Otra lluvia de estrellas para el fútbol europeo

Termina el verano y también el descanso en el fútbol del Viejo Continente, donde se reúnen las grandes estrellas del deporte más universal

Autor:

Raiko Martín

Salvo el trascendental partido que el próximo 5 de septiembre pondrá sobre el mismo césped a las selecciones de Argentina y Brasil que pelean por un boleto mundialista, todo el interés del mundo futbolístico se centra en Europa, donde lo que más vale y brilla de este deporte comienza a alimentar las pasiones de millones de aficionados.

Este fin de semana comenzó la Liga española, sin dudas la vedette entre sus pares del continente. Y para ilustrarlo basta con recordar que allí exhibirán su talento siete de los diez jugadores con mayores votaciones para el Balón de Oro de la pasada temporada.

Vistos los desembolsos hechos por el Real Madrid para reforzar su plantilla, y la maestría demostrada por el Barcelona para ascender al trono en la pasada campaña, la Liga parece cosa de dos.

Con el emprendedor Florentino Pérez en la presidencia y Jorge Valdano moviendo los hilos de plantilla, el club «merengue» hizo historia con las millonarias contrataciones del portugués Cristiano Ronaldo y del brasileño Kaká. Menos exorbitantes, pero también apuntaladas por jugosos cheques llegaron las contrataciones del ariete francés Karim Benzema, el medio centro español Xavi Alonso, así como sus compatriotas Raúl Albiol y Álvaro Arbeloa junto al argentino Ezequiel Garay para reforzar la defensa.

A las puertas del Santiago Bernabéu quedaron David Villa y el astro francés Frank Ribery, a quien el Bayern de Munich le cerró la puerta de salida, al menos durante el «curso» que recién comienza.

En total, la entidad blanca invirtió la astronómica cifra de 250 millones de euros, algo que hizo inevitable una sufrida «operación salida» para sanear las finanzas. Así, y a contrapelo de los intereses del técnico chileno Manuel Pellegrini, quedó desarticulada la armada holandesa con las transferencias de Klaas-Jan Huntelaar al AC Milan, de Wesley Sneijder al Inter de Milán y de Arjen Robben al club muniqués.

Rumbos diversos tomaron los argentinos Javier Saviola (Benfica) y Gabriel Heinze (Olympique de Marsella), el prometedor español Álvaro Negredo (Sevilla), y sin aportar a las arcas fue el regreso al  Juventus de Turín del italiano Fabio Cannavaro, y la sentida

despedida del lateral español Michel Salgado hacia el Blackburn Rovers inglés.

Sumadas otras menos relevantes, la cuenta va por 14 bajas, a las que pudieran sumarse antes de mañana las del zaguero Miguel Torres y el mediocampista holandés Rafael Van der Vaart, este último con posible asentamiento en el principal equipo de la capital bávara.

Mientras, el flamante Barcelona, que antes de iniciar el trayecto disfrutó del triunfo en la Supercopa de Europa, conserva al estelar argentino Lionel Messi como principal referencia entre un grupo de grandes jugadores que integran el galo Thierry Henry, el brasileño Dani Alves, y los locales Xavi Hernández, Gerard Piqué y Carles Puyol.

La gran novedad del club blaugrana en el mercado de fichaje fue la incorporación del goleador sueco Zlatan Ibrahimovic, a quien cambió al Inter italiano —con el visto bueno del técnico Pep Guardiola— por el camerunés Samuel Etoo y unos millones encima. Menos mediática fue la adquisición del lateral brasileño Maxwell por el Inter y el central ucraniano Chygrysnkiy al Shakthar Donestk, así como las salidas del bielorruso Hleb (Sttutgart) y del argentino Cáceres (cedido al Juventus).

No obstante a sus inferiores contrataciones, otros equipos como el Sevilla y el Atlético de Madrid buscarán dar la batalla. Los andaluces vuelven a la carga con el maliense Kanuté y el brasileño Luis Fabiano —un pretendido del Milan— como estandartes, sumando ahora los aportes del marfileño Didier Zokora (ex Tottenham) y Negredo.

Mientras, los «colchoneros» comienzan eufóricos tras avanzar a la fase de grupos de la nueva «champions».

Sus artilleros de lujo volverán a ser el uruguayo Diego Forlán y del argentino Sergio «Kun» Agüero, y a las esperadas bajas del luso Maniche y del griego Seitaridis se contraponen las llegadas del prometedor portero Asenjo, y del defensa Juanito.

En otras latitudes

Mientras que en España se perfilaban las nóminas de la inminente temporada, en Inglaterra, Alemania e Italia los torneos domésticos ya empezaron a ser noticia.

En la Premier League, los campeones del Manchester United han comenzado con altibajos y ya sufrieron una inesperada derrota ante el recién ascendido Burnley. A pesar de embolsarse una millonaria suma por la venta de Cristiano Ronaldo, los «Diablos Rojos» usaron con discreción su chequera para unir a sus filas al ecuatoriano Antonio Valencia y al ya experimentado delantero local Michael Owens.

Se dice que el técnico Alex Ferguson no puso mayores empeños para retener al argentino Carlos Tévez, y el «Apache» hizo las maletas para recalar en el feudo vecino del Manchester City, adonde también llegó el pujante Emmanuel Adebayor procedente del Arsenal.

Tampoco ha tenido un buen arranque el Liverpool dirigido por el español Rafael Benítez, pues ha cedido en sus dos últimas presentaciones. Los «Reds» le negociaron a la Roma el delantero Aquilani, quien debe hacer pareja en el frente de ataque con el español Fernando Torres.

Por buen camino ha salido el Chelsea ahora bajo la tutela del italiano Carlo Ancelloti. Los de Standford Bridge vieron regresar al ucraniano Shevchenko al Dynamo de Kiev, y transfirieron al peruano Claudio Pizarro al Werder Bremen alemán.

Por su parte, en la Bundesliga alemana el Bayern de Munich atraviesa por su peor comienzo en 43 años, y el técnico holandés Louis Van Gaal espera revertir la situación con la llegada de su compatriota Robben, la definitiva incorporación de Ribery tras una lesión, y lo que pueda aportar la llegada de Mario Gómez desde el Sttutgart.

El Wolfsburgo, sorprendente titular de la pasada campaña, arrancó con acierto, ahora con Armin Veh como estratega, y si bien no concretó fichajes de envergadura, conservó en su plantilla a hombres como el croata Dzeko y los brasileños Josué y Grafite, puntales en la conquista de su primer título.

En el calcio italiano, el Inter del portugués José Mourinho sigue teniendo la etiqueta de favorito para defender su corona, pues no ha dudado en fortalecerse en todos los frentes. Además de Etoo el club neroazurro crece con el arribo del delantero argentino Diego Milito, la entrada del portugués Quaresma da más solidez al mediocampo y algo similar sucede con su zaga con la incorporación del internacional brasileño Lucio.

Sus archirrivales del AC Milán, ahora con el brasileño Leonardo de estreno en un banquillo, no despilfarraron las ganancias que dejó la venta de Kaká, y evitaron el lujo de «rescatar» al inglés David Beckham de la liga estadounidense, o de conservar sus opciones sobre el prometedor mediocampista francés Gourcuff, y apenas el guardameta alemán Oddo y el defensa estadounidense Oyenwu sobresalen como nuevos miembros de una plantilla que aguarda por la «redención» del brasileño Ronaldinho Gaucho.

Sobre la «champions»

Además de ganar sus respectivos campeonatos, los grandes clubes europeos tienen en la mira la nueva edición de la Liga de

Campeones, cuya fase de grupos se disputará entre el 15 de septiembre y el 9 de diciembre del año en curso.

Después del sorteo celebrado el pasado jueves en Mónaco quedaron conformados los ocho grupos (ver tabla adjunta), en el que sobresalen los duelos entre equipos españoles e italianos.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.