Dos olímpicos en apuros en el torneo nacional de boxeo por equipos

Yampier Hernández, no siguió su pleito ante Yunier Hechavarría. El fornido guantanamero Luis Pons sorprendió con un golpe al olímpico Robert Alfonso

Autor:

Raiko Martín

El fornido guantanamero Luis Pons sorprendió con un golpe al olímpico Robert Alfonso. Foto: Calixto N. Llanes SANTIAGO DE CUBA.—Con sorpresas nos recibió esta heroica ciudad, sede de la final del Campeonato Nacional de boxeo por equipos. Resulta que Ciudad de La Habana abrió con éxito frente a Guantánamo, pero dos de sus olímpicos bailaron con la más fea.

El primer tropiezo de los capitalinos, vigentes monarcas, lo tuvo el bronce olímpico minimosca Yampier Hernández, pero de forma inesperada: el médico decidió detener su pleito ante Yunier Hechavarría, tras examinar los efectos de un golpe en el ojo izquierdo.

Hasta ese momento, Yampier ganaba la pelea y el veredicto marcó el inicio incierto de su equipo. Minutos después, el mosca Daniel Matellón cedió por justo 8-3 ante el guantanamero Marco Forestal.

Luego, el médico también decidió la derrota del peso gallo de los orientales, Aurelio Fuentes, pero enseguida el pluma Iván Oñate dio más ventaja a los del Guaso con su claro triunfo por 8-2 sobre Liván Navarro.

Hasta ahí llegó la euforia guantanamera, pues perdieron en línea sus próximos seis representantes. Apenas un golpe fue la diferencia en la victoria del ligero Reimy Castellanos y el ligero welter Michel Sarría, pero ambas decisiones dieron un respiro a los capitalinos.

Muy superiores se vieron también el welter Wilson Calvo, el mediano Rey Eduardo Recio —campeón mundial juvenil— y el semicompleto Dayron Léster Jiménez. Y letales fueron los puñetazos del crucero Osmay Acosta, cuyos impactos forzaron el abandono del inexperto Reinier Castillo y sentenciaron el duelo.

Solo quedaba la presentación del superpesado Robert Alfonso, cuya única misión era aumentar la cosecha de los suyos. Pero de abortarla se encargó el fornido guantanamero Luis Pons, con un derechazo que estremeció la anatomía de su rival.

Alfonso fue incapaz de incorporarse en buenas condiciones después de quedar tendido sobre el encerado. Fue uno de esos golpes de suerte que cambian los destinos de un combate, y de los que siempre se puede sacar una lección.

Así, la escuadra de Ciudad de La Habana concretó su primer triunfo por 53-34 puntos, con un éxito menos que los conseguidos en la final de hace un año frente a la tropa del Guaso.

En el otro programa vespertino, Santiago de Cuba venció a Pinar del Río con marcador de 50-37. Al cierre de esta edición chocaban Villa Clara y Camagüey.

Hoy, en la segunda jornada de esta final, los duelos serán Villa Clara-Pinar del Río, Camagüey-Ciudad de La Habana y Santiago de Cuba-Guantánamo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.