¿Por qué no estamos en el Mundial?

Vivimos las emociones de la Copa del Mundo de fútbol Alemania 2006, pero Cuba no está. Exiguo roce internacional, poca duración y calidad de nuestro campeonato, e insuficiente apoyo institucional, nos mantienen alejados de estas citas

Autor:

La selección Sub-21 podría representarnos en el próximo mundial. Foto: Franklin Reyes Corría el minuto 76 cuando casi 20 000 cubanos gritaron hasta el delirio el gol marcado por Léster Moré contra la selección de Costa Rica, en el partido de ida de las eliminatorias para el Mundial Alemania 2006. El encuentro finalizó empatado a dos, pero el once cubano demostró que contaba con potencial para derrotar a uno de los mejores conjuntos del área centrocaribeña.

Un triunfo en aquel choque, disputado el 12 de junio de 2004 en el estadio capitalino Pedro Marrero, no le daba a Cuba el boleto para Alemania 2006, pero le allanaba el camino hacia la meca del fútbol, pues los restantes contrarios exhibían menos nivel que Costa Rica.

El duelo de vuelta terminó con empate a uno. El resultado favoreció el pase de los «ticos» a la siguiente ronda y la eliminación de la Isla, una vez más.

CASI 70 AÑOS DE AUSENCIA

Cuba fue el primer país caribeño en participar en un mundial de fútbol, al cual asistió por invitación. La cita fue en Francia en 1938, donde el equipo llegó hasta cuartos de final, tras doblegar al fuerte conjunto de Rumania, sorprendiendo al mundo futbolístico.

Aquella incursión parecía el inicio de un prolífero camino para el fútbol nacional. Sin embargo, no fue así. Hace 68 años que la afición cubana espera ver nuevamente a su selección en una cita mundialista.

En todo este tiempo han sido muchos los experimentos para lograr ese objetivo, pero los esfuerzos han caído en saco roto. Los motivos son tantos como los años que lleva la Isla ausente de la mayor fiesta balompédica.

Después del triunfo revolucionario se pusieron en marcha incontables estrategias para elevar el nivel futbolístico: Desde la inserción de técnicos extranjeros —principalmente de Europa del Este— hasta topes con algunos clubes y seleccionados foráneos de probada calidad. Sin embargo, el combinado nacional sigue sin encontrar el camino que lo guíe a otra Copa del Mundo.

MUCHOS EQUIPOS Y POCAS PLAZAS

«Algunos piensan que clasificar para un mundial es fácil, y que no lo hacemos por falta de competitividad, tradición o calidad de nuestros atletas, pero la situación es más compleja. Para lograrlo tenemos que vencer a equipos superiores al nuestro en todos los sentidos», opina el licenciado Antonio Garcés Segura, secretario general de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC).

«Dentro de la región son 40 los conjuntos que pujan por las tres plazas y la repesca (otro posible cupo) concedidas por la FIFA para el área, entre los cuales se encuentran algunos de renombre como México, Estados Unidos y Costa Rica.

«Además, el fútbol es el deporte nacional en la mayoría de los países a los cuales debemos encarar en la etapa clasificatoria. Eso significa que mientras Cuba desarrolla varias disciplinas, en muchas de estas naciones gran parte de los recursos asignados para promover la actividad deportiva son dedicados exclusivamente al balompié», afirma Garcés.

DIFICULTADES TEMPRANAS

«Uno de los principales problemas de nuestro fútbol es que todavía no trabajamos como es debido con las categorías inferiores, y por tanto algunos atletas llegan a las distintas selecciones con deficiencias técnicas», explica el licenciado Juan Antonio Lotina, hijo, quien labora en la Comisión Nacional de este deporte, donde atiende los niveles escolares.

Si desde las edades tempranas los infantes no aprenden el ABC de esta disciplina, es muy difícil lograrlo después.

«Los pocos partidos jugados al año por nuestros planteles, es otra deficiencia a resolver cuanto antes si queremos llegar a un Mundial. En el mundo se juega once meses al año y se descansa uno.

«En muchos países los jóvenes llegan a la selección de mayores luego de jugar gran cantidad de partidos. En nuestro caso no ocurre así. Los cubanos compiten principalmente en el campeonato nacional, que no es muy extenso, y en contadas ocasiones contra planteles foráneos», manifiesta Lotina.

Otro problema señalado por algunos especialistas es la carencia de balones, lo que atenta considerablemente contra la masividad, algo tan necesario en todos los deportes, y en especial en este, el más competitivo. Los pequeños deben tener más acceso a las pelotas de fútbol para embullarse a practicarlo desde temprano.

«Llevamos varias horas buscando por las tiendas una pelota para el niño que me tiene loco por eso del mundial, pero no encontramos ninguna que cueste menos de 20 pesos convertibles. A ese precio lo siento por él, porque no puedo comprársela», dice Antonio Barreto, padre de un pequeño aficionado.

De esa forma, mientras el balón queda como reliquia en una vidriera, muchos crecen sin patear uno de calidad, explica.

DESCUIDOS Y MÁS TOPES

«Que Cuba lleve tantos años sin asistir a un Mundial es resultado de muchos errores acumulados durante décadas. Nuestro fútbol padece el síndrome del olvido. Desde hace tiempo el país priorizó los deportes en los que somos fuertes, mientras este quedó a la sombra del desarrollo», considera Roberto «El Nene» Hernández, una de las personalidades más conocedoras de este deporte en el archipiélago.

Con más de 45 años vinculado a la disciplina, el Nene es uno de los pocos entrenadores que ha tenido la oportunidad de trabajar al lado de renombrados técnicos como el colombiano Francisco Maturana, además de haber dirigido la selección nacional.

En tanto no exista un apoyo similar al que reciben otros deportes —agrega—, no veremos los avances ansiados por nuestra afición. Cuanto más tiempo pase, el problema será peor.

¿DE AFUERA O DE ADENTRO?

El asunto del técnico ideal para la selección criolla fue otro de los más polémicos temas durante la realización de este reportaje. Algunos consideran que un extranjero con mucha experiencia es la solución perfecta.

Pero en este aspecto también discrepan los entendidos y se basan en la historia para demostrar su punto de vista. «No conozco otro país por donde hayan transitado más técnicos extranjeros que Cuba. Sin embargo, nuestro fútbol avanzó poco en varias décadas. Ya desde los setenta había estrategas europeos aquí, incluso en las provincias», recuerda el Nene.

«Muchas veces los técnicos de afuera vienen a buscar un resultado individual que les convenga, y cuando no lo alcanzan se van sin importarles mucho el trabajo a largo plazo», dice.

Otro que considera erróneo traer un entrenador del exterior a dirigir nuestros futbolistas es Antonio Garcés. «Los técnicos cubanos tenemos que formarlos aquí. Como bien dijo el profesor argentino César Luis Menotti durante su reciente visita, nuestro fútbol no puede hacerlo un extranjero, porque cada país debe tener su filosofía y estilo de juego», explica Garcés.

«En ese sentido hemos avanzado; en varias ocasiones enviamos técnicos cubanos al exterior para superarse. Ahora tenemos algunos en el Mundial de Alemania participando en los entrenamientos que realizan directores técnicos de renombre mundial como el brasileño Zico, entre otros», explica Luis Hernández, presidente de la AFC.

JUEGO BONITO

El tema es prioridad para Carmelo González, presidente de la Liga de Veteranos y quien por más de medio siglo ha luchado por desarrollar aquí este deporte.

«Para potenciar el balompié necesitamos elevar la calidad del torneo nacional. Tenemos que hacer mucho para convertirlo en lo que es el fútbol a nivel mundial, un espectáculo. Diversos factores opacan el brillo del juego y la asistencia del público a las instalaciones.

«A pesar de la fiebre futbolística registrada en el país al calor de los mundiales, a los estadios asiste un reducido número de aficionados. Las gradas llenas alegran los juegos. Esa afición se logra con equipos representativos y buscando métodos para estimular la asistencia a los estadios», asevera.

«En cuanto a las condiciones de nuestras instalaciones, todavía hay que ganar mucho. Cuando se transmite algún partido del campeonato nacional, los televidentes se desestimulan porque al lado del estadio aparece a veces un potrero con vacas, las gradas en pésimo estado y semidesiertas, y se aprecia claramente que los terrenos no son los mejores.

«La principal cancha del país, el Pedro Marrero, todavía no exhibe el brillo que caracteriza a las instalaciones futbolísticas de ningún lugar. Ni siquiera posee una pizarra electrónica», afirma Carmelo.

La falta de calidad de algunos árbitros y entrenadores a todos los niveles, es otro factor a tener en cuenta, acota Carmelo.

¿IREMOS AL PRÓXIMO MUNDIAL?

A pesar del panorama gris que envuelve a nuestro fútbol, algunos de sus directivos aseguran que es posible la clasificación para el próximo Mundial. Embullo y esperanza no faltan para cristalizar ese sueño.

En contraste con lo que piensan muchos aficionados, los expertos coinciden en que los futbolistas cubanos cuentan con el físico, la inteligencia y el talento necesarios para triunfar en esta disciplina.

Pero al fútbol del patio le tocó bailar mucho tiempo con la más fea. Fue uno de los deportes más castigados por el efecto de la crisis económica. Hubo momentos en que oficialmente no rodó casi ni un balón en la Isla.

Esa situación ha mejorado en los últimos años gracias al esfuerzo institucional, aunque todavía es insuficiente. «Ahora tenemos cuatro selecciones nacionales de distintas categorías, dirigidas por entrenadores cubanos y hemos extendido la duración del campeonato nacional», manifiesta el comisionado.

La ayuda ofrecida por la FIFA y el Proyecto Gol a nuestro país también sirve para estimular el desarrollo de este deporte, aunque al parecer, se necesita aprovechar mejor los recursos financieros que brinda ese organismo y transformarlos en resultados.

Por eso habrá que esperar hasta Sudáfrica 2010 para comprobar si estamos a años luz del buen fútbol, o si llegó la hora de que Cuba haga su mejor gambeta.

PALMARÉS

Asociación de Fútbol de Cuba

Fundada en el año 1924 y afiliada a la FIFA en 1932

Puesto en el Ranking: 80 entre 205 países (mayo 2006)

Primer partido internacional:

Cuba 3-1 Jamaica (Cuba; 16 de marzo de 1930)

Victoria más abultada: Cuba 9-0 Puerto Rico (R. Dominicana; 27 de mayo de 1995)

Derrota más abultada: Suecia 8-0 Cuba (Francia; 12 de junio de 1938)

Copa de Oro: 4 participaciones (1998, 2002, 2003 y 2005)

Copa Caribe Shell: Subcampeón (1996, 1999, 2005)

Juegos Centroamericanos:

Campeón (1930, 1970, 1974, 1978, 1986)

Juegos Panamericanos:

Subcampeón (1979)

Juegos Olímpicos: 2 participaciones

Mundiales sub 17: 2 participaciones (1989 y 1991)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.