Ganan Las Tunas y Santiago de Cuba en jornada del martes de la Serie Nacional

Ciego de Ávila cayó ante Metros, mientras que Industriales y Pinar se acercaron a Cienfuegos en Occidente

Autor:

Juventud Rebelde

Las victorias de Las Tunas y Santiago de Cuba, junto al revés avileño, sazonaron este martes la zona oriental del cachumbambé beisbolero. Mientras, Industriales y Pinar se acercaron a Cienfuegos en Occidente.

En Morón, el zurdo habanero Yulieski González silenció a los «tigres» avileños, que han sufrido mucho estrés en los últimos días. Para colmo, su lanzador estrella, Maikel Folch, fue castigado con siete carreras en menos de dos entradas.

Es que no se puede chiflar y sacar la lengua al mismo tiempo. Lo digo porque Folch salió a relevar el pasado domingo frente a Metros y ayer pagó los platos rotos.

Ciego tenía que ganar el domingo a toda costa para evitar una barrida ante el segundo equipo capitalino, pero Folch es abridor y no cerrador. Un día es un día, dirán algunos por ahí, aunque en otras ligas del mundo difícilmente veamos ese libertinaje.

Fíjense que no se trata de un caso aislado, pues el tunero Yoelkis Cruz «taponeó» el domingo y también abrió este martes, aunque navegó con mejor suerte. Asimismo, Ubisney Bermúdez cerró hace unos días el primer juego de su equipo contra La Habana y luego inició el tercer partido de esa serie.

Así pudiera ponerse un rosario de ejemplos. Quizá debamos exigirles a los mentores que definan los roles de sus lanzadores antes del torneo y luego limitar en el reglamento que los abridores actúen como cerradores, y viceversa.

Cuando se reglamentó el límite de 120 lanzamientos para los abridores, muchos consideraron que la medida era exagerada. Sin embargo, estoy convencido de que algunos pitchers hubieran largado el brazo si se dejaba el asunto a la conciencia.

Volvamos a la pregunta maquiavélica que nunca deja de atormentarnos: ¿El fin justifica los medios?

Serie del Caribe

Algunos aficionados preguntan por el final de la 52 Serie del Caribe, concluida hace unos días en Isla Margarita, Venezuela. Pues bien, el equipo dominicano Leones del Escogido conquistó el título, con cinco éxitos y un solo revés.

Fue el tercer cetro para los quisqueyanos, pues antes se habían coronado en 1988 y 1990. De paso, República Dominicana sumó su corona 18 en estos torneos.

Detrás de los campeones finalizó el conjunto puertorriqueño Indios de Mayagüez (4-2). Luego se ubicó Naranjeros de Hermosillo (México), con dos triunfos y cuatro fracasos, en tanto cerró la tabla Leones de Caracas (1-5).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.