Aumentan las expectativas tuneras frente a Villa Clara

Esta tarde, desde las 2:00 p.m, el estadio Julio Antonio Mella en las Tunas, será escenario del importante —acaso decisivo— tercer juego entre ambos equipos

Autor:

Juan Morales Agüero

Los tuneros celebraron de lo lindo en el sandino. Foto: Angel Yu LAS TUNAS.— Pablito, el panadero, me retuvo junto a su mostrador y me incorporó a la peña que suele improvisar en torno suyo cada mañana para discutir de pelota. «Bueno, dime, ¿qué te parece nuestro equipo? La tanda se banqueteó con los lanzadores de Villa Clara el jueves. Le vamos a dar otra dosis aquí en casa», comentó risueño.

Le dije que, en efecto, los tuneros transitan por un excelente momento y pueden protagonizar una sorpresa mayúscula. «Pero —advertí— la tropa de Víctor Mesa jamás tira la toalla».

Realmente, por estos días la población de esta provincia no habla de otra cosa sino de pelota. ¿Motivos? Uno, la inédita inclusión del conjunto local en el play off. Y dos, el juego que están desarrollando los leñadores, quienes, después de indigestar con ácido cítrico ante los naranjas en su debut en el «Sandino», una jornada más tarde hicieron astillas al staff villaclareño en solo siete entradas mediante 16 demoledores golpes de hacha.

Por acá se recordará durante mucho tiempo el tercer capítulo de ese memorable desafío, donde los tuneros compilaron 16 presentaciones al bate y alcanzaron el home en 12 oportunidades gracias a nueve imparables, tres boletos, dos pelotazos y par de pifias. Todo ante el estupor del público anfitrión, que se fue a la cama sin el aliciente de ver a su equipo anotar ni siquiera una vez frente a los envíos de Wilbert Verdecia.

Esas 12 carreras en un mismo inning, pulverizaron una plusmarca para un play off que databa del año 2004, cuando el 17 de marzo, en el propio estadio Sandino, Villa Clara le anotó 11 carreras a Granma en el quinto episodio.

Además, Yordanis Alarcón bateó de 5-5, cosecha nunca antes vista en esta fase. Por cierto, el hombre lleva de 9-7 en dos partidos.

Sin embargo, ¿significa esto que ya la tropa de Ermidelio puede creerse con el pasaporte a las semifinales en el bolsillo porque retorna a casa igualado con su rival? En lo absoluto. Villa Clara es un equipo grande, difícil y experimentado, de esos que se sienten a sus anchas en los encuentros decisivos. Las Tunas, por su parte, tiene a su favor la ofensiva de sus hombres y los deseos de incrementar su hazaña.

Esta tarde, desde las 2:00 p.m, el estadio Julio Antonio Mella será escenario del importante —acaso decisivo— tercer juego. ¿Quién ganará? ¿El entusiasmo de los leñadores o la experiencia de los anaranjados? Obviamente, no tengo la respuesta. Con la pregunta solo pretendo echar un poco de leña —y no vean aquí alusiones— al horno de la polémica.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.