Boxeadores y judocas cubanos llegan a la Villa de los Juegos Olímpicos

Autor:

Raiko Martín

Los dos colectivos se unieron al resto de la delegación para recibir el mensaje de aliento del Comandante en Jefe Fidel Castro. Ondeará hoy la bandera cubana en la Villa OlímpicaBEIJING.— Las horas de vuelo entre Tailandia y esta ciudad no mellaron el entusiasmo de los boxeadores, quienes junto a los judocas llegados desde Japón, aumentaron la presencia cubana en la Villa de los Juegos Olímpicos que el próximo viernes descorrerán sus cortinas.

Apenas sin desempacar, ambos colectivos se unieron al resto de la delegación para recibir el mensaje de aliento del Comandante en Jefe Fidel Castro, trasladado a estas tierras por José Ramón Fernández, Vicepresidente del Consejo de Ministros, y máximo dirigente del Comité Olímpico cubano.

Fue esta la primera actividad de Fernández a su llegada al recinto que alberga a nuestros atletas, a los que transmitió el apoyo y la confianza del compañero Fidel, y de todo un pueblo que aguarda por los buenos resultados que habitualmente consiguen los deportistas cubanos en estas lides.

Los recién llegados, al igual que el resto de los atletas que han arribado —o lo harán en los próximos días—, recibirán la tarjeta enviada por el líder de la Revolución a toda la delegación, y que fue entregada minutos antes de la salida de Cuba el pasado 26 de julio.

Además de hacerles llegar las muestras de aliento, en el intercambio Fernández los exhortó a aprovechar al máximo lo que resta de preparación, elevar la concentración en el objetivo trazado, y profundizar en el trabajo político y la disciplina.

En el encuentro también participaron el titular del INDER, Christian Jiménez, el embajador cubano Carlos Miguel Pereira, y otros dirigentes deportivos que acompañan a la delegación.

Por ahora, solo faltan por ingresar en la Villa Olímpica los miembros del equipo nacional de béisbol, la destacada ciclista Lisandra Guerra y algunas figuras del atletismo, quienes tienen fecha de arribo para mañana.

Así, solo ellos estarán ausentes esta tarde de la ceremonia de izamiento de la bandera en la Villa Olímpica, ceremonia que oficializará nuestra presencia en el magno certamen deportivo.

El buque tocó puerto

Los diez púgiles que defenderán la tradicional supremacía cubana en el boxeo olímpico se colgaron ya la credencial, y solo quieren subirse al cuadrilátero para demostrar que son capaces de conservar la estela ganadora en estos certámenes.

Durante las pasadas semanas todos estuvieron concentrados en Tailandia, y allí perfilaron su preparación rumbo a esta cita con un exigente entrenamiento, que incluyó los llamados «sparrings» con otros peleadores clasificados para la inminente cita estival.

«Lamentablemente, los púgiles tailandeses, algunos de muy elevada calidad, ya habían viajado cuando llegamos a su país, pero allí tuvimos la oportunidad de realizar entrenamientos conjuntos con franceses, colombianos, ecuatorianos y alemanes, los cuales fueron muy provechosos», declaró Pedro Roque, estratega principal de la escuadra cubana.

Según el experimentado técnico, en el último tramo de la preparación se cumplieron todos los objetivos, entre ellos la óptima adaptación al fuerte cambio de horario.

«Físicamente los muchachos están en excelente forma, en el aspecto psicológico reina el optimismo, y ninguno tiene dificultades para hacer el peso», apuntó Roque, quien prefirió no hablar de mejores y peores opciones de triunfos.

«Solo puedo decir que aquí haremos sonar las notas del himno nacional», sentenció.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.