Cuando se juntan todas las manos

La Sala Villena de la UNEAC se mantuvo llena durante los tres días del evento, en el que se abordaron varios ejes de la equidad como el trabajo, la salud, la educación y las dimensiones de esta en cada uno de ellos, la raza, el género y la discapacidad

Autor:

Maykel Espinosa Rodríguez

«Esta edición no ha tenido precedentes en la historia del Coloquio. La masividad con la que hemos contado nos da fuerzas para seguir adelante», afirmó en exclusiva a Juventud Rebelde, Nicolás Hernández Guillén, presidente de la Fundación Nicolás Guillén (FNG), en uno de los recesos de la última jornada del XI Coloquio y Festival Internacional de Música y Poesía que lleva el nombre del Poeta Nacional.

La Sala Villena de la UNEAC se mantuvo llena durante los tres días del evento, en el que se abordaron varios ejes de la equidad como el trabajo, la salud, la educación y las dimensiones de esta en cada uno de ellos, la raza, el género y la discapacidad.

En torno a estas temáticas se presentaron las ponencias de cada panel contando con notables exposiciones, entre las que se destacó la de la Dra. María del Carmen Zabala Arguelles, Profesora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO-Cuba) que abordó La dimensión racial en los estudios de vulnerabilidad social en Cuba; Pablo Rodríguez, investigador del Instituto Cubano de Antropología con la presentación Empleo y color de la piel ante la actualización del modelo económico, y la del brasileño Aristinete Bernardes Oliveira Neto con el tema Nicolás Guillén: Del negrismo a la mulatés.

Sin dudas, esta fue una edición caracterizada por la cubanía, no solo por estar dedicada a la obra de Guillén, sino también por la manera de visualizar y analizar problemáticas actuales de la realidad cubana.

Las experiencias comunitarias para la reducción de brechas de equidad social también tuvieron un espacio dentro del evento, en las que se presentaron varias iniciativas de territorios donde la FNG tiene sus filiales como Las Tunas y Ciego de Ávila.

Un ejemplo es el Proyecto Socio Cultural Comunitario Yambambó, en el municipio Morón, que propone la revitalización de tradiciones haitianas a través de la enseñanza del creole, percusión, práctica del sistema mágico religioso vudú y la compañía femenina Fam cetwal.

Tomando como referencia el poemario La paloma de vuelo popular escrito por el poeta desde el exilio y poemas como La muralla, Casa de vecindad y Canción carioca transcurrió este espacio para el debate y la concientización que propone la Fundación Nicolás Guillén cada dos años.

La gala de clausura tuvo lugar en la Casa de la música de la Plaza 31 y 2, ubicada en el Vedado, y fue protagonizada por la compañía femenina Fam cetwal y el maestro José luís Cortés y NG La banda.

El presidente de la Fundación Nicolás Guillén, Nicolás Hernández Guillén, recalcó la importancia de espacios para el debate, la reflexión y la búsqueda de soluciones a problemáticas actuales de la realidad cubana. Foto: Maykel Espinosa Rodríguez

Pablo Rodríguez,  Investigador del Instituto  Cubano de Antropología. Foto: Maykel Espinosa Rodríguez

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.