La gente

Autor:

Juventud Rebelde

RÍO DE JANEIRO.— Aunque nuestra cultura difiere en muchos aspectos, cubanos y brasileños tenemos, en cambio, un mar de cosas en común. Así, por ejemplo, somos de «sangre caliente» para practicar deportes y los pies casi se nos desprenden del cuerpo cuando escuchamos la música.

Por ello, desde que llegamos a esta ciudad, los lugareños nos saludan con cierta complicidad. Hablamos con ellos una especie de «portuñol», con palabras de su portugués pegajoso y nuestro español estridente. Pero nos entendemos, y eso es lo importante.

Y es que la hospitalidad es algo común en Brasil. Les cuento que el Instituto Brasileño de Turismo acaba de revelar los resultados de una encuesta aplicada el pasado año a 2 400 vacacionistas, y más del cincuenta por ciento de los entrevistados coincidió en señalar la simpatía y la felicidad como las características fundamentales de los nacidos aquí en el gigante sudamericano.

Y los voluntarios escogidos para apoyar la organización de los Juegos son una prueba de ello. Solícitos, estos muchachos acuden presurosos ante cualquier llamado, ya sea para preguntar por la salida de los ómnibus o para revisar la conexión a Internet, muy demandada en estos inicios.

Ellos nos ayudan además a familiarizarnos con el Real, la moneda brasileña corriente, que circula en billetes de 100, 50, 20, 10, 5, 2 y 1. El «menudo», en cambio, aparece en «pesetas» de un Real, o de 50, 25, 10 y 5 centavos.

Igualmente, los chicos pueden sacarnos de un apuro, como cuando anoche nos alertaron a tiempo de que algunos transportes públicos presentan la inscripción «Downtown» (centro del pueblo, en inglés), pero esto se refiere a un centro comercial y no a la parte más populosa de la ciudad. Para llegar hasta allí, tuvimos entonces que capturar un vehículo con el rótulo «Centro».

Con tales aptitudes y actitudes, Río de Janeiro hospeda ya a unos 5 500 atletas de 42 países, y espera en total la visita de más de 60 000 turistas, muchos de los cuales ya recorren sus calles.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.