La Ciudad Deportiva cumple medio siglo

Desde 1961 este recinto se convirtió también en el cuartel general del Instituto Nacional de Educación Física y Deportes

Autor:

Juventud Rebelde

La Ciudad Deportiva de la capital cubana arriba este 26 de febrero al medio siglo de su inauguración. Foto: Roberto Lam La Ciudad Deportiva de la capital cubana arriba este 26 de febrero al medio siglo de su inauguración, acontecimiento que tuvo como plato fuerte una cartelera de boxeo profesional.

Las puertas del hermoso recinto se abrieron cuando aún no había finalizado su construcción, pues el tirano Fulgencio Batista necesitaba limpiar con un buen golpe de efecto la imagen del régimen que encabezaba, días después de producirse en La Habana el secuestro del argentino Juan Manuel Fangio, campeón mundial de automovilismo.

El Coliseo mayor, como también se le conoce, ha sido escenario de disímiles acontecimientos. Bajo su techo se montó desde una pista para patinaje sobre hielo, hasta el andamiaje necesario para el funcionamiento de un afamado circo que allí ofreció un publicitado espectáculo.

Desde 1961 este recinto se convirtió también en el cuartel general del Instituto Nacional de Educación Física y Deportes (INDER), y en sus locales se gestó lo que luego se convertiría en su Instituto de Medicina Deportiva.

Entre tantos sucesos, la gigantesca mole fue además testigo de ejemplarizantes juicios realizados a criminales y asesinos que exhibían macabras hojas de servicios en las filas de la tiranía batistiana.

Allí se escucharon las quejas, lamentos y arrepentimientos de los «embarcados» que mordieron el polvo de la derrota en Playa Girón, y después fueron canjeados al Imperio por medicinas y alimentos.

Enumerar el sinfín de hechos que se han sucedido en este majestuoso recinto resulta una utopía. Por muchas razones, la Ciudad Deportiva tiene ganado su lugar en la historia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.