Mireya Luis añora sus años de atleta

Fue una de las principales jugadoras de la selección nacional de voleibol de Cuba. En la actualidad es responsable de Relaciones Internacionales en la Federación Cubana de Voleibol

Autor:

Juventud Rebelde

Mireya participó en el sorteo del concurso de la Liga Mundial, en el Juventud Rebelde. Foto: Roberto Morejón Como Micaela, el personaje que ya inmortalizó la canción de Sur Caribe, Mireya Luis siente «añoranza por la conga» en estos días en que transcurre en Japón el campeonato mundial de voleibol femenino.

En un encuentro casual, pongo la grabadora en su boca, le susurro la palabra añoranza, y ella nos dice, entre un mar de suspiros:

«Añoro estar jugando en la cancha, abrazar a mis compañeras, ver a mi equipo ganar otra olimpiada, otros mundiales. Extraño ver al público llorar de emoción cuando irrumpimos en un repleto coliseo de la Ciudad Deportiva...

«Son tantos los recuerdos... Esas tres medallas que conquistamos en los Juegos Olímpicos de Barcelona, Atlanta y Sydney constituyen algo grandioso. Recuerdo como si fuera hoy aquel histórico partido contra Brasil en Atlanta, esa discusión entre ambos equipos que demostró que las batallas no siempre son solo en el terreno, sino que a veces hay que pelear en otros espacios por mantener en alto la dignidad que nos caracteriza.

«Siento añoranza del abrazo que le di a Eugenio (George) en Barcelona ’92, cuando ganamos el primer torneo olímpico. Nunca olvidaré tampoco aquella decisión de dejar atrás mi Camagüey querido, o la de saltar a la cancha, porque mi equipo lo necesitaba, apenas unos días después de convertirme en madre. Realmente tuve la dicha de vivir emociones que no hay palabras para describir.

«Siempre me acompaña el primer encuentro con Fidel. Yo tenía apenas 15 años de edad y se produjo después que regresamos de los Juegos Panamericanos de 1983, en Caracas. Su brazo por encima de mi hombro, como demostración de la confianza que había depositado en mí a pesar de ser yo tan joven... Con el Comandante he compartido en muchas ocasiones, pero las impresiones de la primera vez son irrepetibles.

«También, sin que mi pueblo sienta celos, recuerdo las muestras de cariño y solidaridad que me brindaron siempre los chinos. Ellos todavía me quieren mucho y me reclaman. Me lo dicen sus mensajes desde allá...

«Y ya, te suplico que apagues la grabadora, tú sabes que yo soy llorona...».

Admirada hasta el delirio

Mireya Luis nació en Camagüey, el 25 de agosto de 1967. Tenía apenas 14 años cuando irrumpió en un campeonato nacional de primera categoría, donde fue considerada mejor atacadora. Ya en ese entonces su poder de salto le permitía llegar hasta los 3,05 metros.

A los 17 años de edad tuvo su gran debut internacional, cuando asistió a los Juegos Panamericanos de Caracas ‘83, donde Cuba se agenció el título. Desde ese momento su nombre comenzó a ser noticia en todos los continentes, particularmente en países asiáticos como Japón y China, donde la afición la admiraba hasta el delirio.

Durante 18 años, Mireya Luis se mantuvo como una de las principales jugadoras de la selección nacional de Cuba. Apenas tres semanas después de parir, en 1986, jugó en el conjunto que ganó medalla de plata durante el Campeonato Mundial celebrado en Praga.

Luego de su despedida como atleta, a propuesta de Juan Antonio Samaranch, pasó a integrar la Comisión de Atletas del Comité Olímpico Internacional y posteriormente la Comisión de Solidaridad Olímpica.

En la actualidad es responsable de Relaciones Internacionales en la Federación Cubana de Voleibol.

CUBA-EGIPTO

En la continuación del XV Campeonato Mundial se efectuaba en la madrugada de este viernes (hora de Cuba), el tercer programa con los partidos de Cuba-Egipto, Perú-Serbia y Montenegro y Turquía-Italia, correspondientes a la serie D (Nagoya. Japón).

En la A (Tokio): Tapei de China-Corea del Sur, Polonia-Costa Rica y Japón-Kenia; en la B (Sapporo): República Dominicana-Azerbaiyán, Rusia-Alemania y México-China, y en la C (Kobe): Brasil-Holanda, Puerto Rico-Kazajstán y Estados Unidos-Camerún.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.