Jagüey Grande, cuna de grandes éxitos del tiro con arco en Cuba - Deporte

Jagüey Grande, cuna de grandes éxitos del tiro con arco en Cuba

La matancera Maydenia Sarduy cuenta a JR cómo se convirtió en la mejor arquera cubana

Autor:

Ricardo Quiza

Jagüey Grande, pueblo natal de Maydenia Sarduy, es reconocido como la cuna de los grandes éxitos del tiro con arco en Cuba. Años atrás, este territorio matancero fue sede de importantes competencias nacionales e internacionales —eran todo un acontecimiento para los lugareños—, y contribuyó a que la provincia se convirtiera en fuerte cantera para los equipos nacionales.

Maydenia buscará en junio su boleto para los Juegos Olímpicos. Foto: Franklin Reyes Maydenia Sarduy es un ejemplo. «Yo me incorporé al tiro con arco en 1997 y ese mismo año debuté en los Juegos Nacionales Escolares en Camagüey. Gané una medalla de plata y otra de bronce. En 1998, logré dos de plata y una de bronce y así fui progresando hasta que en el 2001 integré el equipo nacional juvenil. Luego salté al de mayores, con buenos resultados», recuerda la yumurina, quien hace unos días obtuvo cuatro preseas —una de oro, dos de plata y otra de bronce— en el Grand Prix de México.

En junio próximo, ella asistirá al Preolímpico de Francia, donde buscará su clasificación para la cita estival de Beijing. Hasta el momento, Cuba solo tiene una plaza, obtenida por el santiaguero Juan Carlos Stevens.

Maydenia confía en lograr el objetivo, aunque para ello deberá ubicarse en uno de los cinco primeros lugares de la Ronda Olímpica. De hecho, ya lo hizo en 2004, cuando terminó segunda en el Preolímpico de Medellín, Colombia, con apenas 19 años.

—¿Cómo fue tu experiencia de Atenas 2004?

—Finalicé en el lugar 42, pero de 64 concursantes solo cuatro éramos de América. Las mejores tiradoras proceden de otros continentes. Sudcorea, por ejemplo, tiene atletas excelentes.

—¿Qué es lo primordial para un arquero?

—La técnica es muy importante, pero sin concentración es muy difícil obtener un buen resultado. Tienes que tener siempre la cabeza puesta en la competencia, porque se disparan muchas flechas y el tiempo no es corto.

—¿Hay condiciones para practicar tu deporte en Cuba?

—Estamos en el mejor momento y eso nos da seguridad a todos. Después del fracaso en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena, en 2006, llegaron por fin los implementos requeridos. Y en los Panamericanos de Río de Janeiro respondimos con muy buenos resultados.

Sobre este último aspecto, los entrenadores de los colectivos nacionales, Vladimir Quintas (femenino) y Jorge Antonio Milián (masculino), reconocen que hubo un bache en los últimos años.

«Nuestro deporte estuvo prácticamente fuera del ciclo olímpico anterior. Al no participar, por razones conocidas, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador, en 2002, nos quedamos sin clasificaciones para los Panamericanos de Santo Domingo, y después no nos dieron visas para el Preolímpico de Nueva York.

«Otra causa fue el largo período en que los atletas de la preselección nacional juvenil, que son la reserva inmediata del equipo, se mantuvieron entrenando en sus provincias fuera de la habitual concentración. Eso afectó la renovación».

—¿Por qué desaparecieron las competencias internacionales que aquí se organizaban?

—Por dificultades con el aseguramiento. Había eventos como Dianas Doradas y Flechas del Caribe, que incluso daban puntos para el ranking mundial. Solína venir atletas de Venezuela, República Dominicana, El Salvador, Puerto Rico y otros países, lo cual nos daba la posibilidad de medir nuestras fuerzas y hasta darle fogueo a las segundas figuras y a los más jóvenes que no competían en el extranjero.

Los próximos compromisos de envergadura para los arqueros cubanos serán las dos fases de la Copa del Mundo que acogerán República Dominicana, a principios de abril, y Turquía, en julio.

La Olimpiada Nacional, también en abril, y la Copa de las Américas, prevista para junio en Venezuela, también figuran en la agenda.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.