido una comunicación muy cómoda, y esto favorece que se sientan muy cohesionados como pareja y muy enfocados en lo que quieren demostrar: la alegría, la fuerza, la vitalidad... Su símbolo para vivir es la estrella por lo que representa.

 

Meybis Morales Rodríguez y Jorge Enrique Favier Machado

Esta pareja une a una cienfueguera de 23 años y a un santiaguero de 24. Ella, estudiante de Ballet en Santa Clara, ha transitado por las compañías Identidad y el Folclórico de Cienfuegos; él, estudiante de Humanidades en la especialidad de Educación, llegó a la danza como aficionado. Como pareja son el complemento perfecto: ella reservada, un tanto tímida y seria: él, jovial, siempre haciendo chistes para quitar la tensión en ella. Mientras él le muestra la sabrosura del baile en la calle, ella le aprieta el cinturón en la parte técnica. Así han logrado una perfecta comunicación.

 

Melissa García Valdés y Yosniel Rabí Marín

Ella, matancera y con 18 años encontró desde pequeña en el baile su mayor entretenimiento y placer. Se inclina por el flamenco y ha tomado cursos del género en la compañía de Lizt Alfonso. Él, avileño de 30 años, es electricista de profesión, pero hoy integra la compañía MIx Dance, donde asume el rol de coreógrafo y junto a su esposa comparte la dirección. No se habían detenido a fijarse el uno en el otro, solo que en el segundo opening del programa el jurado lo hizo por ellos, y aseguran que fue una decisión muy acertada.

 

Roxana Chávez Almenares y Luis Daniel González Estévez

Momentos antes de la decisión del jurado, Roxana (Matanzas) comenzó a llorar y Luis Daniel (Guantánamo) le dio fuerzas. Siempre quisieron ser pareja y el jurado lo adivinó. Ambos tienen 18 años. Ella pertenece a la compañía Tropical Dance, en Varadero. Sueña con pertenecer a la compañía Revolution, que dirige el coreógrafo Roclan González. Él es integrante de la compañía Danza Abierta que dirige Susana Pous. Asegura que la danza es su mejor medio de expresión y por eso sueña con ser solista de un escenario.

 

Zoe Rojas Pérez y Abraham Chamizo González

Habanera de 19 años, amante de las fiestas y de compartir con amigos. Se inició en la Academia de Tony Menéndez, luego continuó por la compañía de Narciso Medina. Para Abraham, guantanamero de 23 años, el camino ha sido más difícil pues tuvo que sortear obstáculos y prejuicios familiares, pero hoy es integrante de la compañía del Teatro América. Nunca imaginaron ser pareja, de hecho, demoraron en el proceso de conocerse más a fondo, pero ha sido solo cuestión de tiempo.

 

Joanna Rachel Pérez Fernández y Yosvany Osiel Herrera Alonso

Ambos son habaneros. Ella de 24 ha recorrido China y Turquía gracias a la danza. Su formación se inició en la compañía Prodanza, interrumpió sus estudios y los retomó en la escuela de Tropicana. Él, de 28 años, es actualmente bailarín del cabaré Tropicana, comparte esa labor con la de creador del proyecto infantil Futuro renacer, en el municipio de Playa. Ambos están fascinados con bailar juntos y con portar el número ocho, el mismo que tenía la pareja ganadora del año pasado, y esperan que eso les dé suerte.

 

Daniela Rojas O’Farrill y Gleyner Jesús Delgado Nápoles

Reconocen ser muy sentimentales. Las lágrimas afloran en ellos rápidamente ante lo bueno y lo malo. La vida ha querido unir a estos dos jóvenes que tienen en común ser estudiantes del Instituto de las Artes y compartir la especialidad de Folclórico. Con 21 años y orgullosa de su condición de habanera, Daniela asegura que lo que más ha hecho en su vida es bailar. Es graduada de la Escuela Nacional de Arte e integrante del Ballet de la Televisión. Gleyner, camagüeyano de 22 años, espontáneo y vivaracho, destaca por su versatilidad y dinamismo. A los diez años descubrió la danza y aspira a que Bailando… le dé nuevas oportunidades.

 

Roxami Reyes Herrera y Yadyan Eladio Rodríguez Mora

Esbeltos y elegantes. Esa es la distinción de la pareja formada por Roxami, capitalina de 16 años y Yadyan, matancero de 18 años. Él confiesa haber soñado el hecho de ser seleccionado para la competencia con ella como pareja y cuando tuvo el resultado de inmediato se lo dijo. Roxami es estudiante de la Escuela Nacional de Arte y confiesa haber aprendido a crecerse en el escenario, mientras él —quien no ha tenido preparación académica— solo confía en triunfar. Ella se muestra tranquila y él constantemente se hace sentir, no obstante siempre se buscan y se encuentran. Ahora solo piensan en la final.

 

Yeleine Nolazco Herrera y Mainel de Jesús Casas García

Ella es una capitalina de 21 años, que baila desde los tres, y ya ha transitado por las compañías de Fusión Dance, Yoldance y ahora forma parte de Un paso más… Mainel es el concursante más joven de la temporada con solo 15 años. Este camagüeyano comenzó a bailar a los ocho en comparsas, y ya a los diez matriculó en la Escuela de Arte de Camagüey. Cursa el décimo grado y tiene la virtud de la tenacidad y la persistencia. Nunca pensaron convertirse en pareja, y ella no pudo evitar su desacuerdo. Siempre se imaginó junto a un chico más experimentado, no obstante, han ido logrando armonizar y tienen más química de lo imaginado.

 

Teresa Yaudira Carmona Leonard y Yordano Burgar Fernández

La Habana los vio nacer. Durante un tiempo fueron vecinos del municipio de Centro Habana y ahora Bailando… los convierte en pareja. Teresa con 17 años, estudia segundo año en la Escuela Nacional de Arte. Con Yordano, de 27 años, nuestro deporte, especialmente el judo pierde una esperanza, al ser exatleta de esa especialidad en el equipo nacional. Apuesta por el baile desde 2015, al integrar algunos proyectos aficionados. Teresa nunca lo imaginó como su pareja en la competencia, pero se siente muy cómoda pues ambos han practicado judo, tienen excelente preparación física y como meta en la vida sostienen el no rendirse.

 

 

Zaida Ayrresiel Medina y Jorge Luis Calvaire Cuba

La elegancia en el escenario es la máxima aspiración de estos jóvenes que se anhelaron como pareja desde que se conocieron. Zaida, de 20 años, nació en Guantánamo, pero reside en la capital desde hace algunos años. En su ciudad natal cursó el nivel elemental en la Escuela Vocacional, y se interesó también en el teatro. Hoy trabaja como recepcionista de un centro laboral. Jorge Luis, de 25 años, integra el Ballet Contemporáneo de Camagüey, está vinculado también con la docencia, y ha visto en Zaida la pareja ideal, que lo sigue en todo, que no teme a la acrobacia y sobre todo, que contagia con su alegría y optimismo.

 

 

Claudia Gamazo Lobato y Leandro Carrazana Hernández

Estudiante matancera de 19 años que se inicia en el Instituto de las Artes y joven habanero de 16, integrante de la compañía de Lizt Alfonso. Se imaginaron como pareja por la similitud de sus rasgos y por la preferencia por lo contemporáneo. Tienen coincidencia de estilo al bailar y las mismas debilidades interpretativas, lo que les ayudará a vencer. Se sienten muy seguros el uno con el otro; de hecho, durante los días de eliminación Claudia se presentó con mucha fiebre como consecuencia de un virus y Leandro se mantuvo apoyándola en todo momento. Les resulta maravilloso seguir conociéndose a lo largo del concurso.

 

 

Maidelys J. Martínez Romero y Eduard Zaldívar Valdés

Ella es una de las jóvenes «más maduras» de la competencia. Matancera de 29 años y madre de dos pequeños. Está vinculada con la enseñanza a partir de un proyecto cultural que sostiene en su ciudad natal. Eduard, habanero de 21 años y bailarín de la compañía Banrrará, está fascinado con compartir esta experiencia con una persona enérgica, vital, creativa y sensual. Ambos estaban en la mira del otro antes de ser seleccionados. En una ocasión ella le preguntó si le gustaría ser su pareja y él no titubeó al afirmárselo, a pesar de saber que tiene ante sí el reto de sostener a una mujer corpulenta.

 

 

Cynthia Sánchez Tintoré y Ernes Dariel Amores Guerra

Esta pareja está integrada por jóvenes de solo 16 años, ambos habaneros, amantes de las fotos y del mundo mediático. Ella, desde muy pequeña se ha visto enrolada en  proyectos danzarios, y hoy cursa el segundo año en la Unidad Docente de la Compañía Lizt Alfonso, y él en la Escuela Nacional de Arte. En la primera temporada del programa casi sustituye a un competidor lesionado, ahora viene a vivir su propia historia. Claudia se atrevería a incursionar en el modelaje; Ernes Dariel solo piensa en bailar. Son vecinos de habitaciones y ella está atenta al despertar de él para que no se atrase, es una especie de bella «Pepe Grillo».

Tensión, desafío y amor

 

Fotos e información: Cortesía de Bailando en Cuba

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.