El área de saltos del atletismo cubano impresiona por sus resultados

La especialidad con mejores marcas es la del triple salto, en la cual Cuba cuenta con siete hombres que sobrepasan los 17 metros. Al respecto, JR revela algunos secretos

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
17 de Mayo del 2009 0:28:39 CDT
Yargelis Savigne, campeona mundial de triple salto, arrancó la temporada con 14,70 metros. Foto: Franklin Reyes Enorme promoción tuvo la llegada a Río de Janeiro de los atletas cubanos anunciados para intervenir hoy en el Grand Premio Caixa, con sede en el estadio Joao Havelange.

«Los cubanos viven un momento próspero en el triple y todo el mundo se sorprende con eso», expresó Nelio Moura, avezado entrenador brasileño que mucho ha hecho en la formación de saltadores como la carioca Maureen Maggy y el panameño Irving Saladino, campeones olímpicos vigentes.

Según la prensa local, Moura observó con sumo interés los entrenamientos de las principales figuras antillanas, lideradas por la monarca mundial Yargelis Savigne.

Según la página en internet de la Federación Brasileña de Atletismo, directivos de ese deporte no descartan la posibilidad de sostener otros intercambios previos al XII Campeonato Mundial, previsto del 15 al 23 de agosto en Berlín.

Sin dudas, el mayor arsenal y reserva del atletismo cubano radica en su área de saltos, especialmente en el triple, donde nuestro país cuenta con siete hombres cuyos brincos sobrepasan los 17 metros.

Este ilustre grupo está liderado por Alexis Copello, con envidiable marca de 17,69 metros, así como el veterano Yoandri Betanzos, quien marcó 17,65 tras su retorno en los III Juegos del ALBA.

David Giralt, cuarto lugar en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, posee este año un buen registro de 17,62 metros, mientras Yordanis Durañona tiene 17,28. Además, Héctor Dayron Fuentes se estiró hasta los 17,15 y Osniel Tosca ya anda por 17,12. Finalmente, una joven figura como Osviel Hernández, plata en el anterior mundial juvenil, llegó hasta los 17,09 metros.

En el caso de las mujeres, Yargelis Savigne arrancó la temporada con 14,70 metros, en tanto Mabel Gay ha fortalecido su trabajo y despegó la campaña por encima de los 14,50. Yarianna Martínez, que llegó hasta los 14,34, debe mejorar en cada salida.

Hay otros juveniles que se preparan para el campeonato panamericano y entre ellos destaca Daylenis Alcántara, campeona mundial en la categoría cadetes con brinco de 14,25 metros. También hay que seguir a Yosleydis Ribalta, plata universal con 13,94.

Con Daylenis se lleva a cabo en estos momentos un trabajo especial para que intervenga en el salto de longitud durante el Campeonato Centroamericano y del Caribe de mayores que se realizará en La Habana del 3 al 5 de julio. Ella fue bronce en esa modalidad durante el pasado certamen mundial juvenil con 6,41 metros.

En la Escuela de Formación de Atletas de Alto Rendimiento Giraldo Córdova Cardín está matriculado el santiaguero Ernesto Revé, dueño de un triple salto de 16,41 metros, la mejor marca del orbe para menores de 18 años. Este jovencito pudiera lograr una buena actuación en el Campeonato Mundial de Cadetes que se realizará en Italia, del 8 al 12 de julio.

Los técnicos halan

Los entrenadores que prestan sus servicios en triple salto tienen una vasta experiencia. Ahí está, por ejemplo, el laureado profesor Sigfredo Banderas, quien en estos momentos tiene la responsabilidad de conducir a Alexis Copello, Yordanis Durañona, Osniel Tosca y Héctor Dayron Fuentes.

Banderas, con 60 años recién cumplidos, atesora una amplia hoja de servicios y con anterioridad entrenó a otras figuras como Aliecer Urrutia, campeón mundial bajo techo, y al multilaureado Yoelbi Quesada.

«Después de tantos años de trabajo, mi gran sueño es ver a tres cubanos en el podio de un Campeonato Mundial. Con David, Copello y Betanzos en forma, estoy seguro que la gente temblaría en agosto en Alemania», comenta Banderas.

Ricardo Ponce es otro que le sigue los pasos en el magisterio, junto a David Giralt (padre), quien conduce a su hijo y a las prometedores Alcántara y Ribalta.

«Para alcanzar una medalla en Berlín habrá que saltar alrededor de 17,70 metros. Así lo indica el nivel que tiene esta modalidad en el mundo y la poca diferencia que existe entre los saltadores de la élite», vaticina Ponce.

En el recuento es imprescindible citar al encumbrado técnico Milán Matos en salto de longitud, otra de las modalidades que forman parte del área de trabajo.

Milán fue entrenador del inmenso Iván Pedroso y ahora conduce a Yargelis Savigne. Para aprovechar el caudal de experiencias del avezado maestro, igualmente reciben sus enseñanzas Mabel Gay y Arianna Martínez y se prevé incorporarle a partir del próximo año a otros valores juveniles.

Daniel Osorio conduce a Ibrahín Camejo, Wilfredo Martínez y a otros dos muchachos de reciente promoción.

El secreto

Antes del triunfo de la Revolución los eventos de saltos eran casi desconocidos en Cuba. Sin embargo, los resultados comenzaron a llegar durante los primeros años de la década de los 60 del pasado siglo. ¿A qué obedece ello?

Nadie mejor para responder la interrogante que Fernando Zerquera, jefe del área de saltos en la Comisión Nacional de Atletismo.

«Trabajo y más trabajo. Esfuerzo, disciplina, constancia y perseverancia. Muy importante fue el aporte de especialistas de varios países del campo socialista en los años 70 y 80. En aquella etapa surgieron figuras de altísimo nivel como Pedro Pérez Dueñas, nuestro primer recordista mundial tras aquella marca de 17,40 metros en los Juegos Panamericanos de Cali, Colombia», explica Zerquera, quien lleva seis meses al frente de la especialidad y alterna esa función con la de Profesor en el Instituto Superior de Cultura Física Comandante Manuel Fajardo.

Tanto esfuerzo por salir adelante también incluye al salto de altura. En esta prueba, Víctor Moya realiza algunos ejercicios de rehabilitación, pero continúa bajo tratamiento médico después de una delicada intervención quirúrgica.

Moya se lesionó durante el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Atletismo, celebrado en Cali, Colombia, en julio del año pasado.

Con saltos por encima de 1,89 metros se halla Lesyani Mayor, una chica con perspectivas que puede ser el demorado relevo de estelares como Ioamnet Quintero y Silvia Costa.

«Con las condiciones mínimas para trabajar, el salto con pértiga muestra pequeños avances. Sin embargo, se han mejorado las marcas topes del país en uno y otro sexo», apunta Fernando Zerquera.

En fin, el camino hacia Londres 2012 comienza ahora, pero el brinco hacia las medallas no parece tan largo. Solo hace falta mantener el impulso.

del autor

en esta sección