Lo cortés y lo valiente de los brasileños - Deporte

Lo cortés y lo valiente de los brasileños

Autor:

Juventud Rebelde

RÍO DE JANEIRO.— «Bom dia», «Boa tarde», «Boa noite» son expresiones cordiales que escuchamos por doquier desde que llegamos a esta ciudad. Y no necesito traducirlas, porque usted seguramente comprenderá su significado. Junto a ellas, hay otra muy popular: «obrigado», que quiere decir gracias.

En sentido general, los anfitriones de estos XV Juegos Panamericanos son personas cálidas y sonrientes. Y a los cubanos nos tratan bien. Tanto, que constantemente se interesan por nuestro país y se solidarizan con nuestra lucha.

Sin embargo, cuando se ponen el traje verde y amarillo para sumarse a la torcida en cualquier instalación deportiva, los brasileños pierden la razón. Recuerdo todavía la histórica final del voleibol femenino, cuando las gradas del gimnasio Maracanazinho irrespetaron a las cubanas, el equipo más «grande» del siglo XX.

Y no se trata de gritarles, o de silbarles, lo cual es normal en una situación como aquella. Al mismísimo Lazo, por ejemplo, lo llevan bien recio en el Latinoamericano, pero él sabe que es cosa de un juego.

Mas, abuchear a un equipo que ha ganado en buena lid, incluso en la ceremonia de premiación, ronda en el fanatismo. Y el ser humano tiene el don de la razón, así que, sinceramente, esperaba más del público local. Reconocer al adversario, más allá de las simpatías o las antipatías, es una cuestión de ética.

Pensaba en eso este viernes cuando José Ramón Fernández, presidente del Comité Olímpico Cubano, premiaba al equipo de béisbol de Estados Unidos, que ganó aquí la medalla de plata. Lo dijo una vez Fidel de forma lapidaria: «el honor vale más que la vida, la vida sin honor no tiene sentido».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.