Lo alto de un precio

Memorias de un personaje son contadas entre letras que valen quizás mucho más de lo que se presupone

Autor:

Luis Sexto

Mi costumbre antes de comprar un libro consiste primeramente, si no he tenido referencias previas, en abrirlo, pasar algunas hojas, leer algún párrafo al azar. Luego, ver las notas de contracubierta…  

Quizá así actúen los lectores avezados, quizá hasta los menos experimentados. Y así obré cuando vi en un anaquel de cierta librería El precio de la paz, de la editorial Capitán San Luis. Sin abrir sus páginas o leer como mínimo el texto de contracubierta uno podría suponer una tesis histórica o política.

Pues bien, no tuve que ahondar tanto. En la cubierta, además del título, el libro mostraba un subtítulo: Memorias del general de división Pedro García Pélaez. El precio, mínimo. Y les aseguro que aunque me hubiese costado más, también lo habría adquirido.

No me arrepiento de haber leído de un tirón las memorias del general García Peláez, guerrillero en la Sierra Maestra. Y después del triunfo de la Revolución, uno de los fundadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

En una prosa muy clara, limpia, sin disonancias, pude adquirir información profunda sobre los días del soldado. Pude saber cómo los comandantes y capitanes del Ejército Rebelde cursaban las escuelas militares. Reí con el sentido del humor de estos hombres habituados a exponer la vida sin titubear. Y percibí cómo el guerrillero de ayer, se transformaba en un militar disciplinado, instruido, culto, capaz de dirigir divisiones y siempre con el humor y la llaneza a flor de gestos y palabras.

Hallé en este libro, sobre todo, limpieza ética. En sus páginas, el heroísmo y el sacrificio no envanecen a quien escribe sus memorias, sino, al contrario, hacen que el general de división Pedro García Peláez, nacido en Cienfuegos en 1928, evoque su existencia mediante el predominio de valores humanos como la modestia, el sentido de justicia, el respeto por el soldado, la disposición de entregar la existencia a destiempo. Desde la Sierra Maestra hasta Angola. En fin, uno experimenta orgullo al leer estas memorias de humana y revolucionaria épica.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.