Cuba y Estados Unidos por el cetro

Tras derrotar a Japón, el equipo cubano topará con el norteamericano este domingo en la gran final

Autor:

Juventud Rebelde

El joven zurdo holguinero Aroldis Chapman se graduó con altísimas notas y Cuba superó este sábado a Japón, cinco carreras por tres, para acceder a la final de la Copa Mundial de béisbol con sede en Taipei de China. Así, esta madrugada los criollos peleaban por el cetro contra Estados Unidos, que le bajó los humos a Holanda con lechada de 5-0.

Ya habíamos comentado en esta página que Aroldis se veía suelto sobre la lomita a pesar de sus 19 años, pero lo que hizo frente a los japoneses pasó de castaño oscuro: solo tres hits en ocho capítulos, con 11 ponches. Ya ve usted, por eso decimos siempre que en el equipo nacional deben estar los de mejor rendimiento cada año. Si triunfan aquí, pueden hacerlo en cualquier parte. No olviden que la motivación obra milagros. Y los ejemplos sobran.

El choque fue cerrado, como casi todos entre cubanos y nipones, y el primer tercio se fue en un suspiro, sin anotaciones. Pero en el cuarto episodio, los campeones olímpicos anotaron tres veces, ligando cuatro sencillos y un boleto del abridor japonés Takashi Saito.

Sin embargo, hagamos aquí un paréntesis. Nada de eso hubiera ocurrido si Yoandri Urgellés no se desliza como un felino en segunda base y rompe un doble play que parecía cantado sobre el batazo de Urrutia con la casa llena. He aquí lo que tanto reclamábamos: la pelota, como el café, tiene que ser caliente. Sin excesos, pero condimentada, pues bajita de sal no sabe bien.

Luego regresó la paz al estadio Shinchuang, hasta que Japón descontó una en la parte baja del séptimo. Pero en el noveno llegaron las otras dos rayitas de los antillanos, cuando Paret recibió pelotazo, Despaigne sopló doble al izquierdo y Yulieski otro cohete a la pradera central.

Parecía definitivo. Y lo fue, aunque hubo un motín en el epílogo, a costa del relevista Pedro Luis Lazo. Sin su velocidad acostumbrada, el gigante solo sacó dos outs y fue castigado con tres imparables, dos dobles incluidos, y dos carreras. Entonces otro pinareño, Yunieski Maya, acudió al rescate y apagó el fuego, dominando al emergente Toshiyuki Nimura en roletazo al campo corto.

Totales: CUB (5-12-0), JPN (3-6-0); ganó: A. Chapman (2-0), perdió: T. Saito (1-1).

Al cierre de esta edición, se efectuaba el choque por el oro contra Estados Unidos. Un triunfo significaba nuestra corona 26 en certámenes del orbe. En cambio, una derrota no estaba en los planes.

También en la última fecha, Australia y Sudcorea discutían el quinto lugar, en tanto México y Taipei de China disputaban el séptimo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.