Con tinta China

Autor:

Raiko Martín

BEIJING.— A juzgar por la imagen televisiva, pareciera que algunas camisetas de boxeadores y levantadores de pesa no son lo suficientemente resistentes, y se deshacen en medio de la competencia. Pero no es así. Los pedazos que cuelgan son parte de la cinta adhesiva que aquí se está utilizando para tapar las tres listas distintivas de la ropa deportiva fabricada por la firma alemana Adidas.

¿Los motivos? Una queja planteada ante el Comité Olímpico Internacional (COI) por varios de sus competidores, encabezados por Nike y Puma.

Los demandantes alegan estar en desventaja por la violación que habitualmente venía haciendo Adidas de las reglas del COI, que rigen la utilización de logos e identificadores visuales en la ropa de los deportistas. Según el reglamento, estos no pueden exceder los 20 centímetros cuadrados, y las tres rayas habituales en los modelos de Adidas estaban fuera de los parámetros.

Así, la empresa alemana tuvo que rediseñar sus propuestas para los presentes Juegos Olímpicos, pero algunos equipos han llegado aquí con el equipamiento «prohibido» y debieron «poner el parche» con la mencionada cinta adhesiva.

Nada, que los jugosos beneficios de la venta de indumentaria deportiva se disputan como si fueran una medalla. Aquellos tiempos de la sagrada tregua durante la celebración olímpica son historia. Y aquí no vale aquello de «qué le importa al tigre una raya más».

Desde los Juegos Olímpicos de 1932, celebrados en Los Ángeles, el tiempo de las citas estivales ha corrido de la mano de la firma Omega.

En esta ocasión, Omega es el patrón oficial de tiempo en los 28 deportes del programa, cubriendo las 37 instalaciones con unos 420 equipos especializados.

Como se ve, muy atrás quedaron los 30 cronógrafos de alta precisión certificados en aquella ocasión por el Observatorio de Neuchatel. Desde entonces ha desfilado por cada sede lo más avanzado en la tecnología de medición del tiempo, hasta llegar a los novedosos dispositivos que se utilizan por estos días.

Omega ha diseñado dispositivos capaces de detectar una arrancada en falso desde el bloque de salida en las carreras de atletismo, y artefactos que llevan los maratonistas para ser rastreados.

También es novedoso el uso de la tecnología GPS en el remo, bloques de salida especial para el ciclismo y censores especiales ubicados en los carriles de la natación.

El más utilizado y polémico de estos aparatos es el fotofinish. Ahora, para definir el ganador de una prueba se utiliza un novedoso sistema que cuenta con una cámara que puede escanear unas 2 000 imágenes por minuto. Sin embargo, tanta capacidad se quedó «chiquita» en la final de los 100 metros para damas, pues fue imposible determinar la ocupante del segundo lugar. Así, las jamaicanas Sherone Simpson y Kerron Stewart regresarán a casa con sendas medallas de plata.

Proverbio «El hombre es esclavo de lo que dice y dueño de lo que calla».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.