Los managers más ganadores del béisbol cubano

Según la compilación del estadístico Benigno Daquinta, los tres primeros escaños los ocupan Jorge Fuentes, Antonio Pacheco e Higinio Vélez

 

Autor:

Juventud Rebelde

En estos días bullen los comentarios para nuestra esquina caliente en Internet. Sin embargo, dos temas han acaparado el hit parade: uno es la relación de los mejores peloteros del béisbol revolucionario en cada posición —publicada recientemente en la revista La Calle del Medio—, y el otro es una polémica recurrente en torno a los directores de equipos.

Sobre la lista aparecida en La Calle del Medio no entraré a polemizar, porque en ese tema nunca nos pondremos de acuerdo y sería este un comentario interminable. En cambio, les propongo un acercamiento a la labor histórica de nuestros managers, compilada por el estadístico Benigno Daquinta. Así le echamos más leña al fuego.

Sin dudas, Jorge Fuentes es el manager más ganador del béisbol cubano. Dentro del país, acumula 38 campeonatos como timonel, entre Series Nacionales (22), Selectivas (10), Superselectivas (3), Superligas (1) y Copas Revolución (2).

En total, Fuentes acumula 1 445 victorias y 839 derrotas con Vegueros, Pinar del Río y Occidentales, para un excelente average de 633. También en play off gana más juegos de los que pierde (72-62). Además, ha sido diez veces campeón —ganó cinco Series Nacionales y cinco Selectivas—, con nueve subtítulos y otros tantos terceros lugares.

Ahora bien, si nos guiamos por el average y computamos a todos los mentores con más de 500 juegos en el banquillo, el segundo nombre en la lista seguramente sorprenderá a muchos. Se trata del santiaguero Antonio Pacheco, quien archiva 300 éxitos y 176 fracasos, con promedio de 630.

En postemporada le ha ido todavía mejor a Pacheco, con tres títulos y balance de 47-19. Pero muchos aficionados lo culpan por el fracaso del equipo cubano en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y desde entonces ha perdido popularidad.

El tercero en el escalafón —por average, reitero— es el polémico Víctor Mesa, quien archiva 459 triunfos y 288 fracasos (614 como promedio), pero no ganó ninguno de sus nueve campeonatos con Villa Clara o Centrales. De hecho, en play off tiene balance negativo (37-44).

Luego aparece Higinio Vélez. Su experiencia se extiende a 26 torneos, con Mineros, Orientales, Santiago de Cuba y Serranos.

Veamos sus números: 892 éxitos, 565 reveses y promedio de 612. En play off tuvo igualmente una buena cosecha (72-52) y por ello ganó nueve coronas (cuatro Series Nacionales, tres Selectivas y las dos Copas Revolución que se efectuaron).

Después viene el turno de Rey Vicente Anglada, quien ganó 419 choques y perdió 269 con Industriales, Habaneros y Occidentales. Su average fue de 609, sin incluir los play off, donde acumuló 46 victorias y 29 derrotas para subirse cuatro veces a lo más alto del podio.

El resto está por debajo de 600 en average, así que les propongo cambiar el criterio de medida y guiarnos ahora por los títulos acumulados. Además de Anglada, con cuatro campeonatos aparecen Eduardo Martín, José Miguel Pineda, Servio Borges y Ramón Carneado.

Martín todavía se mantiene activo y lleva 20 torneos con Villa Clara y Las Villas. En su expediente aparecen 677 éxitos y 460 fracasos, aunque en play off no ha sido feliz (15-19).

Mientras, «El Conde» Pineda es el segundo con más campeonatos a cuestas (39), solo superado por Carlos Martí (40). Pero este último tuvo un balance negativo en general (1 208-1 218). No obstante, ganó la Selectiva de 1981 con Orientales.

En cambio, Pineda triunfó en 1 261 juegos y perdió 990 con equipos de cinco provincias. Para muchos, entre los cuales me incluyo, aquí está el mejor mentor de las Series Nacionales. Sucede que los números no lo dicen todo.

Servio también cosechó muchas simpatías —y antipatías— a lo largo de su carrera. Tiene un formidable average de 689, el mejor entre todos, pero no sumó más de 500 choques. Ganó 301 y perdió 136 con Azucareros, Ciudad de La Habana y Las Villas.

Por su parte, Carneado tiene un récord muy difícil de igualar: ganó los cuatro campeonatos que disputó con Industriales, todos de forma consecutiva entre 1962 y 1966. En aquellos años sumó 103 éxitos y 66 fracasos.

Después, Pedro Jova logró hilvanar una seguidilla de tres coronas, con Villa Clara, entre 1992 y 1995. Más tarde, Higinio Vélez reeditó la hazaña con «La aplanadora» santiaguera, entre 1998 y 2001.

En este recuento no podemos obviar a otros mentores igualmente virtuosos, aunque con menos suerte. Uno de ellos es Héctor Hernández, quien ganó aquella memorable Serie Nacional del año 2002 con Holguín.

«Tico» Hernández sigue en activo y acumula 653 éxitos con 708 fracasos en 20 campeonatos, sin contar la presente temporada. Su caso es muy parecido al de Carlos Martí.

En contraste, Miguel Borroto tiene un mejor balance (775-700), pero no pudo ganar ninguna vez con sus inestables equipos camagüeyanos.

Finalmente, Juan «Coco» Gómez tampoco puede faltar en la lista. Este fue otro «trotamundos» en sus diez años como mentor. Acumuló 363 victorias y 294 derrotas con Industriales, Henequeneros, Sancti Spíritus, Guantánamo, Habana, Constructores y Granjeros.

El «Coco» ganó la Serie Nacional de 1967-1968 con el equipo Habana, cuyo récord de 74 victorias y solo 25 derrotas todavía perdura.

Hasta aquí un recuento de los hombres más ganadores de la pelota cubana desde el banquillo. Algunos de ellos están activos en la presente campaña nacional.

¿Quién asumirá las riendas del próximo equipo Cuba? Veremos qué pautas dicta el nuevo campeonato.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.