Contrarreloj

Autor:

Juventud Rebelde

Tres glorias del deporte. De izquierda a derecha: Héctor Milián(lucha), Legna Verdecia (judo) y el pelotero Omar Linares Cartagena, 21 de julio de 2006

Amigos rebeldes:

Hoy, al igual que otras fechas, hemos pasado la jornada como la canción de Alfredo Rodríguez: «De aquí para allá y de allá para acá», en la exploración de gestos, pormenores, secretos y anécdotas.

En esa cuerda les diremos: los grandes titulares de la prensa deportiva de Colombia siguen refiriéndose a la «tormenta mexicana», que por primera vez, en presencia de los antillanos, ha atacado durante días el pináculo de la tabla de posiciones. Los naturales de a pie no se quedan al margen de esta corriente y con frecuencia nos preguntan maravillados a las puertas de las instalaciones: «¿Y Cuba ganará?» Nuestra respuesta: «Tiempo al tiempo».

Redactamos ahora desde el Complejo Acuático con el fondo musical de Añoranza por la Conga, que ha inmortalizado Sur Caribe. Las muchachas del nado sincronizado están ensayando y han escogido parte de ese tema pegajoso para la presentación.

María Luisa Calle, muy querida en Colombia. Entre lo más notorio de esta fecha destaca, sin duda, el intercambio de José Ramón Fernández con las glorias deportivas de nuestro país, invitadas especialmente a estos Juegos. Una definición breve tenemos para el encuentro: «Aguacero de estrellas». Les recuerdo que en esta tierra costeña están, entre otros, Legna Verdecia, Mercedes «Mamita» Pérez, Enrique Figuerola, Omar Linares, Rodolfo Falcón, Enrique Panabella, Rafael Cañizares, Félix Isasi, Felipe Sarduy, Ramón Echevarría, Orlando Martínez, Alberto Moreno, Pastor Rodríguez, Héctor Milián, Armando Capiró y Agustín Marquetti. Los cartageneros recuerdan sobremanera a estos dos últimos porque integraron las selecciones patrias que ganaron aquí los mundiales de 1970 y 1976. Yendo a otro tema: hemos estado cerca de la ciclista María Luisa Calle, el más grande ídolo de Colombia. Ella, una rubia alta y muy delgada, pasó por una odisea después que obtuvo la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas. Fue acusada de dopaje y le retiraron la medalla; más tarde, ante la ausencia de pruebas, le devolvieron su tesoro. «La ley siempre se aplica para los de ruana (los campesinos)», me comenta un periodista de Barranquilla. Quiere decir que los reglamentos suelen aplicarse cerrando los ojos a los de países del Sur. Antes de despedirme el abrazo de todos los días. Pienso que a esta hora ya tengan preparado por allá el festejo tradicional del 26. Aquí esperaremos la fecha recordando a la generación que encendió la chispa y vivificó el fuego nacional.

Suyo siempre,

Osviel Castro Medel

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.