Juegos Olímpicos de Beijing apuestan por un certamen ecológico

Expertos de la comisión médica del Comité Olímpico Internacional dictaminaron que la calidad del aire no será un problema

Autor:

Juventud Rebelde

Un cielo despejado acompañó a los lugareños este martes en el habitual peregrinar por la histórica plaza Tiananmen. BEIJING.— Felices, los lugareños miraban el cielo azul este martes en la histórica plaza Tiananmen. Como por arte de magia, la bruma de los días precedentes se esfumó y por fin todos pudimos mirar hacia el horizonte. Ahora ya no quedan dudas de que los Juegos Olímpicos de Beijing serán un exitazo.

Pacientemente, tal y como demanda su milenaria cultura, los chinos han ido desbaratando todas las campañas orquestadas contra la cita estival. La batalla más dura fue la del medio ambiente, y porque no dependió de la voluntad humana.

De hecho, los organizadores de los Juegos tomaron todas las medidas posibles: mudaron las industrias de la capital hacia el interior del país, limitaron la circulación de los vehículos, detuvieron las construcciones y hasta planearon cómo provocar la lluvia y desafiar a la naturaleza. Por ello, expertos de la comisión médica del Comité Olímpico Internacional (COI) dictaminaron hace unos días que la calidad del aire no será un problema. Si acaso, dijeron, habría que preocuparse por el calor y la humedad.

Pero esos resquemores temores han quedado sepultados también. Los cubanos, por ejemplo, llegamos con ropa fresca y anoche sentimos más de un escalofrío.

No obstante, como de algo hay de qué hablar mientras comienzan los Juegos, ahora cierto sector de la prensa atiza nuevamente el fuego y augura que se batirán pocos récords. Eso está por ver, porque a Beijing vienen los mejores atletas del mundo y ellos competirán en escenarios que parecen de otra galaxia. Cada plusmarca será entonces una victoria para los anfitriones, incluso si Dayron Robles excede su tope y derrota a Liu Xiang en los 110 metros con vallas.

La tierra también bajo la lupa

Zhang Xiaodong, experto de la Red Sismológica Nacional, aseguró que no hay signos de que se vayan a producir temblores de tierra en Beijing durante los Juegos, según una nota del diario China Daily.

Además, Zhang recordó que los estadios olímpicos están diseñados para resistir vibraciones de hasta ocho grados en la escala Richter, como aquel que sacudió al país en mayo pasado.

La red cuenta con más de cien estaciones para el control de movimientos sísmicos. Estas cubren un área de 150 000 kilómetros cuadrados, cuyo centro es Beijing. Así, se podrán detectar hasta temblores imperceptibles para el ser humano.

Tampoco hay temores en este sentido y por ello un mar de visitantes comienza a inundar poco a poco esta ciudad. Hello, hola, nijao, saludamos ya en varios idiomas cada cinco minutos. Y la gente anda contenta, como quien espera algo grande que está por suceder.

Flores y agua

Los adornos florales alegóricos a los Juegos Olímpicos proliferan por toda la ciudad. Los adornos florales se cuentan entre los detalles que nos han maravillado desde que llegamos a esta gran ciudad. Incluso bajo el cielo gris de los primeros días, notamos una vegetación exuberante y de color verde intenso.

Las cifras oficiales aseguran que se han plantado más de 30 millones de flores desde el año 2000, como parte del compromiso de organizar unos Juegos Olímpicos ecológicos. Además, en el mismo período crecieron 22,7 millones de árboles y 46,5 millones de metros cuadrados de césped. De tal manera, los espacios “verdes” de Beijing se incrementaron del 36 al 43 por ciento.

Paralelamente, proliferan las fuentes y los paisajes acuáticos, aunque ello ha demandado gran audacia por parte de los ingenieros. El mejor ejemplo es la pista de remo en el río Chaobai. Esta fue construida gracias a una tubería subterránea de 13 kilómetros, la cual trae el agua desde otro afluente cercano.

En sentido general, los Juegos son una forma de acelerar el desarrollo, un catalizador para ejecutar inversiones que normalmente tardarían 20 años. Así lo reconoció públicamente hace unas horas el belga Jacques Rogge, presidente del COI.

Así, aunque a estas alturas sea una verdad de Perogrullo, todos por aquí aguardan el momento de escucharle decir al resto del mundo que en Beijing se vivieron los mejores Juegos Olímpicos de la historia. Y póngale el cuño.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.