Contrarreloj

Autor:

Juventud Rebelde

Cartagena, 17 de julio de 2006

Amigos rebeldes:

Han pasado tres días sin recibir estas epístolas construidas con prisa, pero en ese tiempo no se han ausentado de nuestros latidos emocionales, más intensos ahora al comprobar, tras cuatro jornadas atléticas, que los cubanos seguimos en las preferencias de las simpatías, comparables, incluso, con las brindadas a los mismísimos competidores colombianos.

Esta vez redactamos en el centro de prensa: una modesta carpa colocada dentro de la Plaza de Toros con algunas computadoras. En este lugar —nos cuentan— los matadores se arriesgan tres veces al año frente a los tauros enfurecidos: noviembre, enero y mayo. Mas el resto de la temporada funciona como lugar de espectáculos, en el que han actuado figuras como el puertorriqueño Gilberto Santarrosa. Es un recinto totalmente circular, y sus gradas —con capacidad para más de 20 000 personas— concluyen rematadas a unos 15 metros de altura con el adorno magnífico que simula la inmensa corona de una reina.

Hasta ahora, ha fluido mucho público hacia las instalaciones, aunque la más emblemática en ese aspecto resulta el estadio Pedro de Heredia que, como podrán adivinar, es el escenario del fútbol, un deporte de fiebres aquí. En esa cancha pudimos presenciar el delirio de miles de aficionados locales por el «baile» que le montó Colombia a Antillas Holandesas: una goleada de 7-0.

Hemos tenido varias sorpresas en el calendario, que ha sido variado a última hora en algunas disciplinas, incluyendo el béisbol. Eso ha desajustado nuestro reloj pero no nuestro espíritu.

Después de la inauguración del 15 de julio no hemos podido ver en los certámenes a las mascotas de los Juegos: Cata y Dany. La primera representa a la indígena Catalina, aquella que fuera traída desde las cercanías en 1533 —año de la fundación de la ciudad— por los colonizadores como un «enlace» entre el fundador de la villa, el español Pedro de Heredia, y los nativos Calamarí.

Dany encarna al alcatraz, el ave insignia de Cartagena. Se escogió porque llegó a los versos de Daniel Lemaitre, intelectual cartagenero de referencia obligada, y porque este pelícano además de ser un excelente «clavadista, está en el aire, el cielo y los mares locales».

Les comento que la víspera, revisando un arroyo de papeles estadísticos, encontramos el nombre de la atleta más joven de Cuba. Se nombra Jennifer Alique, es del municipio capitalino de 10 de Octubre, tiene 13 años y concursa en gimnasia artística.

Mientras, el más experimentado es el tirador Guillermo Alfredo Torres Rodríguez (de skeet), quien cumplió 57 años el 10 de febrero. Un ejemplo de que la edad no impide ejercitar los músculos, aunque en este caso lo fundamental son la puntería y la buena visión.

Aprovechamos para contarles que ha sido tan marcada la tendencia de animar los intermedios de las competencias con el reguetón (de moda acá) y es tanto el ardor de los diálogos de los anfitriones que a veces hemos llegado a creer en serio que permanecemos en Cuba.

Sin embargo, despertamos del sueño cuando tocamos otras realidades.

Tengan mi abrazo de siempre.

Osviel Castro Medel

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.