Segundo Clásico Mundial de béisbol ¿Un grupo fácil para Cuba?

Los cubanos parecen tener todo en orden para iniciar en marzo su participación en la llave «B», en la Ciudad de México

Autor:

Raúl Arce

La inauguración de la Serie Nacional, a cargo del campeón Santiago de Cuba, será el primer paso hacia el II Clásico. Foto: Juan Moreno Mientras la afición norteamericana enfoca su interés en las series de división de las Grandes Ligas de Béisbol (Dodgers-Filadelfia en la Nacional; Boston-Tampa en la Americana), expertos como Peter Bjarkman nos recuerdan que «la verdadera Serie Mundial, el II Clásico, está a la vuelta de cinco meses».

Habitualmente bien informado, este historiador y periodista afincado en West Lafayette, estado de Indiana, da por sentada la participación de Cuba, subtitular de 2006, en el segundo torneo contra profesionales.

Aunque no se ha esclarecido si las estrellas de Puerto Rico, República Dominicana, Canadá, Venezuela, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos y otras naciones invitadas al Clásico defenderán sus pabellones patrios, «los cubanos parecen tener todo en orden para iniciar en marzo su participación en la llave «B», en la Ciudad de México».

Si una preparación adelantada es ventajosa o no para los aficionados caribeños, sería una pregunta latente, afirma Bjarkman. «Pero si otro hecho gravita a favor de los cubanos será, sin duda, el pareo de su grupo», afirma el colega.

A juicio de Bjarkman, los nuestros transitarán por la ronda más cómoda posible. Medirse con México, Australia y África del Sur, equivale a decir que con triunfos sobre los dos últimos, habitualmente presas fáciles, los subcampeones olímpicos avanzarían a la segunda ronda, en San Diego, California.

Si asumimos que Cuba y México se trasladarán del Distrito Federal hacia San Diego, esa dupla se uniría en la costa oeste con Japón y Corea del Sur, los más poderosos de Asia, allí donde también competirán China y Taipei de China.

En semejante escenario, Cuba pondría los pies en la semifinal, opina Bjarkman, si aventaja a México y a una de las potencias asiáticas. «No es una tarea sencilla, pero en cambio menos exigente que aquella que espera por los estadounidenses y el resto de los invitados del hemisferio occidental».

Las otras llaves son la «C», en Toronto (con el anfitrión Canadá, Italia, Estados Unidos y Venezuela), así como la «D», en San Juan (a cargo del organizador, Puerto Rico, así como Holanda, Panamá y República Dominicana).

Allí estadounidenses, venezolanos, boricuas y dominicanos aparecen como favoritos para saltar la primera valla y conformar el siguiente grupo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.