Contrarreloj

Autor:

Juventud Rebelde

La Campeona olímpica Osleidys Menéndez encabeza al atletismo cubano. Cartagena, 20 de julio de 2006

Amigos rebeldes:

Hoy, en las expediciones difíciles a pie por la ciudad para calcar hazañas atléticas, hemos visto a José Martí. Y el hecho magnífico ha zarandeado nuestra sangre.

Nada hay en el mundo tan estremecedor como mirar al mártir propio convertido en silueta gloriosa y perpetua de otros pueblos.

Está el hombre de versos, cual rescoldo de referencia colectiva, en el pequeño Parque de los Héroes de Cartagena. Permanece allí con serenidad, rodeado de varios próceres americanos, entre ellos Simón Bolívar…

En cuestiones deportivas reparamos durante toda la jornada en la curiosidad de los nativos, ansiosos de conocer si resultaría posible un «milagro mexicano» en estos Juegos. Es decir, si los aztecas serían capaces de continuar con esa corriente de medallas y encaramarse en el pedestal que conquistó Cuba a partir del año 1970.

Nosotros explicamos con modestia: «Nadie puede adivinar el futuro en ese mundo de nervios y músculos»; de paso reconocemos el salto azteca y aterrizamos en los que, presuntamente, trastrocarán el medallero en bien de Cuba: boxeo, lucha, judo, atletismo…

Ya veremos. Precisamente esta última disciplina viene con la mayor cantidad de competidores antillanos: 62, entre ellos cuatro campeones olímpicos.

Yendo a otros temas, ustedes me escriben para preguntarme si el tirador Guillermo Alfredo Torres, el atleta más longevo de nuestra nación en este certamen y de quien hablé hace unas fechas, es también el decano entre todas las delegaciones. La respuesta: no.

Sabemos que al menos el puertorriqueño Ralph Rodríguez tiene más veteranía. Anda por los 65 años; practica la especialidad de rifle tendido y ha intervenido, contando estos, en nueve Juegos Centroamericanos. También en ocho Panamericanos.

«Si mañana me siento bien sigo tirando hasta que Dios diga», expresó antes de la lid a la prensa de su país.

Ya lo expusimos; las edades no son sismos que rompan almas de persistencia.

Les cuento que proseguimos con un clima ecuatorial, hoy sin lluvias, y con los «ajustes» ocasionales de programa.

Me despido con un chismecillo: una televisora local, entrevistó a la ciclista Lisandra Guerra, ganadora del oro en la velocidad y quien tuvo un ligero pugilato verbal con la ganadora de la plata, la colombiana Diana García.

¿Qué le dijiste, que te vimos discutiendo con ella?, le preguntaron a la cubana. Tranquila y decentemente la matancera replicó: «Simplemente que compitiera limpio, eso no le luce, mucho menos delante de su pueblo».

Con este brochazo me despido. Los quiero. Y estallo con ustedes de emoción deportiva.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.