El triple salto tiene mucho porvenir en Cuba

Así lo considera Pedro Pérez Dueñas, quien fijó cuatro marcas universales en la categoría juvenil y una de mayores en esa disciplina

Autor:

Juventud Rebelde

Pérez Dueñas, médico del área de saltos en el atletismo. Foto: Ernesto Mastrascusa Casi 40 años han transcurrido desde que se estableció el primer récord mundial absoluto del atletismo cubano, aunque antes fueron varios los que igualaron primados del orbe. Algunos de ellos no fueron reconocidos, como le sucedió a José Barrientos con sus registros de 10:2 segundos en los cien metros en 1927 y 1928.

El honor de conseguir el primer tope correspondió al pinareño Pedro Pérez Dueñas, quien estampó un primado universal juvenil de 16,38 metros en triple salto, el 10 de enero de 1970. Fue a la vez récord nacional absoluto.

El acontecimiento cobra matices insólitos porque es el único plasmado durante el primer mes del año entre los numerosos hechos registrados en el libro Más de un siglo de actuaciones, de Basilio Fuentes Ferrer. Claro, los grandes eventos se convocan generalmente a partir del segundo semestre de la temporada y pocas veces un atleta está en forma óptima en enero.

Pérez Dueñas estableció además un récord mundial absoluto de 17,40 metros. Ello ocurrió el 5 de agosto de 1971, durante los VI Juegos Panamericanos celebrados en Cali, Colombia.

Ese resultado lo consolidó también como el mejor saltador juvenil del planeta, algo que había acuñado previamente en la propia jornada con brinco de 16,92 metros. Así mejoró otro récord de 16,86 metros, conseguido apenas tres meses antes en La Habana.

En total fijó cuatro marcas universales en la categoría juvenil y una de mayores, solo superado numéricamente por Javier Sotomayor. Este último archivó cuatro topes absolutos, uno juvenil y otro entre cadetes.

Su inicio como atleta se produjo en los Juegos Escolares Nacionales de 1967, donde compitió en 110 metros con vallas y salto de longitud. Asimismo, integró el equipo de baloncesto de su provincia.

Constantes lesiones lo llevaron al quirófano para ser operado de insercionitis en ambas rodillas. En 1978 se retiró como atleta, pero en 1980 se graduó como médico.

Luego, hizo la especialización en Medicina Deportiva y poco tiempo después comenzó a ejercer la profesión.

La escuela del triple

Mientras observaba una sesión de entrenamiento donde convergieron noveles y consagrados, Pérez Dueñas puntualizó que desde 2004 trabaja directamente con el área de saltos (longitud, triple y altura). Con anterioridad se mantuvo atendiendo a los velocistas.

«Ningún país como Cuba, incluso ni la otrora Unión Soviética en sus tiempos de esplendor, puede jactarse de contar al mismo tiempo con cinco triplistas que ostentan marcas por encima de los 17 metros y otros dos que están próximos a lograrlo», asegura.

El quinteto de lujo está formado por David Giralt, Osniel Tosca, Alexis Copello, Yoandri Betanzos y Héctor Dayron Fuentes. Los que están próximos a conseguir la marca son Osviel Hernández y Yordanis Durañona.

«¿El secreto? Trabajo, trabajo y más trabajo. Eso es lo que hacen Ricardo Ponce, David Giralt (padre) y el veterano Sigfredo Banderas, encargados de entrenar a estas figuras. No hay otra fórmula que la del sudor cotidiano y la superación constante», concluyó Pérez Dueñas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.