Analizan retos del atletismo cubano

La máxima dirección de este deporte constató la necesidad de encontrar velocistas. Coincidió en que la búsqueda no debe convertirse en un «bandazo» sino que a los técnicos corresponde la mirada aguda, sin cometer desatinos

Autor:

Francisco Mastrascusa

Recientemente, la máxima dirección del atletismo cubano dedicó intensas jornadas a pulsar el nivel real de este deporte en todas las provincias. La iniciativa es un intento por avizorar el mañana con los pies sobre la tierra.

Sin lamentaciones se analizó la necesidad de encontrar velocistas. Toda la gloria legada durante 80 años, a partir de José Barrientos y hasta Silvio Leonard en los 100 metros, resulta un muestrario para meditar en el tiempo que se ha perdido.

Pero no es hora de buscar a quién echarle la culpa. En las escuelas tenemos una cantera numerosa. Ahí está una generación que puede superar a los Figuerola, Pablo Montes, Hermes Ramírez, Miguelina Cobián, Violeta Quesada o Silvia Chibás.

Sin embargo, la búsqueda no debe convertirse en un «bandazo» como otros que se han dado. No se dispone para ello de presupuestos pomposos. A los técnicos corresponde la mirada aguda, sin cometer desatinos.

Para ilustrar lo lejos que están los velocistas cubanos del resto del mundo, solo tomaré como referencia los 100 metros. Allí Jenris Vizcaíno y Virgen Benavides eran nuestros mejores exponentes antes de causar baja de la preselección nacional.

El mejor registro de Vizcaíno es de 10:18 segundos y lo alcanzó hace poco más de dos años. En el año que termina, el jamaicano Usaín Bolt marcó su fabuloso récord mundial de 9:58 segundos, mientras la cota nacional es de 9:98 y está en poder de Silvio Leonard desde el 11 de agosto de 1977.

Entre las chicas, el panorama es más desalentador, porque Virgen Benavides se retiró con 35 años y un tope de 11:40 segundos, conseguido en Beijing 2008.

La estadounidense Carmelita Jeter mandó en esta campaña con 10:64 segundos, pero otras 34 veces se marcaron registros por debajo de los 11 segundos. Meditemos en todo ello ahora que termina el año.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.