Si te haces de merengue...

Los pinos nuevos fueron relegados en México. Foto: Roberto Suárez. En medio de la «futbolmanía» que vivimos por estos días, no duele menos ni deja de ser sorprendente la derrota del equipo masculino cubano frente a República Dominicana en la I Copa Panamericana de Voleibol, que se desarrolla en México.

Autor:

Ricardo Quiza

Este batacazo nos dejó fuera de la discusión de medallas y corrobora lo dicho a JR hace unos días por Roberto García, DT de la selección nacional: a los XX Juegos Centroamericanos y del Caribe hay que asistir con todos los hierros si queremos dormir tranquilos.

El resultado adverso, que se produjo en cuatro sets (23-25, 26-28, 25-21, 25-20), es inédito para nuestra nueva generación de voleibolistas, si se toma en cuenta que hacía 44 años que Cuba no perdía en la rama varonil a este nivel con un equipo dominicano. El último fracaso había ocurrido en los Juegos Centrocaribeños de 1962 efectuados en Kingston, Jamaica.

«Yo sé que este triunfo va a hacer feliz a mucha gente en nuestro país, pues hemos derrotado a un equipo muy poderoso, aunque sea la segunda escuadra de Cuba», dijo Julio Frías, el entrenador dominicano.

«El equipo tuvo una motivación extra jugando contra Cuba y entramos a la cancha con una gran determinación», comentó a su vez Elvis Contreras, el mejor jugador de los vencedores, quien resultó el máximo anotador de la competencia con 117 tantos.

Así, aunque creo firmemente que nuestro primer equipo (anda preparándose ahora por Rusia) saldrá adelante en los Juegos de Cartagena de Indias, no podrá haber allí exceso de confianza porque, además de los quisqueyanos, competiremos contra los venezolanos, los puertorriqueños y los mexicanos, todos rivales peligrosos que han elevado notablemente su nivel.

Eua campeón

Estados Unidos, el otro conjunto que logró superarnos, se adjudicó el título de esta primera versión masculina de la Copa, al disponer de Canadá, en la semifinal, y de República Dominicana, en la discusión del cetro.

Los norteños despacharon a los quisqueyanos en cuatro sets (17-25, 25-20, 25-17, 25-23), apoyados en la labor ofensiva de sus estelares David McKienzie (16 puntos) y Riley Salmon (10).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.