Retos del voleibol cubano

Este año, las nuevas Morenas del Caribe tendrán en junio la posibilidad de regresar a los Grand Prix si alcanzan el podio en la Copa Panamericana. En cambio, los hombres podrán mejorar el gratificante cuarto escaño logrado en la pasada versión de la Liga Mundial

Autor:

Raiko Martín

Un economista, acostumbrado a pasar balance, diría que el año 2009 cerró para el voleibol cubano con el optimismo al alza, disparado por la revalorización de los buenos resultados del equipo masculino, sin dudas, el colectivo cubano más cotizado del momento.

Pero no hay que ser un experto en transacciones y cuentas para definir que los últimos 12 meses dejaron «ganancias» para nuestro voleibol. Así, el reto es seguir creciendo durante este año.

Los planes comienzan otra vez desde la casa, con la reedición de la Liga Nacional en ambos sexos. Allí se pretende reunir a los mejores jugadores del país durante los tres primeros meses del año.

Más allá del nivel y la rivalidad que logre generar el certamen, al menos debe aportar elementos de valoración para nuestros estrategas, con vistas a integrar las selecciones que encararán los futuros compromisos internacionales a mediano y largo plazos.

Para los juveniles y cadetes, también convocados para «sazonar» esta lid, será una buena oportunidad de demostrar sus potencialidades, y un necesario fogueo antes de luchar por las clasificaciones para los venideros Juegos Olímpicos de la Juventud y el Mundial de la categoría en 2011.

Para nuestras nuevas Morenas del Caribe el mes de junio traerá la posibilidad de regresar a los Grand Prix, pues en la ciudad mexicana de Baja California se disputará la Copa Panamericana. Llegar allí al podio nos daría el pasaporte para la próxima edición de torneo, equivalente a la Liga Mundial masculina.

Las cubanitas arrancarán este año bajo el mando de Juan Carlos Gala, el técnico que llevó a los juveniles hasta el subtítulo en la más reciente cita universal de la categoría. Además, pudieran contar ahora con la reincorporación de la atacadora Rosir Calderón —baja por maternidad en 2009—, muy necesaria para fortalecer un renovado elenco que aún no ha alcanzado el nivel de los mejores equipos del momento.

El colectivo técnico que encabeza Gala, y que integran además el experimentado Eider George y la multilaureada Regla Torres, tendrá la tarea de empastar la experiencia de Yanelis Santos, Kenia Carcarsés y Rosir, con las potencialidades de jovencitas como Giselle Silva y Wilma Salas. Con ellas se puede redondear una escuadra competitiva al máximo nivel, y con posibilidades de mejorar el séptimo puesto durante el Mundial de octubre en Japón.

En cambio, los varones tendrán su copa continental durante el mes de mayo en Puerto Rico. Luego intentarán, igual que las chicas, reconquistar el cetro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez.

Los jóvenes discípulos de Orlando Samuels dejaron muy atrás el calificativo de «prometedores», para convertirse en favoritos de cuanto certamen encaren durante el 2010.

Este año tendrán la posibilidad de mejorar el gratificante cuarto escaño logrado en la pasada versión de la Liga Mundial, y la inmejorable oportunidad de regresar al podio en el certamen del orbe, con sede en varias ciudades italianas durante el mes de noviembre.

A lo largo del recién concluido año, Samuels logró agrupar un cuadro estable donde sobresalieron Roberlandy Simón y el ya consagrado Wilfredo León. Pero no dejó de sumar a algunos jugadores de las filas juveniles, responsables de dar continuidad al buen trabajo realizado.

Ahora tienen por delante el momento de imprimirle más potencia al salto sobre la malla, y tal vez llegue el gran remate que, al final de este año, lleve a economistas e inexpertos en la materia a celebrar los grandes dividendos del voleibol cubano.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.