Confiesa Ivanchuk que vendrá al próximo Memorial Capablanca de ajedrez

El ucraniano buscará su tercera corona en línea. De momento, es uno de los cinco hombres que han vencido en dos ediciones

Autor:

Juventud Rebelde

Fidelito «se lució». Foto: Juan Moreno Cuando todavía se recogen los tableros del Memorial Capablanca, concluido en el hotel Habana Riviera con el triunfo del Gran Maestro ucraniano Vassily Ivanchuk en el grupo Élite y del GM cubano Walter Arencibia en el Abierto, les quiero comentar algunas noticias que trascendieron en la jornada de clausura.

En primer lugar, Ivanchuk confirmó que regresará el próximo año para buscar su tercera corona en línea. De momento, el ucraniano es uno de los cinco hombres que han vencido en dos ediciones consecutivas, pues antes lo habían logrado el sueco Ulf Andersson (1974 y 75), el local Jesús Nogueiras (1983 y 84), el argentino Carlos García (1986 y 87) y el inglés Anthony Miles (1995 y 96), todos en el grupo principal.

Además, el grupo Abierto, donde se reunieron 50 contendientes, se mantendrá para la próxima versión del clásico habanero, una decisión muy inteligente, pues esta vez casi le roba el protagonismo a la llave Élite.

Me impresionó mucho allí la actuación del Maestro Internacional (MI) Fidel Corrales (terminó empatado con Walter en la puntuación), un muchacho muy prometedor que ya en el 2005 había «enseñado las uñas». Con él conversé sobre la preparación psicológica, pues sospechaba que la ansiedad era uno de sus mayores rivales.

«Sí, soy muy ansioso, sobre todo porque no me gustan las tablas y me desespero por tratar de ganar. A veces hasta me delato con los ojos. Pero he trabajado mucho para mejorar ese aspecto y creo que voy lográndolo», confesó sin rubor.

Otros jóvenes que merecieron altas notas fueron el GM recién ascendido Holden Hernández (cuarto), el combativo Maestro FIDE (MF) Orelvis Pérez (sexto) y el MI Aryam Abreu (séptimo), quienes pelearon casi todo el tiempo en la primera línea de fuego.

Sin embargo, yo esperaba más de los GM Neuris Delgado y Yuniesky Quesada, integrantes de nuestro equipo olímpico, así como del MI Yuri González y de Omar Almeida, otro que estrenó el máximo título ajedrecístico. Y no es que jugaran mal —de hecho se ubicaron todos entre los 20 primeros—, pero tienen atributos para hacerlo mejor.

En cuanto a las muchachas, vi jugar de cerca por primera vez a la MF Oleiny Linares y me agradó su desempeño. En cifras, la jovencita sumó 4,5 puntos y engordó bastante su coeficiente ELO. Ojo, que puede despegar.

Entre los extranjeros, dos imberbes enseñaron talento por arrobas: el MI venezolano Eduardo Iturrizaga (fue tercero) y su homólogo canadiense Eric Lawson, este último sin hacer mucho ruido.

En fin, que mucho colorido tuvo el Capablanca, organizado sin embargo a duras penas y pasado de fecha. Ojalá no haya más trabas para celebrar este evento, el torneo de su tipo más antiguo de América. Las tradiciones se defienden a capa y espada.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.