Con la misma piedra...

Autor:

Randy Alonso Falcón

¿Si nuestro problema es la ofensiva, debe abrir en la receptoría Pestano o uno más bateador como Peraza y Meriño? Foto: Alex Castro Cuatro veces ha chocado con ella el equipo nacional de béisbol. Lleva grabada las siglas USA; un equipo que se ha convertido en infranqueable para Cuba en el Preolímpico del 2006, el Mundial del 2007 y ahora dos veces en la Semana Beisbolera de Haarlem.

Ninguna de las cuatro veces se ha bateado. Ponches han ido y venido a lo largo de la batería cubana, que parece empequeñecida ante los fuertes brazos de los pitcher contrarios.

¿Cómo es posible que bateadores que destripan pelotas en la fuerte Serie Nacional cubana después tengan anémicos promedios en un torneo internacional que no se acerca para nada en calidad al que tendremos que enfrentarnos en los Juegos Olímpicos?

¿Por qué permanecen inamovibles algunos jugadores si no están bateando? ¿Para qué queremos un banco de lujo como el que tenemos? ¿Si nuestro problema es la ofensiva, debe abrir en la receptoría Pestano o uno más bateador como Peraza y Meriño, que sea reemplazado en las postrimerías por nuestro mejor catcher a la defensa? ¿Es Cepeda nuestro mejor designado en este momento? ¿Si no están produciendo el tercero, cuarto y quinto bate debe mantenerse a ultranza la alineación?

Se habla de la carga de entrenamiento fuerte que está enfrentando nuestro equipo hasta hoy. Ojalá esa sea la causa del poco bateo. Solo recuerdo que con casi los mismos peloteros en la alineación regular, con la excepción de Alexei Bell, Cuba ha sufrido las derrotas del preolímpico y el mundial. Entonces como ahora, el pitcheo del que tantos dudaban estuvo muy bien, mientras los bates se silenciaban a la hora buena.

Confiemos en la grandeza de este equipo, pero no dejemos de cuestionarnos qué hemos hecho mal para que los títulos nos sean esquivos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.