Funcionó la escoba cubana

El pesista cubano Yohandrys Hernández no se conformó con la medalla plateada. El entrenador asegura que la falta de peso influyó en el resultado final

Autor:

Raiko Martín

Un récord centroamericano era una de las primeras metas del pesista cubano Yohandrys Hernández. Foto: Juan Moreno.

CARTAGENA DE INDIAS, Colombia.— «Confía», fue lo único que me dijo el pesista cubano Yohandrys Hernández antes de entrar a la sala de calentamiento del Coliseo Chico de Hierro, de esta ciudad, solo minutos antes de comenzar la disputa de las medallas en la división de 94 kilogramos.

Ya sobre la plataforma, el mejor levantador del continente durante el pasado año hizo lo necesario para garantizar el compromiso de barrer con todos los títulos de su categoría en estos XX Juegos Centroamericanos y del Caribe, resultado que clasifica hasta ahora como la mejor actuación de las pesas cubanas en el torneo.

Apenas dos movimientos necesitó el «Gato» para dominar la modalidad de arranque, pues sus 167 kilogramos fueron inalcanzables al anfitrión Jairo Cossío y a Ángel Daza (VEN), dueños de 165 y 152 kilos, respectivamente.

Ya con el cetro en su poder, el tunero intentó borrar de los libros la plusmarca regional, mas no pudo con los 174 kilos puestos en la palanqueta.

En el envión, tampoco afrontó contratiempos, a pesar de fallar un intento antes de levantar 208 kilogramos. Algo de presión intentó ponerle entonces a la prueba el venezolano Daza, pero tampoco pudo superar esa marca, conseguida después por nuestro medallista mundial en su segunda oportunidad.

Luego se colocaron en la barra los 221 kilos que superaban la cota máxima del área, y otra vez le faltó a Yohandrys la fuerza necesaria para apuntalar su intento con un récord centrocaribeño. Lástima, porque esta era su mayor aspiración en la competencia.

«Confiaba en que ganaría, pero quería también hacer buenas marcas, superar los 390 en el total y dedicarle un récord a mi pequeño hijo y a todos los que me siguen y me apoyan», confesó después visiblemente insatisfecho.

Acostumbrado a registros más sobresalientes, la inconformidad de Yohandrys pudiera parecer lógica, pero según sus preparadores, haber competido con apenas 91.750 kilogramos tuvo sus efectos negativos, sobre todo en el envión.

«Las altas temperaturas de esta ciudad no lo han dejado llegar a su peso ideal que es sobre los 93 kilos», nos apuntó Marcelino del Frade, jefe técnico de la comisión nacional, quien hace función de juez en esta competencia.

De cualquier forma, Yohandrys puede estar orgulloso de haber concretado esta marca, pues ninguno de los anteriores concursantes en la rama masculina había podido dominar completamente en todas las modalidades.

Así, el levantamiento de pesas cubano llegó a su décima corona en los Juegos, y sumó en la jornada una medalla de plata y otras dos de bronce por intermedio del jovencito Jadiel Valladares en la división de 85 kilogramos, en la que los colombianos Héctor Ballesteros y José Oliver Ruiz se repartieron los títulos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.