China está en la zona de strike

Autor:

Juventud Rebelde

La nación asiática se ha ido apropiando del ABC beisbolero. El béisbol ha prendido en el país y cortar la semilla sería una herejía

BEIJING.— Por la calidad de los jugadores inscritos, aún cuando algunos países pueden presentar mejores equipos, se sabía de antemano que el torneo olímpico de béisbol sería muy reñido. Así, solo había dos incógnitas que despejar: Holanda y China.

Sin embargo, los holandeses habían participado anteriormente en todos los grandes eventos —incluido el I Clásico Mundial— y por ello se les concedía el beneficio de la duda. Estuvieron mal aquí, pero otras veces plantaron batalla.

La de China, en cambio, es una historia diferente. Escribo estas líneas antes del juego frente a Cuba, pero ningún resultado cambiaría el panorama. Pacientemente, tal y como han logrado todos sus éxitos en cualquier esfera, el gigante asiático se ha ido apropiando del ABC beisbolero.

Ahora mismo el equipo nacional tiene un entrenador estadounidense y en la Unión realizó gran parte de su preparación para estos Juegos. De hecho, en los últimos tres meses jugó allí 24 partidos contra conjuntos profesionales.

Por eso no sorprenden sus recientes actuaciones. En esta contienda olímpica, por ejemplo, China se estrenó recibiendo una paliza de 10-0 en ocho entradas frente a Canadá, pero luego se agigantó y superó dramáticamente a Taipei en 12 capítulos (8-7).

Después perdió con Holanda (6-4) y le dio un juegazo a Sudcorea, antes de ceder por la mínima (1-0) en 11 episodios. Sofocados todavía, los peloteros locales no aguantaron luego frente a Estados Unidos (9-1), ni Japón (10-0).

Así llegaron al duelo con los campeones olímpicos, que terminó en la pasada madrugada. Todavía les queda un gran trecho por andar, pero pronto emitirán nuevas señales. De momento, cuando terminen los Juegos, el estadio principal del complejo Wukesong no será demolido como se proyectó inicialmente. El béisbol ha prendido en este país y cortar la semilla sería una herejía.

¿Preocupa la derrota?

Una derrota siempre es difícil de digerir y la caída del equipo cubano ante Sudcorea (7-4) ha despertado suspicacias. Pero era un juego de trámite y Pacheco barajó sus cartas, sobre todo en el pitcheo.

Les confieso que me gustó esa actitud desenfadada. A fin de cuentas, terminar invicto aquí era muy difícil. No obstante, a los sudcoreanos habrá que entrarles por los ojos si nos volvemos a enfrentar en este torneo. De lo contrario, será muy difícil vencerlos.

Ya veremos quién sobrevive a la «muerte súbita». En el Clásico Mundial ellos pasearon la primera vuelta y a la postre no llegaron a la final. ¿Se repetirá la historia?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.