Yo por aquí muy bien, ¿y tú por allá?

Con el estribillo de la popular agrupación cubana La Charanga Habanera, parece haberle contestado Yulieski Gourriel a la fanaticada beisbolera sobre sus posibilidades como pelotero, al imponer este viernes nuevo récord para un partido con tres jonrones, siete carreras impulsadas y seis anotadas

Autor:

Juventud Rebelde

Sin decirme nada, Yulieski Gourriel se sumó a la polémica creada en la web de Juventud Rebelde y ahora persigue la triple corona en la temporada beisbolera. Este viernes, el «gallo» espirituano disparó tres jonrones en Camagüey, impulsó siete carreras y anotó seis, récord para un partido. Casi nada…

Con esos truenos, Yulieski suma ahora 17 batazos de cuatro esquinas y 49 impulsadas, líder en ambos departamentos. Además, marcha como puntero en anotadas (44), slugging (821) y total de bases (115). Para colmo, es quien más veces impulsa el empate o la ventaja de su equipo (15).

Así, para ostentar la llamada «triple corona» solo le faltaría el average, pero en este aspecto tampoco anda muy lejos. Hasta el momento es cuarto (386), por detrás de Alexei Bell (433), Yunier Mendoza (400) y Alfredo Despaigne (393).

Curiosamente, el promedio de bateo es el único liderazgo que Yulieski nunca ha podido tener en una temporada. En cambio, ha sido dos veces puntero en anotadas y en una ocasión terminó al frente en jonrones, triples, dobles, hits y carreras impulsadas.

Durante la campaña 2005-2006, Yulieski se convirtió en el único pelotero que ha sido líder en triples y jonrones en un mismo campeonato. Entonces pegó 11 batazos de tres equinas y 27 de vuelta completa.

En aquella oportunidad reinó también en impulsadas (92) y fue segundo en bases robadas (21), muy cerca de Carlos Tabares (24). Veremos cómo termina esta serie, pero hasta ahora va «quemando la liga».

Por cierto, sus seis carreras anotadas de ayer igualaron el récord para un partido. Según el archivo de nuestro estadístico Benigno Daquinta, quien primero lo hizo fue «El señor pelotero», Luis Giraldo Casanova, el 8 de abril de 1979, contra Las Villas, durante la V Selectiva.

Después lo consiguieron dos villaclareños, Amado Zamora y Eddy Rojas, ambos el 14 de enero de 1995. Fue en aquel famoso «partido de los récords», donde Villa Clara venció 38-15 a Las Tunas.

Ahora bien, la hazaña de tres jonrones en un partido se ha conseguido 130 veces en el béisbol revolucionario. Aquí incluimos las tres ocasiones de cuatro bambinazos, firmados por el camagüeyano Leonel Moa, el matancero Alberto Díaz y el pinareño Omar Linares, según el orden cronológico.

Orestes Kindelán pegó tres jonrones en siete oportunidades, pero seis de ellas fueron con bate de aluminio. En aquella época, Antonio Muñoz lo hizo cuatro veces y en tres ocasiones se sumaron Linares, Víctor Mesa, Julio Germán Fernández y Pedro Luis Rodríguez.

Con bate de madera, solo Agustín Marquetti, Rolando Meriño, Yosvani Peraza y Yulieski Gourriel han burlado tres veces las cercas en dos ocasiones.

En fin, que los números no mienten. Los eventos internacionales son otra cosa y ya hablaremos sobre ello en un próximo trabajo. Busquen donde anotar y tengan paciencia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.