Cuba venció a Sudáfrica en Copa Mundial de béisbol

Los antillanos aseguraron su presencia en la segunda ronda de ese certamen tras derrotar diez carreras por cinco al equipo sudafricano

Autor:

Juventud Rebelde

BARCELONA.— En un juego extraño, de esos que dan  mil giros y terminas comparando al béisbol con las mujeres —porque nos dejan en una pieza—, Cuba venció este viernes a Sudáfrica, diez carreras por cinco, y aseguró su presencia en la segunda ronda de la Copa Mundial. Así, por segundo día consecutivo hubo mucha rumba en las gradas del estadio Carlos Pérez de Rozas, ubicado en la montaña de Montjuic.

Tan raro fue el partido que Cuba salió debajo, cuando un error del torpedero Luis Miguel Navas le abrió las puertas del home al primer bateador sudafricano, Mpho Ngoepe, quien se había embasado por hit. Después, el derecho habanero Miguel Alfredo González entró en cintura y ponchó a diez rivales en línea hasta el quinto capítulo.

Mientras la cadena iba creciendo, los periodistas recordábamos aquellos 11 ponches consecutivos del estadounidense Burt Hooton en Cartagena 1970. Ese es el récord vigente para las Copas del Mundo.

Miguel Alfredo lanzó cómodo, aunque la recta pocas veces le caminó hasta 90 millas. Sus compañeros lo apoyaron con seis jonrones, tres de ellos por seguidilla de Olivera, Michel y Yulieski en el tercer capítulo. Los demás estacazos fueron de Despaigne, Cepeda y Pestano.

Parecía que se venía el mundo abajo, pero el fuego desapareció repentinamente, como en ciertos amores. Entonces sobrevino la escaramuza del sexto episodio, cuando Sudáfrica marcó cuatro carreras y explotó a Miguel Alfredo. Ahí Lazo entró con el extintor hasta el octavo y Vladimir García tiró misiles en el noveno.

Después del partido, Esteban Lombillo explicó que a última hora decidieron reemplazar a Leonys Martín por Olivera en la alineación titular, pues el pitcher contrario era zurdo. El santiaguero aprovechó su oportunidad y bateó de 4-3, así que sentarlo nuevamente será un dolor de cabeza.

Lombillo también ratificó al avileño Maikel Folch como abridor en el choque frente a España, el cual se jugará aquí al mediodía de este sábado.

Puerto Rico sufre con España

Antes de caer la noche comenzó aquí el juego entre España y Puerto Rico, después de un día festivo en toda Barcelona. Muchos lugareños se embullaron a subir la cuesta y dejaron atrás la engalanada Plaza España para asomarse al estadio.

Y a los boricuas les costó trabajo poner los papeles en orden. Fíjense que ganaron 5-3, con solo ocho hits.

Este viernes también hubo doble programa en las restantes sedes de la Copa y en Zagreb la pelota caminó más de la cuenta. Allí Nicaragua noqueó a Gran Bretaña (10-0) y Japón a los anfitriones croatas (13-3).

En Praga tampoco cayeron sorpresas, pues Australia superó 7-5 a Taipei de China y México venció 9-0 a los checos. Por su parte, Corea del Sur ganó sin convencer frente a Suecia (5-1), en Sundbyberg, y Canadá arrolló 15-0 a la representación de Antillas Holandesas.

Finalmente, en Regensburg, Venezuela se soltó a batear otra vez y aplastó 17-2 a China, por súper nocaut en cinco episodios. A segunda hora, Estados Unidos resucitó con éxito de 9-1 sobre el anfitrión Alemania.

Hoy termina la primera fase con el siguiente programa: Australia-México y Taipei de China-República Checa (grupo A); Cuba-España y Sudáfrica-Puerto Rico (B); Corea del Sur-Antillas Holandesas y Suecia-Canadá (C); Japón-Nicaragua y Croacia-Gran Bretaña (D); Estados Unidos-China y Alemania-Venezuela (E).

Mañana, los 14 clasificados viajarán hacia Holanda o Italia, según les corresponda. Cuba desembarcará en el país de los tulipanes y jugará a las siete de la noche en Haarlem, sin quitarse el polvo del camino. El rival aún no se conoce, pues será el tercer lugar de peor resultado en esta fase.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.