Cuba enfrentará a Estados Unidos en el Premundial sub 17 de fútbol

El equipo cubano aspira a colocarse entre los dos primeros de su grupo y asegurar uno de los cuatro boletos para la región norte, centroamericana y del Caribe

Autor:

Raiko Martín

En espera del primer duelo entre Cienfuegos y Villa Clara para definir al monarca del fútbol cubano, los amantes del más universal de los deportes centran su atención en la ciudad mexicana de Tijuana, donde la selección nacional sub 17 inicia hoy la pugna por llegar hasta el Mundial de la categoría.

El sueño de codearse con los mejores del planeta, ya concretado por nuestros bisoños en las citas de 1989 y 1991, comenzará a tejerse frente a la representación de Estados Unidos, la única que ha logrado clasificarse a los 12 mundiales para menores de 17 años disputados hasta la fecha.

Sin dudas, el estreno de los nuestros tiene matices complicados. La misión de colocarse entre los dos mejores de su grupo, y con ello asegurar uno de los cuatro boletos reservados para la región norte, centroamericana y del Caribe, pasa inevitablemente por lograr un buen resultado frente a los norteños.

Más allá de la suma de puntos, el desempeño inicial puede incidir mucho en los ánimos necesarios para encarar los siguientes duelos. Honduras y Canadá, próximos rivales por ese orden, no tienen la historia de los estadounidenses en estas lides, pero también serán oponentes de mucho respeto.

A esta instancia llegó el elenco cubano luego de dominar en la eliminatoria caribeña, con triunfos sobre Dominica (4-1), Islas Turcos y Caicos (7-0), San Vicente y las Granadinas (10-0), Haití (5-4 en penales después de un 1-1), antes de doblegar por 2-1 en la final de la serie a Trinidad y Tobago.

De camino a la urbe fronteriza mexicana los discípulos del granmense Alexander González pasaron por Haití dividiendo honores con sus similares anfitriones, y cedieron ante el campeón nacional de mayores en la vecina nación.

El último tramo de preparación lo cubrieron con dos topes frente a la fuerte selección mexicana, que se despidió de la capital cubana con un triunfo de 3-0, luego de encajar un histórico revés de 1-2 en el primer partido.

Provechosa resultó la experiencia frente a una nación que hace cuatro años supo lo que es ganar un Mundial de esta categoría, sobre todo en términos de confianza para una escuadra como la nuestra, de escaso roce al máximo nivel.

Plantarse sin miramientos a la probada calidad de los rivales, aprovechar cada uno de sus errores y concretar la mayor cantidad de oportunidades generadas como sucedió en el primer partido con los mexicanos, pueden ser las claves para sorprender hoy a los estadounidenses.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.