Cerrada rivalidad en el tiro de los Juegos del ALBA

La cubana Laína Pérez y la guatemalteca Delmis Roxana Cruz, que se enfrentan por enésima vez en los últimos tres años, explicaron que sus duelos no van más allá del terreno deportivo 

Autor:

Ricardo Quiza

La cubana Laína Pérez (izquierda) y la guatemalteca Delmis Roxana Cruz, dos jovencitas de armas tomar. Foto: Franklin Reyes Pensarán que se me han «cruzado los cables», pero resulta verídico el suceso acontecido en el polígono Comandante Enrique Borbonet, en el Cotorro, durante las jornadas de tiro deportivo en los III Juegos del ALBA.

La cubana Laína Pérez y la guatemalteca Delmis Roxana Cruz, dos jovencitas de armas tomar, se liaron pistola en mano por enésima vez en los últimos tres años, y de nuevo congregaron a su alrededor a espectadores entusiasmados por sus siempre reñidas competencias.

Pero, al final, ambas protagonistas se encargaron de explicar que sus duelos no van más allá del terreno deportivo. «Puedo decirte que entre las tiradoras que he conocido, la cubana es mi mejor amiga», confesó la centroamericana. «Siempre estamos viendo quién se lleva la medalla, pero con una rivalidad sana, pues nos llevamos muy bien», asegura a su vez la caribeña.

Aclaro que estos diálogos fueron separados, sin que ninguna sospechara de mi conversación con la otra. «Nos conocimos hace tres años y hemos hecho una amistad bonita, solo que a la hora de tirar bromeamos con eso de que esta vez en la tabla de posiciones me vas a ver la espalda a mí, aunque en realidad ella me ha ganado más veces que yo a ella», sustenta Roxana.

«Es muy buena tiradora y acostumbra a presionarme con su magnífica puntería», comenta Laína, campeona del evento de pistola a 25 metros con tirada récord de 767.6 puntos.

En el campo de tiro del Cotorro, Delmis Roxana Cruz manifestó su alegría por estar en suelo cubano: «He competido varias veces en este bello país que tanto me agrada y más en estos días en que el clima está rico. Los jóvenes cubanos son simpáticos, amables y bastante pícaros. Aquí me siento en familia porque ustedes son muy buenas personas».

La apuesta muchacha guatemalteca estudia ingeniería, es soltera y buena conversadora. Mientras, Laína Pérez no se queda atrás. Tiene 20 años y se enfrenta con desenfado a las dificultades. Viaja los fines de semana a su natal municipio de Jagüey Grande, en Matanzas, donde cursa sus estudios de Psicología. Y de lunes a viernes entrena en La Habana.

Recientemente demostró su desarrollo cualitativo en el Campeonato Centroamericano y del Caribe, donde conquistó cuatro títulos y dos medallas de plata.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.