Un león sobre el taraflex - Deporte

Un león sobre el taraflex

JR conversa con el adolescente Wilfredo León Venero, voleibolista cubano que con solo 15 años ya se codea con los estelares del deporte de la malla alta

Autor:

Juventud Rebelde

Wilfredo León tiene 15 años y mide 2,03 metros de estatura. Está listo para ser regular en el equipo Cuba. Foto: Franklin Reyes Como el león en la selva, ¿te consideras el Rey del taraflex? Con esta interrogante traté de sorprender al gigantón adolescente Wilfredo León Venero, voleibolista que no cumple los 16 años hasta el próximo 31 de julio, aunque ya se codea con los estelares del deporte de la malla alta.

Sin embargo, me sorprendió su rápido zarpazo: «Sí; me preparo con esmero para asumir como atacador auxiliar y ser uno de los regulares en el equipo Cuba».

—¿Quién te embulló para ser voleibolista?

—Alina Venero, mi mamá. Ella jugaba con Santiago de Cuba en la primera categoría y un día me embulló a inscribirme. Antes veía los partidos por televisión y me gustaban.

—¿Y qué pasó?

—A los seis años debuté con Santiago en los Juegos Pioneriles. En esos torneos gané tres medallas de plata, y después en los escolares obtuve tres de oro. Jugué también en el certamen infantil del ALBA y en 2007, con 13 años, asistí al Mundial de Cadetes en México.

Sin haberse atrincherado en las filas juveniles, León fue enrolado como jugador de cambio en la selección nacional de adultos el año pasado. Entonces lo vimos alternar con las principales figuras sin reflejar el más mínimo nerviosismo. En su efímero currículo se ha desempeñado como atacador principal (central), auxiliar y opuesto.

—¿Por qué los jóvenes prefieren el ataque?

—Creo que es más emocionante.

—¿Y dónde queda la defensa?

—Es muy bonita, pero requiere especialización temprana. Yo me esfuerzo para mejorar ese aspecto, porque en el bloqueo no tengo tantas dificultades.

—¿Cómo es tu relación con los más experimentados?

—Me ayudan mucho y cuando cometo algún error técnico, me corrigen, nos llevamos muy bien.

—¿Te agota el entrenamiento?

—Si no sientes cansancio es que no estás haciendo todo lo que debes hacer. Lo bueno es terminar agotado.

—¿Cómo compaginas esta tarea con los estudios para profesor de Educación Física en la EPEF?

—Todos los días dedico algún rato al estudio, porque el deporte es solo una etapa de la vida y hay que pensar en el futuro. A mí me gusta estudiar, especialmente Matemáticas. El nuestro es un juego de posiciones, zonas y cálculos. Por ejemplo, debemos conocer el perímetro de la cancha y la altura por donde tiene que pasar el balón. ¿Cómo lo haces si eres malo con las cuentas y los números?

—Se calcula que debes alcanzar pronto los dos metros y seis centímetros de estatura. ¿No estás muy delgado para ser tan alto?

—Los entrenadores dicen que debo aumentar la masa muscular sin irme mucho sobre mi peso de 90 kilogramos.

—¿Ruge el León este año en la Liga Mundial?

—Seguro. Ya dije que abandono el banco.

Así se manifiesta este muchachón, a quien —por suerte—no se le suben los humos a la cabeza. Y eso que ha resultado el jugador más destacado de la zigzagueante Liga Nacional hasta el momento, y el hombre clave en la senda victoriosa del equipo Capitalinos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.