Avanzan clasificaciones para Sudáfrica 2010

Llega el verano y con él se despide la acción en las principales ligas europeas. Mientras, en América se reinician las eliminatorias para el venidero Mundial de fútbol

Autor:

Raiko Martín

Xavi, Messi y Etoo, tres de los estandares del Barcelona. Foto: Reuters Europa aún vibra al compás de las celebraciones por el triunfo del Barcelona sobre el Manchester United en la final de la Liga de Campeones, celebrada el pasado miércoles en el estadio Olímpico de Roma. Y en medio del jolgorio, el Viejo Continente se apresta hoy a despedir una temporada futbolística pródiga en emociones, hazañas y sorpresas.

Sin dudas, el hito conseguido por el elenco catalán, bajo las órdenes de Josep Guardiola, seguirá generando por algún tiempo halagos de todo tipo.

La inédita conquista del título de la Liga Española, el trofeo de la Copa del Rey, y luego la «Champions» en una misma campaña, son argumentos suficientes para considerar la formación azulgrana como una de las mejores de la historia.

En casa, el Barca no solo cantó el alirón con merecimiento, sino que además lo entonó con una autoridad impresionante. La goleada al Real Madrid en el Santiago Bernabeu fue la nota más sobresaliente de un curso en el que Xavi, Iniesta, Etoo, Henry y compañía deslumbraron, en tanto el argentino Lionel Messi se consagró como el «crack» del momento.

Luego, la goleada al Athletic de Bilbao en la final de la Copa del Rey se convirtió en el anticipo de lo que sucedió en Roma, donde además de la corona de Europa, le arrebató al Manchester la etiqueta de mejor equipo del mundo.

El Real Madrid, titular de la pasada edición, terminó segundo esta vez en España, pero le queda el consuelo de evadir la fase eliminatoria de la Champions en la próxima temporada. Junto al inminente regreso de Florentino Pérez a la presidencia del club «merengue» pudieran desembarcar en el Bernabeu algunas de las más rutilantes estrellas —Cristiano Ronaldo y Kaká son algunos de los más mencionados—, incluso un técnico de renombre para hacerse cargo del nuevo proyecto.

En el plano individual, el ariete uruguayo Diego Forlán asumió como «Pichichi» (máximo artillero) de la Liga, gracias a sus 32 goles, y resultó lo más sobresaliente de un Atlético de Madrid con discreto desempeño, donde el argentino Sergio «Kun» Agüero no fue siempre el jugador desequilibrante que sus hinchas esperaban.

Inter... otra vez

Por cuarta ocasión consecutiva —si se cuenta el título de 2006 ganado por decreto—, el Internazionale de Milán conquistó el «Scudetto» en Italia, y elevó a 17 los trofeos en su vitrina.

A pesar del éxito, se quedaron «cortos» en la Liga de Campeones, algo que pesó en la sustitución de Roberto Mancini por el portugués José Mourinho en el banquillo neroazurri.

El AC Milán de Carlo Ancelotti volvió a quedar en deuda, y se especula que el club del premier Berlusconi tendrá un nuevo timonel. También se extrañará al emblemático Paolo Maldini, tras 25 campañas de servicio con la casaca rossonera, y sigue en suspenso el destino final del brasileño Kaká, que algunos ubican en la capital española.

También en la península de la bota dicen adiós dos pesos pesados del fútbol europeo de la última década: el portugués del Inter Luis Figo y el checo Pavel Nedved (Juventus), quien aterrizó en el calcio durante 1996 enfundado en la camiseta del Lazio.

Precisamente el club capitalino se adueñó de su quinta Copa de Italia, tras doblegar en la final al Sampdoria en una definición por penales.

En el apartado de «capo cannonieri», Marco Di Vaio (Bologna) y el sueco Ibrahimovic (Inter) comparten —hasta la última jornada de hoy— los honores con 23 perforaciones.

Manchester, otro repitente

Aupados por la conquista del título en el Mundial de Clubes, el Manchester United volvió a ser el monarca de la Liga Premier inglesa, para muchos la más competitiva dentro del Viejo Continente.

El portugués Cristiano Ronaldo, reconocido como el mejor jugador del pasado año, volvió a ser el alma de los Diablos Rojos, de Alex Ferguson, y la referencia dentro de un ataque de lujo con protagonismo compartido entre el inglés Wayne Rooney, el argentino Carlos Tévez, el búlgaro Dimitar Berbatov y el brasileño Anderson.

Liverpool y Chelsea, los otros dos colosos del Reino Unido, hicieron también una gran campaña, pero otra vez no fue suficiente para destronar al rey de los tres últimos campeonatos.

Para los «Blues» fue el premio al mejor goleador del torneo gracias a los 19 tantos firmados por el francés Nicolás Anelka. Uno menos archivó Cristiano Ronaldo, y por detrás se ubicaron Steven Gerrard (16) y el español Fernando Torres (14), las bujías del equipo de la ciudad de los Beatles.

Sorpresa en la bundesliga

Este año el poderoso Bayern de Munich no tuvo la contundencia acostumbrada en Alemania, el Werder Bremen y el Schalke fueron casi decepcionantes, y otros como el Leverkusen se desinflaron después de la pausa invernal. Sin embargo, el triunfo del Wolfsburgo es, además de una sorpresa, el premio a sus propios méritos.

Antes de empezar la contienda no estaba en los planes de nadie, pero se dieron hasta el gusto de golear al Bayern. El «triángulo mágico» en el ataque conformado por Misimovic, Dzeko y el brasileño Grafite —líder anotador con 28 tantos— fue la llave maestra del éxito. El primero fue el jugador con más asistencias del torneo, y los otros firmaron de conjunto 54 goles para quebrar el récord en poder de los letales Gerd Müller y Uli Hönnes desde hace 37 años.

Pero nada hubiera sido posible sin las mañas de Felix Magath, técnico y director deportivo a la vez. Con escaso presupuesto, armó un equipo de desconocidos, y les inculcó la misma fe que lo llevó en algún momento a rescatar al Hamburgo del descenso, llevar al Nuremberg a la categoría élite, o al mismo Bayern a ganar dos campeonatos en cuatro años.

El gran reto ahora para el Wolfsburgo será encarar la próxima temporada sin Magath en el banquillo, pues este decidió cambiar de aires y enderezar ahora el rumbo del errático Schalke.

Además del inesperado desenlace, el más reciente torneo alemán será recordado como el último del legendario arquero Oliver Khan, quien se despidió ante sus seguidores tras dejar su impronta durante muchos años defendiendo la puerta de grandes equipos alemanes, y de la selección nacional.

Fin de una dinastía

Siete temporadas duró el reinado del Olympique de Lyon en la Liga francesa. A partir de ahora todos rinden honores al Girondins de Burdeos, que guiado por el ex internacional Laurent Blanc le ganó un cerrado pulso al Marsella.

A falta de cuatro jornadas para el final, la tropa de Blanc dio caza a sus rivales en la punta de la tabla, y luego aprovechó el tropiezo del Marsella ante el Lyon para sacar una ventaja decisiva.

En el andar de los campeones, resultaron notables los desempeños del argentino Fernando Cavenaghi, autor de 13 goles, así como las 12 anotaciones del talentoso Gourcuff, bautizado como el nuevo Zidane, quien recaló en el equipo cedido por el AC Milán.

El Burdeos redondeó su excelente campaña con el triunfo en la Copa de la Liga, dominando en la final sin contratiempos al Vannes de la segunda división. Fue su quinto trofeo de este tipo.

Entre los goleadores, ninguno pudo superar las 24 dianas del ariete del Toulouse, André-Pierre Gignac, mientras el internacional del Lyon Karim Benzema quedó en 17.

Del otro lado

Llegó el momento del adiós para dos pesos pesados del fútbol europeo: el portugués Luis Figo (izquierda) y el arquero alemán Oliver Khan. Foto: FIFA Aunque muchos jugadores de Europa disfrutan ya de sus vacaciones, otros nacidos de este lado del Atlántico tienen muy cerca compromisos con sus selecciones nacionales rumbo al Mundial de Sudáfrica 2010.

La eliminatoria sudamericana tendrá dos nuevas rondas, entre el 6 y el 10 de junio. Ambas revisten mucho interés por las posiciones que ocupan los contrincantes y sus aspiraciones de concursar en el primer Mundial en tierras africanas.

Así, la tropa brasileña comandada por Dunga, quien ha aguantado la presión de la torcida para una nueva convocatoria de Ronaldo, estará de visita en el Monumental de Montevideo frente a Uruguay. Los charrúas necesitan sumar puntos tras el empate con Chile en la jornada anterior.

Por su parte, los chilenos también salen de casa para enfrentar al líder Paraguay en el estadio Defensores del Chaco, mientras Venezuela se sube a la altura de La Paz, donde Bolivia la espera con la autoestima «por las nubes» después de la histórica goleada sobre Argentina en su anterior presentación.

A su vez, los discípulos de Diego Maradona buscarán borrar esa nefasta imagen ante sus seguidores en Buenos Aires, frente a una Colombia muy necesitada del triunfo para escalar posiciones.

El programa se completa con el duelo entre el colista Perú y Ecuador, en Lima. En contraste con la anterior eliminatoria, los ecuatorianos apenas han ganado tres partidos en 12 presentaciones.

Paraguay marcha al frente de la tabla con 24 unidades, escoltado por Brasil (21) y Chile (20). Luego se ubican Argentina (19) y Uruguay (17).

Colombia y Ecuador comparten piso con 14 puntos, uno más que Venezuela. Bolivia (12) y Perú (7) cubren la retaguardia.

El listado de goleadores es encabezado por el boliviano Joaquín Botero, con ocho dianas, pero el delantero anunció esta semana su retirada de la selección que dirige Edwing «Platiní» Sánchez. Su compatriota Marcelo Martins y el brasileño Luis Fabiano suman seis tantos, y el uruguayo Diego Forlán encabeza un trío que ha firmado cinco perforaciones.

Finalmente, el 10 de junio Argentina visitará a Ecuador en Quito, Colombia será anfitrión de Perú en Medellín, y Brasil de Paraguay en Recife. Además, Bolivia baja al llano para enfrentar a Chile en Santiago, y Venezuela recibe a Uruguay en Puerto Ordaz.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.