¿Cómo jugar sin nervios?

Autor:

Juventud Rebelde

«Ese es un monstruo, no tiene nervios». Así suelen decir los fanáticos de la calle para elogiar a los peloteros que en los momentos de presión suprema —cuando un frío suele subir a los cuerpos de los aficionados— conectan el batazo decisivo o tiran un relevo que hasta el Demonio recuerda.

Nadie olvida, por ejemplo, la hora escalofriante en que Lourdes Gourriel, a la altura del noveno episodio del juego decisivo del Mundial de Italia (1988), pegó aquel martillazo con su aluminio frente a Jim Abott, un zurdo estadounidense que lanzaba dragones vivos hacia el plato.

No se han apagado tampoco los momentos de tensión en que Antonio Pacheco, oportuno por excelencia, volteó pizarras adversas con una aparente sangre fría, lo cual le valió el mote de El Tigre.

Cada partido de pelota es diferente, pero las batallas de tensión exigen a los atletas tener nervios de metal. ¿Cómo hacer entonces para que a los deportistas no les suban al cuello otras partes de su anatomía, y puedan responder bien ante los imperativos de los juegos cruciales, como estos del play off?

Enrique Álvarez reconoce que la tensión es consustancial a los juegos de postemporada. Difícil pregunta. Enrique Álvarez, psicólogo del equipo camagüeyano desde hace siete años, reconoce que la tensión es consustancial a los desafíos de postemporada y en estos aumentan las exigencias psicológicas.

«Hay mayor incidencia de elementos externos, que hacen que en cualquier momento el atleta pueda cargarse emocionalmente, actuar inseguro, tenso, contraído y por estas causas rendir por debajo de sus potencialidades habituales. Por eso nosotros insistimos en que ellos busquen ciertas habilidades y mantengan la concentración.

«No hay dudas de que muchas veces la diferencia entre una mala y una buena actuación está determinada por el manejo que sepan hacer de estas habilidades. Nosotros les decimos que salgan a divertirse y cuando hablamos en estos términos nos referimos a instalar vivencias emocionales positivas. Si hay alegría, difícilmente puede haber miedo a fallar, que es lo que con más frecuencia ocurre en el atleta. Es lo que ellos llaman miedo a embarcar. Aunque en muchas ocasiones lo que decide está en la calidad de cada uno, pero no siempre».

Ricardo Ocaña opina que el secreto está en no ver a los play off como algo diferente. Por su parte, Ricardo Ocaña, psicólogo de la selección santiaguera, admite que el secreto de la relajación y la concentración para cualquier jugador está en no diferenciar a los play off del calendario regular.

«Si haces hincapié en que esta es una fase diferente, fracasas. Claro, siempre vendrán las tensiones, los nerviosismos».

Lo importante, entonces, según sus palabras, es sobreponerse con las fuerzas de cada cual y poseer algo más que un gran corazón dentro del pecho.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.