Encabeza Evo Morales protestas por decisión de la FIFA

El presidente boliviano ha participado en  varios partidos para demostrar al mundo entero que se puede jugar a cualquier altitud.

Autor:

José Luis López

Evo le ha puesto carácter a la FIFA. Foto: AP

El presidente de Bolivia, Evo Morales, encabeza las protestas por el veto de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA) a los partidos internacionales en canchas ubicadas a más de 2 500 metros sobre el nivel del mar.

Todo comenzó cuando la FIFA anunció recientemente en Zurich —donde dio a conocer además la reelección del suizo Joseph Blatter como presidente de la entidad—, que prohibía la realización de esos cotejos «por razones médicas y para proteger la salud de los jugadores».

Morales, apoyando también a países afectados con esta disposición como Perú, Ecuador, Colombia y Chile, reaccionó entonces con celeridad y comenzó tal cruzada con los «tacos sobre la cancha». A saber, el mandatario jugó el pasado miércoles tres encuentros, cada uno de 30 minutos, para demostrar que la altura de La Paz y del estadio Hernando Siles, situado a 3 577 metros, no provoca daños. Mas, la medida de FIFA afecta a otras cuatro ciudades bolivianas: Cochabamba (2 558 metros), Sucre (2 790), Oruro (3 702) y Potosí (3 976).

«Hemos conseguido la solidaridad de los presidentes de naciones hermanas como Argentina, Uruguay, Perú y Venezuela, y esperamos también el apoyo de muchos más», expresó Evo, quien este viernes volvió a jugar fútbol contra profesores y estudiantes de un laboratorio de Física, situado en el nevado Chacaltaya, a 30 kilómetros de La Paz y ubicado a ¡5 375 metros! de altitud.

La escuadra del mandatario ganó por 10-3. «El resultado no interesa, sino demostrar al mundo entero que se puede jugar a cualquier altitud. Se juega donde se vive», destacó.

«El presidente de Sudáfrica nos apoya en nuestra campaña, eso es importante. Y que quede claro que si nos sacan de la FIFA por la altura, el próximo campeón en Sudáfrica ya no será campeón del mundo», aseveró Morales.

Resulta contradictorio que la FIFA abogue por proteger la salud de los futbolistas en la altura y, por otro lado, no valore las condiciones de aquellos que en el continente africano juegan «maltratados» por el calor, o de quienes en Europa compiten bajo gélidas temperaturas. Todo ello sin sumar que los mejores jugadores del mundo —emplantillados con toda seguridad en clubes europeos—, disputan casi cien partidos al año. ¿Quién saca estas cuentas?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.