Juego de Glorias Beisboleras esta tarde en Santiago de Cuba

Autor:

Raúl Arce

Quiso el azar que numerosos directores de la actual temporada coincidan esta vez como jugadoresSANTIAGO DE CUBA.— Sentimientos muy diversos hará despertar, esta tarde, el Juego de las Glorias Beisboleras, en el siempre majestuoso estadio Guillermón Moncada.

Curiosidad, entre los más jóvenes. Admiración y nostalgia entre quienes vieron jugar, en la plenitud de sus mejores años, a los veteranos que hoy retomarán jardines y almohadillas.

Quiso el azar que numerosos directores de la actual temporada coincidan esta vez como jugadores. Entonces, desde las gradas o frente al televisor, los alumnos de ahora verán esforzarse a Roger Machado y a Juan Castro, a Pacheco y Lescaille, a Víctor y Anglada, a Rosique y Ermidelio.

¿Harán filigranas, nuevamente, sobre el campo corto Arias, Jova o Ulacia?

¿Despacharán los Kindelán, Muñoz, Marquetti o Scull, la vivísima pelota Mizuno 150 hacia las gradas?

¿Agregará Jorge Luis Valdés un nuevo triunfo a su palmarés, como para azuzar a Pedro Luis Lazo, tirador que anda tras sus huellas?

Se ha pactado una batalla de cinco entradas, pero tal vez el amor propio —y el adecuado efecto de los analgésicos— haga que algunos se embullen, y se adicionen capítulos.

Antes del partido entre esos «viejitos» adorables, se efectuarán las pruebas de habilidades, entre las Estrellas de esta Serie Nacional. Habrá tiros del receptor a segunda base, carreras sobre las almohadillas y competencia de jonrones.

Retando a la juventud, una gloria beisbolera de cada región tomará parte del torneo de cuadrangulares, y se ganará, seguramente, más de un aplauso con sus swines poderosos.

La Ciudad Heroína recibió anoche a la caravana que compone esta fiesta, incluidos nosotros los periodistas, distantes todavía de la condición de «Glorias», pero en algunos casos parecidos a aquellos, por el padecimiento de ciertos achaques. Sobre todo después de transitar durante 15 horas por las carreteras.

Pero, si París vale una misa, Santiago de Cuba merece este amanecer salpicado de estrellas.

Alexander Malleta y Orestes Kindelán, estrellas del presente y el pasado, pudieran verse las caras esta tarde en la competencia de jonrones. Foto: Albert Perera Castro

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.